Santa Claus en la White House

Para Donald Trump parece que no hay mejor manera de celebrar las Navidades que trolear a una niña de siete años sobre la existencia de Santa Claus. Y quejarse de estar «todo solo» en una Casa Blanca en la que tras dos años delirantes ya no existe ni rastro de supervisión adulta sobre un presidente empeñado en redefinir (a peor) lo que es aceptable e inaceptable en la política de EE.UU.

Aunque parezca difícil de creer, dentro de la espiral de sobreactuación durante sus dos primeros años de mandato, todavía no hemos visto nada en comparación con lo que puede llegar a ocurrir a lo largo del 2019. Sobre todo, con un presidente que solamente

Pedro RodríguezPedro Rodríguez

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!