Soja: por la caída en la proteína calculan pérdidas por US$674 millones

Preocupa la pérdida en el nivel de proteína Fuente: Archivo

La p√©rdida de prote√≠na en soja habr√≠a generado para la campa√Īa 2018/2019 p√©rdidas por 674 millones de d√≥lares, seg√ļn un trabajo de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Seg√ļn datos de INTA Marcos Ju√°rez, en 2018/19 el nivel de prote√≠na qued√≥ en 35,4%, una mejora sobre el 34,6% del ciclo anterior pero lejos del 39,7% de 2000/2001.

La Bolsa rosarina llegó a la cifra de US$674 millones de costo para el complejo oleaginoso considerando los siguientes puntos:

  • Mayores costos energ√©ticos por elevar el nivel de prote√≠na de la harina de soja mediante un proceso adicional de secado.
  • Menores ingresos por la p√©rdida de volumen de harina de soja al disminuir la humedad mediante el secado y por la imposibilidad de agregar las gomas producto de la eliminaci√≥n de fosf√°tidos del aceite crudo.
  • Reducci√≥n de ingresos por descuentos comerciales aplicados en la venta al exterior de harina argentina como consecuencia de ofrecer una menor calidad que la exigida seg√ļn est√°ndares internacionales y que la ofrecida por otros competidores (Brasil, Paraguay y USA).

No evaluó otros costos, como por ejemplo:

  • La menor capacidad de molienda de las plantas, de un 20% para lograr un mayor secado y/o la necesidad de invertir en equipos de mayor eficiencia o capacidad.
  • Que el proceso adicional de secado implica una depreciaci√≥n m√°s acelerada del complejo de maquinarias y equipos.
  • Problemas de log√≠stica en las operaciones de carga, transporte y descarga de mercader√≠a muy seca y con mayor generaci√≥n de polvos o finos increment√°ndose las p√©rdidas por mermas.
  • Incremento de la poluci√≥n, obligando a efectuar mejoras en los sistema de retenci√≥n de polvos con incremento de costos de limpieza.
  • Aumento en los riesgos de contaminaci√≥n con microorganismos (salmonella, etc.) e incremento de costos por desinfecci√≥n de infraestructuras y tratamientos de embarques.

La entidad alerta que “la continuidad en las exportaciones est√° relacionada a que la soja y sus subproductos constituyen una necesidad en los mercados mundiales de alimentaci√≥n animal, pero estas desviaciones en la calidad convierten -en muchas oportunidades- a nuestro pa√≠s en una segunda opci√≥n como proveedor de harinas proteicas”.

En esta l√≠nea, agrega: “A manera de comparaci√≥n, la harina de origen nacional debe competir con la producci√≥n de Brasil y EE.UU., y en menor medida Paraguay, pero que crece a ritmo sostenido. Actualmente, hay diferencias en los precios internacionales que a√ļn se derivan de cuestiones log√≠sticas (mayores distancias, costos portuarios, flete mar√≠timo, etc.), pero en las que cada vez hay una influencia mayor en las variaciones en la calidad de la soja. Las bases de calidad est√°ndar de los pa√≠ses productores son distintas, donde se presentan valores de prote√≠nas superiores en las harinas de Brasil, Estados Unidos y Paraguay en relaci√≥n a la Argentina”.

Hasta 2013 había una base para la comercialización de harinas del 47%, que se tuvo que bajar ya al 46,5 por ciento. Los competidores directos del país están bien arriba: 48 por ciento en Brasil y Paraguay y 47,5 por ciento en los Estados Unidos.

La ca√≠da en la prote√≠na seg√ļn los a√Īos

Del costo energético a los menores ingresos

Entre otros rubros, en cuanto a los costos energéticos se estima que una planta de crushing en el Gran Rosario consume un 5% más de gas para producir vapor y 4% más de energía eléctrica por tonelada de grano procesado para obtener una harina con proteína del 46,5% (base comercial).

“Se estima que para incrementar el porcentaje de prote√≠na en la harina de soja mediante el proceso de secado adicional se podr√≠a llegar a asignar – en la campa√Īa 2018/2019- recursos adicionales por US$21 millones por una mayor utilizaci√≥n de gas y energ√≠a el√©ctrica”, apunt√≥.

Además, de acuerdo a la entidad, el proceso adicional de secado habría implicado una caída en la facturación de la industria oleaginosa de poco más de US$423 millones, debido a la reducción del volumen de harina obtenido medido en toneladas.

Por otra parte, la Bolsa de Comercio rosarina indicó que las pérdidas para el país por ofrecer una mercadería con un contenido proteico inferior a la de los principales competidores ascienden a US$230 millones.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!