Sólo el 12% de los altos cargos directivos en empresas de Castilla y León son mujeres

Sólo el 12% de los altos cargos directivos en empresas de la Comunidad sean mujeres. Es una de las conclusiones del estudio realizado por la patronal Cecale y la Junta de Castilla y León y que dio a conocer ayer la portavoz y vicepresidente de la patronal, Ángela de Miguel. «La eliminación de ese techo de cristal» es uno de los objetivos que se persiguen, según destacó la responsable de Igualdad de la patronal, Conchi Alonso. Para ello, citó el programa Promociona, lanzado por la CEOE, y aseguró que «intentaremos implantar algo parecido en Castilla y León» con el reto de «empoderar a las mujeres para acceder a altos cargos».

Al respecto, Ángela de Miguel señaló que los planes de igualdad que tienen las empresas de más de 250 trabajadores «también van en la línea de favorecerlo». Además, la portavoz si consideró que «cada vez hay más mujeres en puestos de responsabilidad» y destacó que la brecha salarial en España y en Castilla y León «es de las más bajas en Europa». De Miguel también destacó que «el personal directivo» de la Comunidad «cada vez está más formado y sensibilizados para colaborar con estos programas».

No obstante, aunque «todavía hay un recorrido importante por hacer y estamos muy preocupado» los planes de igualdad y las medidas «de acción positiva» en favor de la integración laboral de la mujer «van calando en el tejido empresarial de Castilla y León». E

Pese a que el paro femenino y la evolución de las tasas de desempleo son «positivas», la patronal considera que hay una «mayor necesidad de información» en esta materia al comprobarse que sólo el 33 por ciento de los encuestados -se ha preguntado a 78 firmas de la región- tienen implementados planes específicos y que es el sector servicios donde menos implantación tienen. Sin embargo, recordaron que la ley obliga a aprobar estos programas sólo a las firmas de más de 250 empleados -cuatro de las preguntadas están en esta situación- y destacaron que muchas pymes y micropymes -claramente mayoritarias en Castilla y León- no podrían afrontar «la importante inversión» que supondría poner en marcha estos planes y que, en cambio, «se decantan» por acometer «medidas más concretas» -flexibilidad horaria, teletrabajo, favorecer la contratación- con «un coste menor» pero que «también suponen pasos hacia la igualdad».

«Buena predisposición»

Entre los aspectos positivos, De Miguel también citó que la mayor parte de los convenios colectivos en vigor y los que se han renovado con posterioridad a 2015 «contemplan cláusulas específicas» que también «promueven» la integración laboral de la mujer, una situación que respaldan tanto las firmas de menor tamaño como especialmente las que cuentan con más trabajadores.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!