Shakespeare (o casi) en Mérida

Aunque no esté incluida en el «First Folio» -la primera publicación de las «obras completas» de William Shakespeare-, los estudiosos atribuyen la escritura de «Pericles, rey de Tiro» al bardo de Stratford; al menos una buena parte de ella. Escrita y representada en 1608, se incluye entre los romances tardíos junto a «Cimbelino» (1610), «Cuento de invierno «(1610-1611) y «La tempestad» (1612).

El Festival de Mérida presenta la obra estos días en una versión de Joaquín Hinojosa, con dramaturgia y dirección de Hernán Gené y un reparto que conforman Ernesto Arias, Ana Fernández, Marta Larralde, María Isasi, Óscar de la Fuente, José Troncoso y el propio Hernán Gené. La ficha técnica incluye también a Pepe Uría (escenografía y vestuario), Claudia Sánchez (diseño de iluminación), Javier Almela (diseño sonoro y dirección musical), Esther Acevedo (movimiento y entrenamiento físico) y Rafa Martín (acrobacia). Junto al Festival de Mérida coproducen el espectáculo el Festival Internacional de Artes Escénicas de Uruguay y el Festival del Mercosur de Argentina.

Considerada, cuentan los responsables del montaje, «la más épica de las obras de Shakespeare», «Pericles, rey de Tiro» es una «historia miliunanochesca, una especie de largo y enrevesado cuento de hadas repleto de tumultos melodramáticos que se completan con un rey tiránico, una malvada madrastra, una heroína virtuosa, piratas, combates, naufragios, escenas de burdel, curas mágicas, resucitaciones y, claro está, un final feliz».

Hernán Gené, que viste el espectáculo de contemporaneidad y lo tiñe, como es habitual, con toques de clown mezclando estilos, técnicas y recursos, añade: «Es una historia plagada de episodios, de aventura, piratas, naufragios, reinas malas, desencuentros, amores perdidos, reencuentros, dioses que bajan del cielo y ayudan al protagonista, dioses que se enemistan con el protagonista…, donde los buenos reciben su recompensa y los malos su castigo».

Recurre Hernán Gené en este montaje al metateatro; la «Compañía Imperial Kartoffel Theatre», que prepara el montaje de la obra, ha de preparar en un día el remplazo del personaje principal por un nuevo actor que se verá sometido a las mismas «extrañas fuerzas» de Pericles, cuya vida es resultado de «cuestiones azarosas». Solo queda una noche para el debut por lo que durante una dura jornada el actor sustituto será exigido, jalonado, aconsejado y presionado para sacar adelante su papel, tal y como le ocurre al Pericles shakesperiano.

La obra comienza cuando el protagonista ha llegado a Antioquia para lograr la mano de la hija de Antíoco. Una vez allí, el joven príncipe descubre un secreto que podría costarle la vida, y debe huir para ponerse a salvo. Pero su nave naufraga en un atormenta. De milagro, Pericles salva la vida y llega a Pentápolis, donde se casa con la hermosa princesa Taisa. Pasa un tiempo y Pericles y Taisa, que está embarazada, se embarcan de regreso a Tiro. Pero la nave es sorprendida por una tempestad durante la cual Taisa da a luz a una niña; la tripulación arroja después a la madre al mar al creerla muerta; su cuerpo es arrastrado por las aguas y llega a Éfeso, donde recobra el conocimiento, aunque no la memoria. Allí decide consagrarse como sacerdotisa de Diana. Las aventuras continúan hasta su final feliz.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *