Sainz es quinto en una caótica y apasionante carrera en Hockenheim

El accidente de Leclerc arruinó, a la postre, la carrera de Lewis Hamilton. Empezó la carrera sobre mojado con la incógnita si deberían partir por detrás del coche de seguridad o en parrilla a pesar del agua que estaba cayendo. La magnanimidad de Hamilton, permitió una salida ordinaria cuando podría haberse aprovechado del clima que mojaba el circuito alemán. Así se comenzó en Hockenheim con las dudas en todas escuderías sobre los neumáticos que debían poner. Poco a poco fueron entrando todos los pilotos a colocar intermedios.

Nada m√°s arrancar el Gran Premio la pista comenz√≥ a secarse r√°pidamente. Checo P√©rez y Ricciardo romp√≠an el motor y ten√≠an que retirarse. Volv√≠a a entrar el Safety Car. Y tras retirarse, vuelta 18, Leclerc era el coche m√°s r√°pido sobre pista. se lo avisaban por radio explic√°ndole que la diferencia era de ¬ędos o tres segundos¬Ľ. Ah√≠ llegaba el trompo de Carlos S√°inz, que ca√≠a a la 14¬™ posici√≥n, echando por tierra la gran clasificaci√≥n del s√°bado.

Ferrari, que tras una desastroso fin de semana quiso apostar a todo, decidi√≥ montar gomas blandas a pesar que a√ļn ca√≠a agua. En Red Bull tambi√©n quer√≠an ganar y no pensaban en la tercera plaza, as√≠ que le pusieron a Verstappen en neum√°tico medio pero solo salir del pitlane ya se le iba atr√°s. Este neum√°tico podr√≠a hacer 35 o 40 vueltas, en seco. Ah√≠ lleg√≥ el accidente de Leclerc y Hamilton perd√≠a el aler√≥n. La parada le brit√°nico le mantuvo un minuto en boxes. Uno de los beneficiados fue Valtteri Bottas, aunque ten√≠a que entrar en el pit line y montar los intermedios. El desprop√≥sito beneficiaba a Max Vestappen, que lideraba la carrera, reinando en el caos y haciendo las delicias del nutrido grupo de holandeses que poblaban la grada del circuito de Hockenheim.

Hamilton regresaba quinto a pista tras el segundo abandono de Leclerc, que rompía una racha de cuatro presencias consecutivas en el podio, la mejor hasta el momento en F1. En el meridiano del Gran Premio se relanzaba la carrera. Carlos Sainz marchaba a la sexta plaza. En la vuelta 42 se producía el accidente de Hulkenberg que dejaba a los dos Renaults fuera de la carrera.

A falta de 22 vueltas volvía la lluvia y el coche de seguridad. El Gran Premio alemán era una auténtica locura. Sainz se colocaba cuarto y el coche de seguridad se retiraba. Stroll, de ultimo clasificado pasaba a ser primero en dos vueltas. Una auténtica locura. Aunque le duraba poco la alegría. Verstappen le quitaba la primera posición. Y mientras, Hamilton en la zona de fuera de los puntos. Todo lo bien que le había ido a Ferrari el sábado se torció el domingo. un accidente dejaba fuera a Bottas y la posibilidad de que la escudería italiana se quedara sin puntuar. Todo ello beneficiaba a Sainz, muy cerca del podium. Al final, Verstappen se llevaba el premio, en una carrera que suponía también una ganancia inmensa para un Sebastian Vettel que ha destapado el tarro de las esencias y consigue recuperar sensaciones en uno de los momentos más delicados de su trayectoria.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!