Según un estudio, el 13 por ciento de los argentinos tiene problemas para acceder a las vacunas

El índice muestra además que el 96% de la población tiene confianza en las vacunas, pese a los movimientos en su contra Fuente: Archivo

Alrededor del 13 por ciento de la población no logró vacunarse, o vacunar a los menores a su cargo, la última vez que intentó hacerlo. Así lo indica un estudio estadístico enmarcado en el Índice de Confianza y Acceso a Vacunas (ICAV) promovido por la Fundación Bunge y Born y que toma muestras de todo el país desde enero de este año.

El mismo estudio señala también que el 96 por ciento de los argentinos consideran que las vacunas son seguras y efectivas. Este alto nivel de confianza contrasta con los movimientos antivacunas que en los últimos tiempos han difundido sus postulados en nuestro país y el mundo.

De este modo, las conclusiones preliminares de este índice -que continua elaborándose- señalan que, si bien en los países desarrollados el principal problema para la vacunación universal son los movimientos contra las vacunas, en Argentina el principal riesgo son las barreras de acceso.

El Índice de Confianza y Acceso a las Vacunas busca explicar las causas que producen una brecha entre la cobertura óptima de vacunación y las tasas de cobertura que existen en el país.

Los primeros resultados de este proyecto fueron presentados ayer por el Director Ejecutivo de la Fundación Bunge y Born, Gerardo della Paolera, el Jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Guitíerrez y líder del proyecto “Observatorio de la Salud del Niño y el Adolescente” de la FBB, Eduardo López y el equipo de estadísticas de la organización.

“Vacunarse en Argentina sigue siendo algo deseable; la seguridad de los niños no está puesta en juego en el país, de acuerdo a la confianza en estas, y tenemos un Calendario de Vacunación al nivel de Estados Unidos o de Europa. Aquí el problema es el acceso”, aseguró López.

“Este estudio sobre vacunas es único en Argentina por la relevancia y seriedad de la encuesta”, agregó Della Paolera.

Primeros números del proyecto

El primer indicador que se presentó ayer está basado en 3177 casos -encuestas completas a mayoras de 15 años- sobre actitudes y opiniones sobre las vacunas. La muestra fue calibrada y ponderada de acuerdo a datos censales y es consistente con parámetros de sexo, edad y nivel educativo de la población argentina.

“Hay 310 chicos por día hábil que quisieron ser vacunados y no pudieron”, aseguró Eduardo López, Jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez Fuente: Archivo

Entre los primeros encuestados, se estableció que existe una percepción de elevada confianza entre las personas con respecto a las vacunas. Un 96 por ciento las considera seguras y efectivas.

Con respecto a la accesibilidad a las vacunas, un 13 por ciento no pudo vacunarse o vacunar a los menores a su cargo la última vez que intentó hacerlo. La proporción es equivalente entre los hogares con y sin menores a cargo.

El estudio identifica y cuantifica las mayores problemáticas en el acceso a este bien esencial de la salud pública: la accesibilidad a centros de vacunación, la amplitud en cuanto a días de atención y horarios de vacunatorios y la distribución de las vacunas, entre otros.

Entre todos estos inconvenientes para acceder a las vacunación, el faltante de vacunas aparece como el principal motivo, especialmente entre quienes tiene menores a cargo.

“Si extrapolamos la encuesta a toda la población, teniendo en cuenta que en 2018 nacieron 728.000 niños en el país, podemos decir que hay 310 chicos por día hábil que quisieron ser vacunados y no pudieron -aseguró López-. La vacunación es un indicador social de las políticas de estado”.

El objetivo del ICAV es generar un índice que permita mejorar el diseño de programas y estrategias de inmunización en el país y orientar de manera más eficiente los recursos humanos y financieros destinados a estas cuestiones.

Problemática de las vacunas

La vacunación tiene un impacto directo en la reducción de la prevalencia de enfermedades evitables y muertes tempranas: la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado entre 2 y 3 millones de muertes por año por tétanos, difteria, tos convulsa y sarampión. Además, pueden evitar algunas formas de cáncer (cuello uterino y otros ginecológicos) y Hepatitis B (el carcinoma hepático). Finalmente, reducen el consumo de antibióticos y la resistencia de las bacterias a los mismos.

La Argentina cuenta con uno de los calendarios de vacunación más actualizados y completos del mundo. Sin embargo, en nuestro país dejan de aplicarse alrededor de 700.000 dosis de alguna de las vacunas del calendario obligatorio durante el primer año de vida, según consigna la Fundación Bunge y Born.

Además, se observa un incremento en la aparición de discursos de grupos “antivacunas”, y el índice internacional de confianza en las vacunas muestra que alrededor de un 2% de la población de nuestro país alega estar en desacuerdo con las vacunas, porque no las considera efectivas o incluso seguras.

La gravedad de la situación llevó a la OMS a declarar la reticencia a las vacunas como una de las Diez Amenazas Globales a la Salud Mundial.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!