Sospechan que la joven pudo ser asesinada en venganza contra su novio, de 70 años y preso por narcotráfico

La Policía sospecha que la joven tiroteada mortalmente en Zaragoza, a las puertas de su casa, pudo haber sido asesinada para castigar a su novio, de 70 años y que está encarcelado por narcotráfico. Los investigadores creen que el móvil del crimen fue el ajuste de cuentas. Es la hipótesis que tomó cuerpo en las primeras horas y que ha ido reforzándose conforme avanza la investigación.

La joven, María Marian, de origen rumano, iba a cumplir 29 años en las próximas semanas. Mantenía desde hace más de cinco años una relación sentimental con un hombre que ahora tiene 70 y que fue condenado en 2015 por narcotráfico. En aquel mismo juicio ella también fue sentada en el banquillo, aunque salió absuelta por entender que no estaba relacionada con el delito: una plantación de marihuana que había producido casi 90 kilos de droga y que se cultivaba en la parte trasera de la casa de campo en la que la joven fue asesinada a última hora de la tarde del pasado jueves, en el barrio rural zaragozano de Movera.

Los agentes del Grupo de Homicidios se afanan ahora por desentrañar las relaciones entabladas por el novio de la joven, sus andanzas por el escabroso mundo de las drogas y los contactos que pudiera haber establecido en esos manejos años atrás. Sospechan que alguien se la tenía jurada, que tenía asuntos pendientes por los que alguien decidió ejecutar su venganza y eligió como blanco a su joven pareja. O bien que ella fuera en sí misma objeto de esas cuentas pendientes.

Aunque no se descartan de plano otras posibles hipótesis como móvil del crimen, esta línea de investigación es la que ha tomado fuerza y la que centra prioritariamente el trabajo de los agentes del Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Zaragoza.

El novio de la joven ha empezado ahora a disfrutar de sus primeros permisos penitenciarios. Este jueves, precisamente, se le pudo ver –visiblemente afectado- acompañando a los agentes en el lugar del crimen, la casa que compartía con su pareja y en la que está fue asesinada horas antes. La Policía considera que este hombre puede aportar que, a la postre, podría resultar clave para dar con el móvil del crimen y llegar hasta los autores del asesinato.

José N. T. cumple condena en la cárcel zaragozana de Zuera. Se le condenó a tres años y medio de prisión por narcotráfico, por aquella plantación de marihuana por la que fue juzgado en 2015.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!