Sospechan que una policía cometió un doble crimen para pagar un viaje a Disney

Alberto Chirico y María Speranza, las víctimas Crédito: Twitter

Fue procesada la agente porte√Īa Sonia Soloaga, que habr√≠a robado US$80.000 al matrimonio asesinado

Una agente de la Polic√≠a de la Ciudad fue procesada con prisi√≥n preventiva por el crimen de un matrimonio del barrio porte√Īo de Parque Avellaneda. Esa pareja fue torturada y ejecutada el mes pasado para robar los US$80.000 que Alberto Antonio Chirico, de 71 a√Īos, y Mar√≠a Delia Speranza, de 63, ten√≠an en su casa. Otro efectivo de la misma fuerza de seguridad fue liberado al quedar solo acusado de encubrimiento del doble homicidio.

Fuentes judiciales consultadas por T√©lam dijeron que la medida fue adoptada por la jueza en lo criminal y correccional 63,Vanesa Peluffo, quien hall√≥ a Sonia Rebeca Soloaga, de 34 a√Īos, autora de “robo agravado por haber sido cometido con un arma de fuego en concurso real con homicidio criminis causa, reiterado en dos oportunidades, cometidos mediante arma de fuego y alevos√≠a”. Sospechan que esa polic√≠a cometi√≥ el doble crimen para obtener el dinero ahorrado por los jubilados y pagar as√≠ una deuda originada en un viaje de su hija de 15 a√Īos a Disney, en los Estados Unidos.

Adem√°s, encontr√≥ a la polic√≠a -que fue expulsada de la fuerza al conocerse la imputaci√≥n en su contra- responsable del delito de “falsa denuncia” y trab√≥ un embargo de $1.500.000 sobre sus bienes. De acuerdo con la resoluci√≥n a la que accedi√≥ T√©lam, la magistrada tambi√©n proces√≥ a Diego Alberto Pachilla, tambi√©n polic√≠a y pareja de la agente acusada, por “encubrimiento doblemente agravado”, por tratarse el hecho de un delito especialmente grave y por ser funcionario p√ļblico, le trab√≥ embargo por $ 500.000 y orden√≥ su inmediata libertad.

Se le impusieron a ese sospechoso las obligaciones de concurrir al juzgado cada 15 días, no ausentarse por más de 24 horas de su domicilio sin la anuencia del tribunal y la prohibición de salida del país.

El hecho fue descubierto en la tarde del 11 de junio pasado, cuando polic√≠as que recorr√≠an la zona observaron que se encontraba abierto el port√≥n de la casa del matrimonio integrado por Chirico y Speranza. Los efectivos localizaron a una hija, que vive a una cuadra, y cuando entraron en la vivienda, situada en Eugenio Garz√≥n 3581, hallaron los cad√°veres de Chirico y Speranza. Al procesar a los polic√≠as -que no fueron aquellos que encontraron los cuerpos-, que trabajaban en la comisar√≠a 9C, la jueza consider√≥ probado que el hecho ocurri√≥ “entre las 12.00 y las 14.30, ocasi√≥n en la que Soloaga aprovech√≥ la relaci√≥n que hab√≠a logrado forjar con los habitantes de la vivienda porque el domicilio era cercano a la parada donde, por meses, prest√≥ sus servicios de calle, y Chirico, especialmente, le habilitaba el uso del ba√Īo y le brindaba algunas comidas”.

La jueza Peluffo remarc√≥ que los polic√≠as “perge√Īaron un plan para as√≠ ingresar a la vivienda y apoderarse de dinero en efectivo” por una suma aproximada a los US$80.000, ejerciendo violencia sobre aquellos y mediante la utilizaci√≥n de un arma de fuego, “una pistola marca Beretta asignada por la Polic√≠a de la Ciudad a Soloaga”.

En el fallo que trascendi√≥ en las √ļltimas horas se destaca que las v√≠ctimas fueron golpeadas fuertemente en la cabeza y que luego Soloaga -ya que la presencia de Pachilla en el lugar del hecho no pudo ser probada- rob√≥ el dinero, que se encontraba escondido en diferentes sectores de la casa: una caja de leche Ver√≥nica y otra de Maicena ubicadas en la alacena; un ca√Īo pl√°stico con dos tapitas, y una caja de zapatillas, entre otros lugares donde la pareja guardaba sus ahorros.

Luego que la atacante se quedase con el botín, el matrimonio fue ejecutado cada uno de un disparo en la cabeza aplicado desde atrás mientras ambos se hallaban indefensos boca abajo, para lo cual se utilizó un almohadón como silenciador.

Con el objetivo de deshacerse de la pistola, cerca de las 14.30 del mismo d√≠a Soloaga denunci√≥ falsamente en la comisar√≠a 7A que aquella arma le hab√≠a sido sustra√≠da durante un robo, circunstancia en la que ella -asegur√≥- debi√≥ efectuar dos disparos, momento en que se le trab√≥ la pistola y que, seg√ļn su relato, fue una circunstancia aprovechada por un delincuente para quitarle el arma reglamentaria.

La agente ahora procesada por doble homicidio también había asegurado que le habían robado $300.000 que llevaba en un bolso dentro de su automóvil.

Durante la investigación realizada por la División Homicidios de la Policía Federal Argentina, en la que también intervino la fiscal Estela Andrades, surgió que la agente hizo un recorrido distinto al que ella describió cuando llamó al 911 para decir que había sido víctima de un asalto.

En los videos registrados por las cámaras de seguridad instaladas en la zona del supuesto robo no se ven ni la persecución ni los tiros que fueron mencionados por la policía Soloaga.

Además, se descubrió que la agente dejó el celular policial con geolocalización al cuidado de dos comerciantes de la zona en la que estaba asignada y en el horario en que -se estima- fue cometido el doble crimen, para que figure su presencia en el área de la parada dispuesta para su tarea de vigilancia policial.

La sospecha de los investigadores es que la agente ahora imputada por el doble crimen prepar√≥ ese escena al dejar su celular en la zona asignada para su trabajo. De esa manera no habr√≠a registro de su paso por la casa de la pareja asesinada. Como posible hip√≥tesis del crimen, la jueza menciona que Soloaga ten√≠a que pagar un viaje de US$9000 a Disney por el cumplea√Īos de 15 de su hija, suma incompatible con lo que ganaba.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!