Softbol: el sufrido triunfo de los campeones mundiales y el blooper de la gorra

Santiago Carril de Argentina en el partido frente a Mexico en el Complejo Deportivo Villa María del Triunfo Crédito: Carlos Lezama / Lima 2019

LIMA.- Primero fue aquella locura de Praga, con rondas interminables de cerveza y euforia. Después, el regreso a Paraná y otro festejo a los saltos desde una autobomba, al lado de muchísimas caras cotidianas y seres queridos. Pero la fiesta en continuado de hace unas semanas se terminó: la selección de softbol volvió a ponerse la gorra para defender el orgullo de campeones mundiales.

El tema arrancó bien: un triunfo por 4 a 3 sobre México que empezó a alumbrar con un espectacular home run en el segundo inning de Santiago Carril, quien dedicó su bateo al banco de suplentes. El impacto del palo con la bola resonó tan fuerte que retumbó en el Complejo Villa María del Triunfo, rodeado de morros y casitas pintarrajeadas. Allí donde también, muy cerca del diamante, dos francotiradores se mantenían apostados en un techo, la expresión más cabal de la seguridad extrema en este certamen.

Cuando parec√≠a una victoria tranquila, los mexicanos amenazaron en el √ļltimo inning: se acercaron en el marcador y ya ten√≠an las bases llenas para revertir el asunto, pero la Argentina termin√≥ sacando adelante el partido. “¬°Vamooos!”, fue el desahogo del grupo con el √ļltimo out, para luego empezar a elongar y ponerse a pensar en el pr√≥ximo rival.

Alan Peker de Argentina en el partido frente a Mexico en el Complejo Deportivo Villa María del Triunfo Crédito: Carlos Lezama / Lima 2019

En ese momento en que México presionaba a full para salvarse de una derrota segura, uno de los jugadores aztecas logró un home run. El jardinero argentino Teo Migliavacca no llegó a atrapar la pelota, que terminó saliendo de la cancha, pero en un movimiento accidental con su brazo izquierdo, hizo que su gorra también cayera del otro lado. Más allá de cualquier blooper, está claro que Argentina es candidata firme al oro, en una disputa que se entablará principalmente con Venezuela.

Se da la paradoja de que para esta selecci√≥n, es m√°s importante en el d√≠a a d√≠a la chance de obtener una medalla en estos Juegos Panamericanos que el recuerdo imborrable del t√≠tulo en la Copa del Mundo en Rep√ļblica Checa. La reducci√≥n de presupuesto y el desbalance econ√≥mico obliga a que todas las becas se revaliden con resultados. En su momento, el Enard pag√≥ el alojamiento en las afueras de Praga por tratarse de un Mundial, pero si el equipo no se cuelga una medalla panamericana, no hay garant√≠a de que esos ingresos lleguen. As√≠ las cosas, la victoria en el debut empieza a plantar las bases.

¬ŅC√≥mo les cambi√≥ la vida a estos jugadores el t√≠tulo de Praga? Federico Eder es profesor en Paran√° en una escuela para chicos con par√°lisis cerebral y problemas motrices. “En lo personal no me cambi√≥ mucho, porque enseguida hubo que meter la cabeza en estos Panamericanos”, comenta. Adem√°s, el segunda base habl√≥ de la chance de que el deporte pueda ser ol√≠mpico alg√ļn d√≠a: “No nos resignamos en esa batalla: es una disciplina linda y que se practica en todo el mundo. Pero si formara parte del olimpismo no s√© si habr√≠a un salto econ√≥mico para nosotros, no dejamos de ser un deporte amateur”.

La unión del grupo, uno de los secretos para llegar al título mundial
La unión del grupo, uno de los secretos para llegar al título mundial Crédito: Prensa Lima 2019

Muchos otros jugadores se balancean entre su compromiso con el softbol y otras profesiones, como Mariano Montero, que trabaja en la administración del casino del hotel Howard Johnson, también en Paraná. Pero la mosca blanca de este plantel es Huemul Ezequiel Mata Carabajal. Es el pitcher que fascinó al Japón, fue tentado para jugar allí y ahora forma parte de la mejor liga del planeta.

El “Memu” Mata viaja hacia Oriente por per√≠odos de tres meses. Ahora le tocar√° partir de nuevo para quedarse entre agosto y noviembre en una ciudad del sur de Jap√≥n. “No fue tan dif√≠cil adaptarme porque viaj√© por muchos lugares del mundo. El tema es que al ir solo se me complic√≥ la comunicaci√≥n con mi familia y no ten√≠a la comodidad que debe tener un jugador. Pero cuando te enfoc√°s en el objetivo empez√°s a disfrutarlo y me ayud√≥ para mejorar mi nivel”.

El pampeano habl√≥ de su condici√≥n de jugador pago: “Soy profesional de hecho, pero los otros muchachos son tambi√©n a su manera profesionales por todo el esfuerzo que demuestran, que es m√°s que el m√≠o. Por ah√≠ no tengo las mismas preocupaciones que ellos, entonces se me hace un poco m√°s f√°cil, porque la mayor√≠a estudia y labura y no les resulta sencillo. aunque me siento igual que ellos”.

Respecto de la retribuci√≥n econ√≥mica, aclar√≥: “Al ser un deporte amateur, no se gana tanto como en otras disciplinas; lo que m√°s obten√©s es experiencia. Eso s√≠: si el softbol fuera ol√≠mpico se abrir√≠a una ventana para que otros de mis compa√Īeros se transformaran en profesionales. El sue√Īo de los anillos siempre est√°, porque incluso tendr√≠amos la esperanza de ser campeones ol√≠mpicos”.

Todos viven en la misma ciudad por una cuesti√≥n pr√°ctica: en Paran√° se encuentra el Estadio Nacional, considerado “la Catedral del softbol” y se juntan para entrenarse en equipo. El plantel est√° compuesto por mayor√≠a de paranaenses, adem√°s de oriundos de Bah√≠a Blanca y de La Pampa. Si la idea es trascender en el softbol argentino al mundo, Entre R√≠os abre sus puertas.

Muchos de estos jugadores integraron los equipos argentinos campeones mundiales a nivel juvenil, en Paran√° 2012 y en White Horse 2014, en Canad√°

Allí en Paraná hay diez equipos que tienen toda la tira de categorías. En otros lugares se está fomentando, pero la falta de competencia provoca que a los jugadores no les quede alternativa que emigrar. La Confederación estabilizó los programas de desarrollo en el nivel de selecciones, con detección de talentos y trabajo con ellos para que alcancen el alto rendimiento. Aunque todavía falta un largo trecho para aceitar el engranaje en clubes para la competencia general.

Y a Lima lleg√≥ el mismo equipo que escribi√≥ su p√°gina dorada en Rep√ļblica Checa. Un plantel renovado, lleno de figuras j√≥venes, producto del programa de juveniles, y con experiencia en el exterior. Al ser un deporte de verano, el softbol es practicado de septiembre a mayo en el pa√≠s y luego la mayor√≠a de los integrantes emigra hacia clubes del hemisferio norte.

La carrera de Mariano Montero, que trabaja en el casino de un hotel
La carrera de Mariano Montero, que trabaja en el casino de un hotel Crédito: Prensa Lima 2019

Julio Gamarci, el entrenador, asumi√≥ en 2015. Se aproximaban los Juegos Panamericanos de Toronto y el santafesino era el se√Īalado para comandar el equipo: llegaba con el palmar√©s del t√≠tulo mundial con el equipo argentino juvenil en 2012 y 2014. Pero siempre mir√≥ m√°s all√°, con la idea de motorizar un despegue que hoy rinde frutos.

La idea, ahora, es capitalizar este triunfo. Todos sienten que es un desafío grande porque hay mucho por hacer: fundamentalmente, detectar un equipo de personas comprometidas a lo largo del país para un proyecto que incluya competencia, capacitaciones, entrenamientos. La buena noticia es que ya existe un desarrollo grande e importante en selecciones, pero justamente falta ese empuje para los clubes, las inferiores.

“El Mundial fue el salto que necesit√°bamos para aprender a controlar nuestras emociones, a ser m√°s inteligentes al jugar. Eso era un objetivo: trabajar las emociones, estar m√°s tranquilos y jugar con paz interior independientemente de lo caliente de la competencia. Visibilizar estas debilidades nos ayud√≥ a dar el salto, adem√°s de un trabajo consistente durante cuatro a√Īos. Es lo que queremos tambi√©n controlar en estos Panamericanos”, sostiene Gamarci.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!