Semana de volatilidad y cambio de tendencia

La veloz suba del d贸lar desafi贸 a la pol铆ticade reducci贸n de tasas

La tensi贸n entre las tasas de inter茅s y el movimiento del d贸lar en el mercado local configur贸 un escenario de volatilidad durante la semana que tuvo mayores vaivenes para los mercados financieros en lo que va de 2019.

La veloz suba del tipo de cambio, que desafi贸 los m谩ximos hist贸ricos alcanzados en los d铆as m谩s complicados de la corrida del a帽o pasado, dej贸 en evidencia que, al menos en el corto plazo, la baja de tasas ensayada por el Banco Central durante la primera semana de febrero hab铆a encontrado un piso y que, para contener el apetito dolarizador en meses con precios que suben bien por encima de las expectativas iniciales, el mercado exige m谩s.

“Lo que se vio fue que la baja de tasas del Central en el 煤ltimo mes, de 59,5% a 43,5%, mientras el organismo compr贸 US$980 millones y expandi贸 por $37.000 millones, fue demasiado r谩pida, sobre todo teniendo en cuenta que el dato de inflaci贸n de enero (2,9%) fue peor de lo esperado y que para febrero estimamos un 铆ndice de 3,7%. Eso gener贸 una percepci贸n entre los inversores de que se fue achicando el colch贸n de tasa real de los instrumentos en pesos, como plazos fijos y Lecap, y eso gener贸 mayor presi贸n cambiaria y rotaci贸n de activos nominados en moneda local a otros dolarizados”, explica Federico Furiase, economista jefe de Eco Go.

Con un salto cambiario que lleg贸 a casi un 3% solo el mi茅rcoles, el Banco Central reaccion贸 elevando el rendimiento de sus Leliq -lleg贸 a 49,5%- y ratific贸 el sobrecumplimiento de las metas del programa monetario, al retirar m谩s pesos de lo previsto en su colocaci贸n de letras.

De esta forma, y con intervenci贸n sobre el mercado de futuros, logr贸 hacer retroceder al d贸lar, que cay贸 a $40,21 en el cierre del mi茅rcoles, luego de llegar a m谩ximos de $41,40.

“Lo que m谩s preocup贸 no fue la suba. De hecho, la banda cambiaria tiene tendencia ascendente y busca que el tipo de cambio suba para evitar que se atrase frente a la inflaci贸n. Lo que puso nervioso al mercado y al BCRA fue la velocidad con la cual se dio esa suba”, a帽ade el analista financiero Christian Buteler.

El cambio de signo en el movimiento de las tasas, que el viernes complet贸 su sexta jornada consecutiva en alza, mostr贸 que para el BCRA es prioridad evitar en el corto plazo grandes sobresaltos del d贸lar, que tras la baja de las 煤ltimas ruedas se mantiene apenas 63 centavos (1,6%) arriba del piso de la zona de libre flotaci贸n. Aunque eso implique elevar el costo del financiamiento y profundizar las consecuencias negativas sobre la producci贸n, el empleo y el consumo, como lo muestran la ca铆da de 41% interanual en la importaci贸n de bienes de capital que inform贸 el Indec (dato de enero) o la baja de 8,5% del nivel de actividad industrial relevada por FIEL para el mismo mes.

“Esta volatilidad es parte del programa monetario que se concentra en controlar agregados monetarios, dejando que el resto de las variables nominales, como la tasa y el tipo de cambio, absorban los distintos shocks a los cuales se enfrenta la econom铆a”, apunta Gabriel Zelpo, economista jefe de Elypsis, en referencia a las expectativas de inflaci贸n de febrero -que se ubicar铆a por encima del 3,5%, seg煤n estimaciones- o el fallo adverso al Gobierno por la coparticipaci贸n y el pago de $15.000 millones a San Luis.

De esta forma, el nuevo escenario prefigura para los pr贸ximos meses nuevos vaivenes en variables como las tasas de inter茅s o el tipo de cambio.

Una sinton铆a fina dif铆cil de equilibrar entre las expectativas financieras y pol铆ticas, el movimiento de los precios y la evoluci贸n de una econom铆a a煤n en terapia intensiva que tiene al BCRA en el centro de la escena.

Lee m谩s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!