Sergi Doria: Entre escamots y CDR

Sergi Doria

Consejería de Agricultura que rige, por decir algo, Teresa Jordà, la consejera de la leche cruda, la cerveza Fuck Spain y el ninguneo a los payeses del Ebro. El magro balance de la consejería -en la línea inane del No Govern-, contrasta con su pertinaz propagandismo: un gigantesco lazo amarillo en la entrada y una pancarta del Tsunami Democràtic con el lema Tornarem als carrers.

La Generalitat y su trama civil –ANC, √ímnium– conjugan los verbos ¬ęconfrontar¬Ľ, ¬ędesbordar¬Ľ, ¬ęapretar¬Ľ y a√Īaden la coletilla ¬ęde forma c√≠vica y pac√≠fica¬Ľ. Pero tanta apelaci√≥n a ley de la calle, la rebeli√≥n de la masa, la absolutizaci√≥n del Pueblo acaba, m√°s pronto o m√°s tarde, en guerrilla urbana, kale borroka, sabotaje, lucha armada o‚Ķ terrorismo. La cacareada ¬ęrevuelta de las sonrisas¬Ľ chapotea ahora en la violenta charca de los CDR. ¬ęPara hacer tortilla habr√° que romper huevos¬Ľ, advirti√≥ aquel edil de las CUP.

En las concentraciones separatistas el descenso de participaci√≥n contrasta con el incremento de banderas siniestras como la ense√Īa de la URSS que onde√≥ en la Diada. La ense√Īa con la hoz y el martillo -decenas de millones de muertos- no molestaba a los ¬ęc√≠vicos y pac√≠ficos¬Ľ de la performance; y nadie se preguntaba, m√°s bien aplaud√≠a el aumento de banderas negras con la estrella y el aspa; popularizada en la guerra de los Segadors, es la simbolog√≠a de matar o morir. Verbigracia: menos independentistas, m√°s radicalizados.

A los nueve CDR se les interviene material explosivo, planos de cuarteles y se les graba en una cantera probando sus peligrosas sustancias: dos de ellos confiesan. Seg√ļn el juez, ¬ętenencia de explosivos¬Ľ, ¬ęconspiraci√≥n para delito de estragos, integraci√≥n en grupo u organizaci√≥n criminal de naturaleza terrorista¬Ľ. Pero Quim Torra no tolera que se asocie terrorismo con independentismo: ¬ęHa sido, es y ser√° c√≠vico y pac√≠fico¬Ľ.

Pacífico desde 1991, cuando Terra Lliure se autodisolvió, porque todo lo anterior es una crónica de violencia. Vayamos a la Historia que tanto gusta a Torra. En 1919, el coronel Macià organiza el nacionalismo radical en la Federació Nacionalista y Daniel Cardona y Miquel Pagés se encargan de la sección mamporerra.

El independentismo catal√°n es coet√°neo del bolchevismo, fascismo y el IRA, cuyo estilo de atentar, subraya Enric Ucelay-Da Cal en Breve historia del separatismo catal√°n, ¬ęno parec√≠a lejano y generaba simpat√≠as cat√≥licas, incluso entre la gente de orden de la Lliga¬Ľ.

En 1922, Maci√† funda Estat Catal√†: ¬ęBajo mano, prepar√≥ un ej√©rcito clandestino de Catalu√Īa, m√°s ruidoso que eficaz¬Ľ, apunta el historiador. La estrategia terrorista culmina en el atentado del Garraf de 1925: un escamot -adaptaci√≥n catalana de las escuadras fascistas- puso una bomba, que no lleg√≥ a estallar, en la v√≠a por donde hab√≠a de pasar el tren de Primo de Rivera y Alfonso XIII. Miquel Badia y Jaume Compte optaron por el terrorismo con Bandera Negra, explica Ucelay da Cal. Esa ¬ęsecreta hermandad catalana¬Ľ naci√≥ en un piso de la calle Bertrallans, camuflada bajo el grupo excursionista La Serra del Cad√≠.

Una facción radical de Acció Catalana se unió a la Societat d’Estudis Militars (SEM), que luego Josep Maria Batista i Roca reconvirtió en la ORMICA (Organización Militar Catalana). El complot del Garraf fracasó, el fichero del SEM fue descubierto y cayó el grupo separatista.

Tras el fiasco de Prats de Moll√≥, el separatismo no renunci√≥ a la violencia durante la Rep√ļblica. Los Badia, Denc√†s, Companys, Batista i Roca, la Guardia C√≠vica, Palestra, Cardona y Nosaltres Sols rubrican esa pulsi√≥n paramilitar.

Mientras Companys retozaba con Carme Ballester -examante de Badia-, este y Denc√†s se iban de excursi√≥n a probar rev√≥lveres. As√≠ lo cuenta el entonces consejero Puig i Ferrater: ¬ęA pegar tiros a los troncos de los √°rboles, o a los palos de las carreteras que tomaban como blanco y as√≠ se ejercitaban para un golpe de fuerza tan vago, ilusorio, y hasta grotesco como el 6 de octubre. Y llegaban a las parodias, a las simulaciones, como aquel supuesto atentado contra el coche de Denc√†s que ellos mismos perforaron a tiros¬Ľ.

Batista i Roca, inspirador en los a√Īos sesenta del grupo terrorista EPOCA (Ej√©rcito Popular Catal√°n) -asesinos de Bult√≥ y Viola-, falleci√≥ en 1978 y Terra Lliure se integr√≥ en la Esquerra de √Ängel Colom. La cr√≥nica naif nacionalista minimiza a esta banda porque atentaban con m√°s voluntad que acierto. Pero la falta de acierto no excusa la clara voluntad de matar. En 1987, el independentismo catal√°n dio 40.000 votos a la proetarra Herri Batasuna, poco antes del atentado de Hipercor.

Hoy, el mantra ¬ęc√≠vico y pac√≠fico¬Ľ blanquea una historia de violencia. El independentismo con bolso Armani y generosa n√≥mina del erario dice que los CDR preparaban ¬ęfocs de festa major¬Ľ y que la Guardia Civil se vaya de Catalu√Īa para no molestarlos.

De tanto manipular la Historia se han creído sus propias mentiras.

Sergi Doria

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!