«Si Cospedal hubiera salido dos meses antes, el líder regional del PP sería otro»

Durante casi una década, las dos personalidades políticas más influyentes de Castilla-La Mancha han sido el actual presidente, Emiliano García-Page, y su antecesora en el cargo, María Dolores de Cospedal. Ahora que la exlíder del PP regional ha salido de forma precipitada de la vida pública por sus relaciones con el oscuro comisario Villarejo, se acumulan los análisis sobre ella.

«Cospedal ha conseguido hacer tanto daño a su partido como a la región», ha asegurado Page en un desayuno informativo organizado por ABC en la antigua iglesia de San Pedro Mártir, en Toledo. Para el líder socialista, todo lo que ha pasado en la vida política española en los últimos meses tiene que ver con la guerra entre Soraya Sáenz de Santamaría y Cospedal, las dos mujeres que más poder han tenido en la historia del PP.

Esa animadversión personal entre ambas fue la causa de «la parálisis de Rajoy», quien «prefirió casi salir del cargo» antes que meterse en la «falla tectónica» de Cospedal y Santamaría. Además, la elección de Pablo Casado como nuevo líder del PP también tiene que ver con la lucha fraticida entre ambas.

En clave regional, Page le ha reconocido a Cospedal que consiguiera que un partido desorganizado como el PP lograra llegar al Gobierno de Castilla-La Mancha en 2011. Sin embargo, está convencido de que si Cospedal se hubiera ido dos meses antes de la vida pública, el nuevo líder de los populares en la región no sería Paco Núñez, sino otro «distinto».

Por último, sobre su rival político, Page ha afirmado que está muy condicionado por la herencia de Cospedal, ya que los populares «no pueden hablar mal» de ella, pero, a la vez, «tampoco se atreven a hablar bien».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!