Sánchez pedirá a la UE un cheque fijo para que Rabat pare la inmigración

Ciento setenta y un d√≠as ha hecho esperar el Rey de Marruecos a Pedro S√°nchez desde su toma de posesi√≥n como presidente del Gobierno de Espa√Īa para recibirle ayer apenas durante una hora en el Palacio Real de Rabat. El mismo lugar donde el monarca convoc√≥ a Mariano Rajoy solo 25 d√≠as despu√©s de su primera investidura en 2012 y a los 15 d√≠as de que iniciara su segundo mandato en 2016. Y eso que en el vecino Reino se hab√≠a acusado al l√≠der del PP en sus inicios de ser un peligro para la ¬ęintegridad territorial¬Ľ de Marruecos por ciertas declaraciones relacionadas con el Sahara, uno de esos asuntos que siempre amenazan con hacer tambalear las relaciones mutuas.

No la excolonia espa√Īola, pero s√≠ un fen√≥meno que en los √ļltimos tiempos se ha convertido en materia casi tan sensible entre ambos pa√≠ses como es la inmigraci√≥n vertebr√≥ esta vez la visita a Rabat, en la que S√°nchez se deshizo en elogios a la colaboraci√≥n de Marruecos, pa√≠s que en julio tuvo que pararle los pies y explicarle las implicaciones de la bilateralidad cuando Fernando Grande-Marlaska -tambi√©n presente ayer en este viaje- anunci√≥ en su condici√≥n de ministro del Interior la retirada del alambre de p√ļas de las vallas de Ceuta y Melilla. Si aquella descortes√≠a enfri√≥ la confianza y las posibilidades de un pronto encuentro con Mohamed VI, el jefe del Ejecutivo hizo ayer todo por agradar a sus anfitriones confirmando lo que m√°s desean o√≠r: que Espa√Īa presionar√° en Bruselas para conseguirles un cheque fijo en pago por contener la inmigraci√≥n. Turqu√≠a y Libia ya lo tienen, por importe de miles e millones.

¬ęLa UE debe volcar de manera estructural m√°s recursos econ√≥micos para Marruecos¬Ľ, defendi√≥ Pedro S√°nchez tras entrevistarse por la ma√Īana con su hom√≥logo, el primer ministro Saaded√≠n Otmani, ante el que reclam√≥ p√ļblicamente la necesidad de que Europa reconozca la importancia de la cooperaci√≥n ¬ęde un pa√≠s hermano, como es Marruecos¬Ľ.

¬ęEspa√Īa tiene un absoluto compromiso con la reivindicaci√≥n (de Marruecos) de muchas de sus pol√≠ticas en la UE. Nos tienen como aliados¬Ľ, dijo S√°nchez en un mensaje que, en sentido amplio podr√≠a entenderse incluso como un apoyo al reconocimiento de la soberan√≠a marroqu√≠ sobre el Sahara Occidental, de la que depende la ratificaci√≥n de los recientes acuerdos agrario y pesquero.

El ceremonial de sonoros agradecimientos a Rabat rayano en la pleites√≠a visto ayer no es distinto al que han desplegado otros presidentes del Gobierno antes que S√°nchez y revela en parte la gran dependencia de Espa√Īa frente a Marruecos en inmigraci√≥n. Un fen√≥meno que en muchas ocasiones se ha acusado a Marruecos de manejar a su antojo, bien para distraer sobre conflictos internos -l√©ase las revueltas en el Rif- bien para garantizarse contraprestaciones externas.

Este verano, el flujo de pateras ha batido todos los r√©cords -han llegado por ahora 50.440 inmigrantes por mar m√°s que en los tres a√Īos anteriores juntos-, a la vez que el r√©gimen alau√≠ exhib√≠a lo eficaz que puede ser cuando quiere al capturar en redadas a miles de subsaharianos de la zona de costas, que luego trasladaban al desierto cerca de la frontera con Argelia. La UE lo capt√≥ y a finales de octubre, ya con la insistente petici√≥n espa√Īola de por medio, Bruselas lograba acordar un primer paquete financiero de 140 millones para Marruecos -solo 70 de ellos de entrega directa, en principio-, lo que parece no haber satisfecho del todo a Rabat.

S√°nchez vincul√≥ este trabajo de Espa√Īa ante las instituciones comunitarias al compromiso adquirido ayer por los interlocutores alau√≠es de ¬ęreforzar las pol√≠ticas de retorno¬Ľ desde nuestro pa√≠s, que sin m√°s explicaciones fueron recientemente reducidos de una cuota de 25 inmigrantes diarios a 10. ¬ęEn las pol√≠ticas de retorno tenemos una sinton√≠a y satisfacci√≥n plena con el Gobierno de Marruecos, y eso quiero agradec√©rselo¬Ľ, proclam√≥ el presidente del Gobierno, que en cinco meses ha reactivado como nunca el acuerdo bilateral de readmisi√≥n de 1992 y puesto en pr√°ctica muchas veces las llamadas ¬ęexpulsiones en caliente¬Ľ en las fronteras que hasta hace muy poco el PSOE promet√≠a que iba a abolir.

Los compromisos trascendieron el √°mbito de Bruselas y S√°nchez dijo que aumentar√° las becas para estudiantes marroqu√≠es en nuestro pa√≠s o brind√≥ su apoyo a la iniciativa de Mohamed VI que conecta el √©xodo en el √Āfrica subsahariana con la desertificaci√≥n y subraya por tanto la necesidad de cooperar con las regiones de origen, raz√≥n por la que el presidente confirm√≥ su presencia en la cumbre de Marrakech impulsada por el monarca marroqu√≠ que este diciembre abordar√° las migraciones.

Durante la visita de ayer también se acordó celebrar en 2019 la Reunión de Alto Nivel (RAN) pendiente desde 2015 y que le corresponde organizar a Marruecos, así como un foro empresarial de los dos países.

En nombre del pa√≠s vecino, la voz la puso El Otmani, que subray√≥ ¬ęla relaci√≥n excelente¬Ľ y no perdi√≥ oportunidad de expresar ¬ęapoyo a la integridad del territorio espa√Īol¬Ľ, en alusi√≥n al desaf√≠o catal√°n, pero para agradecer de inmediato a Espa√Īa ¬ęsu apoyo¬Ľ a la postura de Marruecos con respecto al Sahara. Preguntado por ello, S√°nchez indic√≥ dos veces que, como pol√≠tica de Estado, nuestro pa√≠s siempre ha defendido una soluci√≥n en el marco de la ONU.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!