Stop Zerolo

Ha parado usted, alcalde, el proyecto de la renovación de la plaza de Pedro Zerolo. Y bien que ha hecho, yo creo. El proyecto de esa renovación, al fin en suspenso, siempre tuvo la protesta alta, sostenida y comprensible de los vecinos. Y esto es lo que usted quiere escuchar ahora, para meter la piqueta en el lugar, cuando toque, pero contando con quienes ahí mismo viven, según una máxima a menudo olvidada que aconseja contar con los residentes, y no sólo con los turistas, o bien otras tribus. Que aconseja la consulta con los empadronados, y que casi la exige.

Los comerciantes de Chueca firmaron más de doscientas cartas en contra del proyecto, en su día, y lo mismo hizo la asociación vecinal del barrio. Ya Manuela Carmena estuvo en un zigzag de reflexión de última hora, a propósito del proyecto polémico de renovación de esta plaza, porque los vecinos pujaban a la contra, muy encendidamente. La plaza que no será, tras su iniciativa de revisión, incluía cinco praderas de césped, un banco corrido, la retirada de la fuente central, y muchas otras filigranas, hasta certificar tres millones largos de presupuesto. Pero no incluía al vecindario, que había intuido un botellón muy ameno y un «rockódromo» de alegrías si imaginaba el mapa de recambio que venía proponiendo el consistorio. Fue la arquitecta Teresa Sapey, autora de la reforma del aparcamiento subterráneo de la zona, quien ya advirtió de lo inconveniente de la reforma prevista.

Estamos hablando de una plaza claramente vecinal, que iba a ser sustituida por un espacio de clara vocación bulliciosa, con facilidades incluso de montar ahí conciertos y todo. Una cosa más preparada para el rocanrol de los transeúntes que para el recreo del vecindario. Quedaba muy bonita sobre el plano la pradera desperezada, y quedaba hasta deseable un largo aparcamiento para bicicletas. Quizá algo de ya lo propuesto tenga un sitio rectificado finalmente en el proyecto de nueva revisión que ahora se abre. Ya veremos, ya se verá. Antes, el plano de la nueva plaza no incluía a los vecinos, pero ahora sí. Ojalá haya acuerdo.

Ángel Antonio HerreraArticulista de OpiniónÁngel Antonio Herrera

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!