Sánchez ocultó que Torra le propuso mediación externa y otro referéndum

El Gobierno de España ocultó que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, entregó al presidente Pedro Sánchez un documento para «una propuesta de acuerdo democrático» de 21 puntos, entre los que se incluyen la mediación internacional y la celebración de un referéndum de secesión para la región. Fue en el encuentro del pasado jueves, día 20, en el Palacio de Pedralbes de Barcelona cuando Torra, en su reunión a solas con Sánchez, le hizo entrega de los 21 puntos que ayer, como regalo de Navidad, el presidente autonómico desveló a los pies de la tumba de Francesc Macià, presidente de la Generalitat durante la II República y fallecido el Día de Navidad de 1933.

Desde La Moncloa, este martes, confirmaron a ABC las palabras de Torra. Pero se limitaron a señalar que: «El Gobierno ha recibido el documento y responderá en su momento». Por su parte, en la Generalitat recordaron que el presidente autonómico avanzó en su discurso del mismo día 20 en el acto de Fomento del Trabajo, solo una hora después de la reunión con Sánchez, que «le había entregado una propuesta con tres ejes generales», basados en la defensa de que Cataluña tiene derecho a la autodeterminación (es decir, la celebración de un referéndum independentista), el rechazo a lo que Torra considera «represión política» (que incluye la puesta en libertad de los presos que lideraron el 1-O y el archivo de sus causas judiciales) y la configuración de «una Cataluña republicana», que lleve consigo, obviamente, la caída de la Monarquía.

En cualquier caso, ni la ministra Meritxell Batet ni la portavoz de la Generalitat, Elsa Artadi, explicaron la existencia de este documento, tras la reunión de Sánchez y Torra en Pedralbes, durante sus comparecencias ante los medios de comunicación tras el estrambótico encuentro del jueves en el Palacio de Pedralbes. El Gobierno y la Generalitat sí pactaron un comunicado en el que el Ejecutivo accedió a retirar del borrador la mención explícita a la Constitución, aceptó la existencia, en su opinión, de un «conflicto político» en Cataluña y que este debe resolverse en el ámbito catalán, exclusivamente. Por parte del gobierno catalán, la renuncia fue menor y los independentistas apenas pueden echar de menos alguna mención concreta a la autodeterminación, derecho que, por otro lado, no ampara el estatus de Cataluña.

«Esperamos la respuesta»

Así, Torra reiteró, ayer, la presión que desde el secesionismo se ejerce contra el presidente del Gobierno, en concreto, y contra todo el Ejecutivo, en general. El presidente autonómico advirtió a Sánchez de que el «diálogo» que reclama «no se puede quedar en palabras vacías, tiene que ser creíble y, para esto, hace falta conocer en detalle la propuesta española». De esta manera, Torra considera como única «propuesta española» la que salga del Gobierno, así como califica de «propuesta catalana» la que defiende él mismo desde el Palacio de la Generalitat, pese a que no cuenta con el visto bueno de los partidos constitucionalistas. «Entregamos al presidente Sánchez una propuesta de acuerdo democrático de 21 puntos, y esperamos la respuesta», añadió. Entre los 21 puntos concretos, además de los ya citados («ejercicio del derecho a la autodeterminación» y «una comisión internacional que medie entre los gobiernos de Cataluña y España»), se encuentran aspectos como «la desfranquización de España y el aislamiento del fascismo y la ultraderecha» y «la regeneración democrática y la ética política como fundamentos en los que basar la discusión política».

Con este documento, entregado por un presidente de la Generalitat a un presidente del Gobierno, ya van tres peticiones en forma de supuestos agravios que el nacionalismo catalán exhibe desde el verano de 2014. Aquel año, Artur Mas entregó a Mariano Rajoy 23 propuestas en su visita a La Moncloa. Dos años después, Carles Puigdemont elevó las reclamaciones -ya independentistas- a 46 propuestas, y desde el Gobierno se abrieron a negociar todas menos una: la celebración de un referéndum de secesión. Ahora, dos años después de las peticiones de Puigdemont, Torra eleva la apuesta y presenta 23 propuestas, entre las que incluye la mediación internacional.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!