Sir Anthony Blunt, el asesor comunista de la Reina de Inglaterra cuya traición costó la vida a decenas de agentes

Sir Anthony Blunt era un prestigioso historiador del arte y encargado de la pinacoteca de la Reina hasta que en 1979 Margaret Thatcher revel√≥ en el Parlamento que hab√≠a trabajado durante dos d√©cadas para la Uni√≥n Sovi√©tica. Era ¬ęel cuarto hombre¬Ľ del C√≠rculo de Cambridge, tras la huida a Mosc√ļ de Philby, Burgess y Maclean. Hubo que esperar otra d√©cada para conocer la identidad del quinto: John Cairncross, un alto funcionario de Exteriores.

La revelaci√≥n produjo un esc√°ndalo may√ļsculo en la sociedad brit√°nica, que se preguntaba c√≥mo un caballero de la Orden Victoriana, condecorado por Isabel II, profesor de Cambridge, director del Instituto Courtauld e ilustre miembro del establishment pod√≠a haber servido al espionaje sovi√©tico con absoluta impunidad.

Cinco d√≠as m√°s tarde de la revelaci√≥n, Blunt compareci√≥ ante los medios, reconociendo abiertamente que hab√≠a sido un agente al servicio de Stalin. ¬ęPuse mi conciencia por encima de la lealtad a mi pa√≠s¬Ľ, afirm√≥ con arrogancia sin pedir perd√≥n por sus actos. El MI5 sab√≠a desde 1964 que Blunt era un esp√≠a sovi√©tico tras haber sido delatado por un ciudadano estadounidense al que pretendi√≥ reclutar. Pero su traici√≥n fue ocultada durante 15 a√Īos.

El asesor de la Reina había formado parte del Grupo de Bloomsbury, que se reunía en casa de Virginia Woolf y del que formaban parte Keynes, Bertrand Russell, Wittgenstein, E. M. Forster y la escritora Katherine Mansfield, en el que primaba más su carácter elitista que su rechazo a las tradiciones británicas.

Hijo de un vicario, hab√≠a estudiado matem√°ticas en el Trinity College de Cambridge, donde decidi√≥ trabajar para el NKVD a mediados de los a√Īos 30 cuando era simpatizante del comunismo. Se uni√≥ al Ej√©rcito brit√°nico para combatir a Hitler y, poco despu√©s, fue destinado al MI5.

Blunt ten√≠a acceso a la familia real y era un personaje habitual en Buckingham Palace. Por sus relaciones con la c√ļpula gubernamental, dispon√≠a de informaci√≥n estrat√©gica que no dud√≥ en pasar a los rusos. Delat√≥ a decenas de agentes brit√°nicos en el exterior, que fueron capturados y muchos de ellos, ejecutados.

Su vida privada no era precisamente ejemplar porque era abiertamente homosexual y había sido acusado de pedofilia en un orfanato de Irlanda del Norte. También tuvo mucho que ver en el suicidio de una de sus alumnas, había chantajeado al duque de Windsor por sus simpatías hacia los nazis, había plagiado libros de sus colegas y había autentificado cuadros falsos a cambio de dinero. Incluso había estafado a un amigo al comprarle un cuadro de Poussin por una miseria para luego revenderlo a una galería canadiense.

Finalmente fue juzgado por un tribunal en 1979, que le conden√≥ por alta traici√≥n, pero no ingres√≥ en la c√°rcel por su avanzada edad. El magistrado le pregunt√≥. ¬ę¬ŅEs usted consciente del da√Īo que ha hecho?¬Ľ. Su lac√≥nica respuesta fue: ¬ęMe temo que s√≠¬Ľ.

Blunt murió en 1983 con más pena que gloria, ya que no podía salir a la calle sin ser tachado de traidor y, lo que es peor, los tabloides británicos habían aireado sus muchas miserias.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!