«Sánchez tiene muy desarrollado el instinto de poder, y el poder no quiere compartirlo»

La Fundación FAES (Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales) ha criticado que la «radicalidad» de Pedro Sánchez no haya hecho posible formar un gobierno, tres meses después de las elecciones. A juicio de la fundación que preside José María Aznar, el líder socialista pretende proyectar «una imagen de sí mismo y de su liderazgo que no se corresponde con el apoyo electoral que los españoles le han dado».

En un análisis difundido este viernes, un día después de la investidura fallida de Sánchez, FAES señala que «lo más risible» del pleno de ayer, que muchos españoles siguieron «con una mezcla de preocupación y asombro», es «que sus protagonistas cuando no están peleándose por los ministerios se suman entre sí para adornarse con la denominación de “mayoría de progreso”».

FAES señala la «regresión política e institucional» que el país vive desde que Sánchez desbancó a Mariano Rajoy de La Moncloa con una moción de censura. Destaca que dicha «regresión», que el líder socialista ha traído al territorio nacional «no puede ser ocultada» con la investidura que presentó Pedro Sánchez y «negociaciones» con Unidas Podemos, a lo que considera como un «atrezzo» que intenta ocultar los movmientos de Ferraz.

Para FAES, el programa político del socialista es «un proyecto de poder, no de gobierno, que atrae, incluso de manera errática, a fuerzas antisistema». Partidos que el candidato socialista ha tenido en muy buena conisderación y para las que «se ha ofrecido como la mejor opción».

Desde el punto de vista de la fundación presidida por José María Aznar, la sesión de investidura y la estrategia seguida por Pedro Sánchez para sacarla adelante ha sido «tejida con éxito para ganar el poder pero claramente incapaz de aportar un gobierno para España».

Según FAES, lo que realmente buscaba el secretario general del PSOE era poder, y no un proyecto político, ya que en lo que se han centrado las negociaciones ha sido en el reparto del Consejo de Ministros. «A falta de proyecto político, Sánchez tiene muy desarrollado el instinto de poder, y el poder no quiere compartirlo, menos aún con quien hizo del sorpasso al PSOE su objetivo estratégico».

El informe apunta que ha sido el «ataque de moderación ante Podemos» del partido socialista lo que «ha frustrado el pacto de investidura». «La radicalidad de Sánchez poseído de una imagen de sí mismo y de su liderazgo que no se corresponde con el apoyo electoral que los españoles le han dado», indica FAES, que ha recordado que el candidato a la presidencia tiene menos escaños de los que se cree que tiene.

El análisis refuerza la idea de que la reforma propuesta por Sánchez del artículo 99 de la Constitución es un movimiento del socialista para adaptar la investidura «a sus carencias», es decir, a la falta de escaños para obtener, al menos, una mayoría simple.

La Fundación presidida por Aznar ha baticinado que el siguiente movimiento, tanto de Sánchez como de altos cargos socialistas, es de echar la culpa a las distintas fuerzas políticas.

«Algunos querrán remitir ahora la cuestión a la función constitucional que corresponde al Rey», continúa el informe de FAES pero recuerda que la responsabilidad es del candidato socialista. Desde el punto de vista de la Fundación llevar al país a unas nuevas elecciones es «un largo ejercicio de arrogancia estéril, aunque [Sánchez] lo disfrace de resistencia»

El comunicado concluye con el líder de la oposición en el Congreso, Pablo Casado, al que le atribuye haber descrito con acierto la situación en la Sánchez se ha visto envuelto. « Tiene que elegir a qué quiere renunciar: o renuncia al centro o renuncia al extremo», dijo ayer Casado. FAES aplaude el discurso de Casado sobre la necesidad de moderación por parte del líder socialista y su deber de constituir un gobierno.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!