Son hermanas, sufrieron a un padre adicto y violento y hoy brillan en boxeo

Leonela y Dayana Sánchez, boxeadoras de la selección argentina que competirán en los Juegos Panamericanos Lima 2019 Crédito: Victoria Gesualdi/AFV

Son muy unidas. Derrochan coraje y fortaleza, como siempre. Se muestran seguras y serenas como nunca. Confiadas e ilusionadas como tal vez jam√°s estuvieron. Despojadas de pesadillas pasadas, Dayana y Leonela S√°nchez tienen la felicidad del presente tatuado en sus rostros. Con el cuerpo y la mente enfocados en los Juegos Panamericanos de Lima, no les cuesta nada esbozar en sus sonrisas frescas y sencillas el objetivo que las desvela: alcanzar el podio en la m√°xima cita deportiva del continente. “No importa el metal de la medalla, lo que importa es dejar bien parado al boxeo argentino”, expresa Dayana, apenas arranca el di√°logo con LA NACION, mientras deshoja con su hermana menor las margaritas de una larga espera que est√° a punto de terminar.

Con algo m√°s de 10 a√Īos como integrantes de las Toritas, la selecci√≥n argentina amateur de boxeo femenino, las hermanas S√°nchez est√°n consideradas como una de las esperanzas de la nutrida delegaci√≥n nacional que compite en Lima 2019. Con 28 a√Īos, Dayana llega con la intenci√≥n de superar la participaci√≥n que tuvo en Toronto 2015, donde logr√≥ la medalla plateada en la categor√≠a hasta 60 kilos y se convirti√≥ en la primera boxeadora argentina en subir al podio Panamericano. En tanto, Leonela, con 25 a√Īos, es la actual campeona continental y est√° catalogada como la m√°xima favorita al oro en la categor√≠a hasta 57 kilos. “Me tengo mucha fe ¬īde que voy a subir al podio”, lanza la menor de las S√°nchez.

Conscientes de las expectativas que hay en torno a los buenos antecedentes que portan, Dayana y Leonela tienen como meta principal disfrutar al m√°ximo, sin presiones, la primera participaci√≥n conjunta en un Juego Panamericano. “No tenemos dudas de que este privilegio de estar juntas en un Panamericano nos va potenciar para lograr una medalla”, comenta Dayana, quien, a pesar de haberse clasificado a Lima por arrastre, conf√≠a plenamente en sus condiciones y la dura preparaci√≥n que realizaron en el Cenard con los t√©cnicos de la selecci√≥n nacional, Mariano Carreras y Fabricio Nievas.

Un amor inspirador

El amor de hermanas parece ser el motor inspirador para llegar en plena forma a cada competencia deportiva. “Necesitamos estar siempre juntas. Yo lloro mucho cuando ella pierde”, admite, Leo, a quien apodan “La Monito” y es m√°s peque√Īa -en tama√Īo y edad- que Dayana. “Es la m√°s cargosa de las dos”, acota Day, que no tiene sobrenombres, pero, seg√ļn Leonela, “es una heladera”. Sin embargo, juntas se complementan a la perfecci√≥n. “Somos mucho m√°s que hermanas, somos grandes compa√Īeras y no hay secretos entre nosotras”, avisa la mayor.

Leonela y Dayana S√°nchez en acci√≥n: sue√Īan con medallas panamericanas y llegar a Tokio 2020 Cr√©dito: Victoria Gesualdi/AFV

Dayana y Leonela saben de sacrificios, de privaciones y de cambios. Pero tambi√©n de entrega y lucha. Eligieron una disciplina individual y ruda para escaparle a los peligros del barrio Los √Ālamos, en la capital cordobesa. “De chiquitas √©ramos tremendas. Nos agarr√°bamos a las pi√Īas y los vecinos despu√©s nos acusaban”, rememora Day y aclara que esas peleas nunca fueron entre hermanas. Entre ellas, m√°s bien, exist√≠a el complot. “Tenemos encontronazos, discusiones. Pero nunca llegamos a agredirnos f√≠sicamente. Yo me buscaba los problemas y ella me defend√≠a”, apunta Leo.

Hoy las S√°nchez dejan las pi√Īas s√≥lo para cuando est√°n arriba del ring. Abajo son dos personajes s√ļper desenvueltos, que se r√≠en con ganas, cuidan su femeneidad y se desviven por su madre. “Todo lo que hacemos y ganamos en el boxeo es para ella. Est√° muy pendiente de nosotras y luch√≥ mucho para que no nos falte nada”, comenta, Dayana, que comenz√≥ a practicar a los 10 a√Īos a pesar de la oposici√≥n de su pap√° Hugo, quien fue boxeador profesional en los 90. “Mi viejo hizo lo imposible para que no boxee, pero le torc√≠ el brazo y no le qued√≥ otra que aceptarme en su gimnasio. Me levantaba a las 5 de la ma√Īana para entrenar y me hac√≠a guantear con varones para ver si abandonaba”, recuerda Day, que tuvo que ganar primero ese combate en casa para despu√©s abrirle camino a su hermana y que hoy las dos recorran el mundo con el boxeo.

Un padre adicto y violento

Sin embargo, no todo es alegr√≠a y trofeos en sus vidas, ya que durante varios a√Īos la mala condici√≥n econ√≥mica de sus padres las llev√≥ a vivir en casas usurpadas. Hasta que en 2010 el Ministerio de Desarrollo Social de C√≥rdoba les otorg√≥ una casa a medio construir en el barrio Juan Pablo Segundo, que gracias al esfuerzo de ellas mismas y de su mam√° hoy est√° terminada y amoblada. “Todo lo que fuimos ganando en el boxeo con mi hermana lo invertimos en la casa, que se la regalamos a mi mam√° en agradecimiento por todo lo que hizo y hace por nosotras”, se emociona Dayana, fan√°tica de Laila Al√≠ (la hija del gran Muhammad) y admiradora del Chino Maidana.

El amor que tienen por Mar√≠a Rosa, su mam√°, esconde un pa√Īo oscuro y doloroso: desde hace 8 a√Īos decidieron cortar relaci√≥n con su pap√° Hugo por los graves problemas de adicci√≥n que padece y los reiterados hechos de violencia que sufr√≠an. “Su adicci√≥n lo destruy√≥. Era un excelente padre, pero eligi√≥ las drogas, el alcohol y las malas compa√Ī√≠as antes que su familia”, cuenta, con la voz entrecortada, Leonela. “Hicimos todo para sacarlo de esa mala vida, pero no se dej√≥ ayudar. Nos llev√≥ al l√≠mite de elegir entre nuestras vidas o la suya. Era insostenible la situaci√≥n”, agrega Dayana, que confiesa que ser boxeadoras las ayud√≥ mucho a no tenerle miedo y a defender a su madre y su hermana menor, Tania, de los ataques que sufr√≠an.

Leonela y Dayana Sanchez, juntas en la vida, peleando en todos los frentes
Leonela y Dayana Sanchez, juntas en la vida, peleando en todos los frentes Crédito: Victoria Gesualdi/AFV

Sin verg√ľenza de su pasado y muy tranquilas por el gran presente deportivo que est√°n viviendo, Dayana y Leonela reconocen que todav√≠a tienen mucho por aprender y que su m√°ximo sue√Īo es clasificar a los Juego Ol√≠mpicos de Tokio 2020. “Ganamos muchas peleas y medallas de oro y de bronce, pero sabemos que todav√≠a tenemos mucho por mejorar si queremos estar en el a√Īo que viene en Jap√≥n. Ese es nuestro gran anhelo”, agrega Leonela, antes de deshacerse en elogios hacia su hermana mayor, gu√≠a y gran √≠dola.

Leonela y Dayana Sanchez durante un guanteo amistoso
Leonela y Dayana Sanchez durante un guanteo amistoso Crédito: Victoria Gesualdi/AFV

“Dayana es una boxeadora tremenda, es mi ejemplo, mi √≠dola. Yo tengo lo m√≠o, pero ella es por lejos la mejor de las dos”, cuenta Leo, que en su carrera acumula dos presencias en mundiales, dos medallas de oro en cert√°menes continentales y triunfos ante las mejores exponentes del boxeo femenino amateur. “¬ŅPresi√≥n? Para nada. Conozco muy bien a mis rivales y s√© cu√°l es mi potencial. El cambio de categor√≠a (ante compet√≠a en 54 kilos) me vino muy bien”, expresa confiada La Monito, que desde hace cinco a√Īos est√° en pareja con el boxeador H√©ctor “Pajarito” Sarmiento.

Les cuesta tan poco escaparse de la timidez y soltar sus pensamientos en forma de palabras, como expresar los mucho que le cambi√≥ la vida ser boxeadoras. Detr√°s de una ilusi√≥n elevada y consistente, Dayana y Leonela S√°nchez quieren escribir un cap√≠tulo glorioso en Lima 2019 mientras sue√Īan con llegar juntas a Tokio 2020 y quedar en la historia grande del deporte nacional. “Nuestro sue√Īo es ser campeonas ol√≠mpicas”, expresa ilusionada Day, al tiempo que Leo asiente en silencio. Despu√©s todo, las cordobesas S√°nchez son dos guapas del ring que juntas derrochan fortaleza en la vida.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!