Schmidt, aquel “Alem√°n” de los Pumas del 65

Durante la larga gira de 1965 por Sud√°frica, la que dio origen a la leyenda de los Pumas, y la que dur√≥ dos meses y se extendi√≥ a lo largo de 46.252 kil√≥metros, H√©ctor “Pochola” Silva, uno de los m√°s j√≥venes de aquel plantel, recibi√≥ todas las noches en su habitaci√≥n un chocolate regalado por uno de los m√°s veteranos y experimentados: Rodolfo Schmidt. El segunda l√≠nea del seleccionado argentino en la d√©cada de 1960 y titular en el hist√≥rico partido con los Junior Springboks, emprendi√≥ su √ļltimo viaje el pasado martes 19 y dej√≥ una lista de recuerdos que trascendieron m√°s all√° de su calidad como jugador.

Schmidt, el “Alem√°n”, seg√ļn todos lo conoc√≠an, o “Utzi”, como lo llamaban sus compa√Īeros del 65, muri√≥ en su casa de la ciudad alemana de Haibach, en la regi√≥n de la Baja Baviera, donde viv√≠a desde 1970. Nacido el 10 de agosto de 1938 en la Ciudad de Buenos Aires y m√©dico de profesi√≥n, empez√≥ a jugar al rugby de adolescente, tras haber practicado f√ļtbol en Argentinos Juniors y atletismo en un club alem√°n. En 1952, su padre lo llev√≥ a Gimnasia y Esgrima, aquella tarde en la que Pucar√° logr√≥ el hist√≥rico triunfo ante Irlanda. “Mi hermano m√°s grande, Enrique, ya jugaba en Pucar√°. Ese d√≠a sent√≠ palpitaciones y me di cuenta de que quer√≠a pertenecer a ese deporte y a ese club, as√≠ que a la semana me present√©. El Mono Torres Vi√Īa me mir√≥ de arriba abajo y me dijo que empezara a jugar en la quinta y de segunda l√≠nea”, cont√≥, seg√ļn lo reflej√≥ el periodista y hombre del club de Burzaco, Guillermo Alonso.

Antes del legendario viaje de 1965, Schmidt form√≥ parte de la gira por Europa -la primera de un equipo argentino- que hizo Deportiva Francesa y fue campe√≥n con la Argentina del Sudamericano en Brasil de 1964. A Sud√°frica, Schmidt fue lesionado. Se hab√≠a fracturado dos dedos de un pi√© a fines de 1964 y el antebrazo en marzo de 1965. Pero Alberto Camard√≥n, quien tambi√©n hab√≠a estado con Deportiva Francesa, le dijo que lo llevaba igual porque lo necesitaba. “En los diarios criticaban mi designaci√≥n y ten√≠an raz√≥n. Adem√°s de las lesiones, yo estaba muy ocupado en terminar mi carrera de m√©dico. La √ļltima materia la rend√≠ un d√≠a antes de viajar a Sud√°frica”, relat√≥ para el libro “El Rugido”.

En Sud√°frica, efectivamente, se recuper√≥. Fue uno de los baluartes de los Pumas. Jug√≥ 10 de los 16 partidos y anot√≥ un try en la victoria por 22-6 ante Southern Universities. No volvi√≥ junto al resto de la delegaci√≥n. Junto a H√©ctor Goti, wing de CUBA, continuaron otro largo viaje, en el que cruzaron toda el √Āfrica para despu√©s seguir rumbo a Europa. La traves√≠a la planificaron en las madrugadas en las que Schmidt hac√≠a las guardias en el Hospital Alem√°n. Goti, que estudiaba arquitectura, viv√≠a a dos cuadras y lo iba a acompa√Īar todas las noches. “Me hubiese gustado vivir la euforia que les toc√≥ a los dem√°s cuando llegaron a la Argentina. All√° reci√©n nos dimos cuenta un d√≠a que llegamos a El Cairo y nos estaban esperando en la embajada como si fu√©semos dos h√©roes”.

Hasta √ļltimo momento trabaj√≥ en el hospital de Aschaffenburg, que lo cobij√≥ no bien lleg√≥ a Alemania. Antes de irse del pa√≠s fue m√©dico de los Pumas. Hac√≠a un par de meses se hab√≠a agregado al grupo de Whatsapp de los Pumas del 65 y del 68. Se mostraba con la alegr√≠a y la bonom√≠a de siempre. Con sus compa√Īeros se hab√≠a visto por √ļltima vez en las celebraciones en Sud√°frica y en Buenos Aires por los 50 a√Īos de la gira a Sud√°frica. Quiz√° no tan renombrado como otros, dej√≥ un legado. El pr√≥ximo 15 de marzo, cuando sus amigos se re√ļnan en el SIC, levantar√°n una copa por √©l y por los otros Pumas que han emprendido la √ļltima gira.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!