Sánchez ve «el inicio del fin» de Feijóo tras una década de «publicidad y propaganda»

En una especie de rendición a las grandes empresas y ocultando la realidad de un Gobierno que ven claramente mejorable. Así califica Antón Sánchez, desde el Grupo Común da Esquerda, el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo, que, afortunadamente para sus intereses, consideran está ya «en el inicio del fin», para ser sustituido por «un Gobierno que trabaje por el interés general» tras una década «en el que las siglas PP apenas significan más que publicidad y propaganda», subrayó el portavoz del grupo común.

Detrás del «pañuelo de humo» del Gobierno autonómico, Sánchez colocó «diez años de recortes y desigualdades, de austeridad y de falta de iniciativa política» así como con «un autogobierno más débil». Todo ello, a su juicio, tratado de tapar con «la manipulación mediática» con la que se busca ocultar «los fiascos de sus políticas». Entre los fiascos está la «lucha» de los trabajadores en el SERGAS o los trabajadores «que luchan por un trabajo digno en todos esos conflictos laborales con amenazas de cierre». También el enfrentamiento contra los incendios, en el que el Gobierno «no asumió su responsablidad y trató de desviar la atención con las teorías de la conspiración».

Hubo lugar también para otros asuntos en los que el Gobierno popular suspende, como la fusión de las cajas, donde «prometió una caja gallega y tenemos un banco privado, venezolano, vendido a precio de ganga». A renglón seguido Sánchez preguntó a Feijóo «si tiene algo que ocultar» y le reclamó «que retire el bloqueo para activar la Comisión de Investigación de las cajas». Entre los «saqueos» que ve Sánchez, hubo también lugar para la AP-9 «que sigue teniendo precios abusivos» o las medidas con ENCE, a la que se «le garantizó 70 años máis» cambiando la Ley de Costas.

Por otro lado, afirmó Sánchez, la Xunta ha empeorado la situaciónen sanidad o educación, pero también en vivienda (mencionó los deshaucios) o en el empleo, que Galicia tiene «el triste privilegio de encabezar en su destrucción». Es un balance, a grandes rasgos, «desastroso», que desde el Grupo Común da Esquerda resumen en «una década perdida».

Al mismo tiempo, Sánchez tuvo lugar para criticar que Feijóo fue «un obediente militante del PP que no dijo ni mú» durante los siete años de Gobierno de Mariano Rajoy. Lo hizo para poner sobre el foco el supuesto cambio de discurso con el cambio de Gobierno en Madrid, ya que se le «ve el plumero partidista»: «Ahora habla de Pedro Sánchez para no hablar, por ejemplo, de su política de vivienda».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!