Santalices alerta contra el «procés» y llama a frenar la violencia machista

Honrado, un año más, por ser designado por Felipe VI como delegado regio en la Misa de la Traslación, el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, hizo ayer un llamamiento al «diálogo» y a superar algunos de los «problemas» que todavía se dejan notar en España, como el procés —un «quebranto democrático», dijo— o la lacra de la violencia de género.

En la Catedral compostelana, en presencia del Gobierno gallego y del arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, el presidente del Legislativo autonómico defendió la vigencia de la Constitución, después de que se hayan cumplido cuarenta años desde su aprobación en 1978. Para Santalices, la Carta Magna resolvió «buena parte de los problemas históricos» de España, aunque otros permanecen aún, como las «dificultades económicas» derivadas de la crisis, «el distanciamiento» de los ciudadanos ante las instituciones, y especialmente, el «desafío secesionista» que deja al país «ante el mayor reto de las últimas décadas».

En su intervención en la ceremonia, Santalices repasó todo tipo de cuestiones. Apeló al «diálogo» para blindar a España contra la inquina y los discursos del odio, y se refirió, por ejemplo, al «cambio de paradigma»en el fenómeno de las migraciones. La llegada de extranjeros al país, afirmó, es «beneficiosa» para la economía y «enriquecedora» en términos culturales, pero apostó por una «inmigración ordenada» que busque «la integridad territorial» y el respeto por el «ordenamiento jurídico y los derechos y libertades».

Contra el maltrato

El presidente del Parlamento se refirió incluso a los últimos «avances» científicos y avisó que el hombre afronta ahora «precipicios nunca antes conocidos», como la «anunciada creación de seres humanos genéticamente». «Manipular el ADN con fines eugenésicos sitúa a sus artífices a la altura de quienes impulsaban, disculpaban o ignoraban lo acontecido en loas campos de concentración nazis y en otros escenarios de atrocidad», proclamó, tal y como recoge EP.

Mención especial mereció la lucha contra la violencia de género.Santalices lamentó que la sociedad todavía no haya dado con la clave erradicar las agresiones de pareja y calificó la meta de la igualdad como «un objetivo necesario, pero díficil de alcanzar».

Precisamente esas reflexiones merecieron ayer una condena por parte de En Marea. En concreto, la sección feminista de la confluencia atacó el discurso de Santalices por tratarse de, aseguraron, de un «insulto a la inteligencia» y un «ejercicio de dejación de funciones» ante la falta de respuesta por parte de los poderes públicos. A través de un comunicado, consideraron «inconcebible» que la Xunta «tumbe» medidas contra el maltrato femenino «cuando son votadas en el Parlamento» y, en cambio, solicite «la intercesión del Apóstol para solucionarlo»

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!