«Si no fuera por los vecinos, estaría muerta»

La mujer agredida el pasado jueves por un hombre que se encontraba durante un permiso penitenciario ha sido dada de alta tras ser atendida de las heridas leves que sufrió como consecuencia de siete puñaladas en diferentes partes de su cuerpo. «Si no fuera por los vecinos, estaría muerta». Así lo ha dicho en una intervención en Telecinco, recogida por Europa Press, en la que ha mostrado las marcas de las seis puñaladas recibidas.

Tras la agresión, que se produjo en Fuencarral, la víctima fue trasladada al Hospital de La Paz con buen pronóstico después de ser atendida en primera instancia por sus vecinos y, posteriormente, por los efectivos del Summa. Presentaba heridas leves, ninguna de ellas especialmente grave, ha informado a Europa Press un portavoz de Emergencias 112 Comunidad de Madrid.

La mujer, que ejerce la prostitución

Fuentes próximas al caso han detallado a Europa Press que la mujer, que ejerce la prostitución, había quedado en su domicilio con el agresor para mantener una relación sexual esporádica. «Me agarró del cuello por sorpresa y empezó a apuñalarme. Venía a matarme. Esa era su intención», ha relatado la víctima. El agresor, David Álvaro Verduras, condenado a veinte años por matar a una mujer en 2007, tenía un permiso concedido por un juez de Vigilancia Penitenciaria para desplazarse unos días a Madrid por «cuestiones médicas», según fuentes próximas al caso.

Alegó ante el juez Vigilancia Penitenciaria razones de salud para solicitar un permiso para desplazarse a Madrid y dejar por unos días el centro penitenciario psiquiátrico en el que cumple condena en Alicante. El preso fue condenado en 2009 a veinte años de prisión por un delito de asesinato, según la sentencia dictada por la Sección 29 de la Audiencia Provincial de Madrid.

El fallo, al que ha tenido acceso Europa Press, dio por probado que el 27 de agosto de 2007, que David mató en un descampado a una mujer con la que mantenía una relación de «cierta amistad». Le asestó un total de treinta y cuatro puñaladas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!