Ruido y señal

Al «se van a enterar» de Sánchez contra Cs por destapar el secreto a voces de su mediocre tesis doctoral, recopilatoria no investigadora, Óscar Puente le siguió con una cascada de calificativos contra ABC en dos intervenciones seguidas, verbalizando la expresión sanchesca. Con la moderación pérdida, muestra inseguridades y nervios, adelanta varias casillas las salidas de tono de su predecesor, y se equivoca porque no es inteligente matar al mensajero que, portador de noticias buenas o malas, ofrece el conocimiento de la verdad, sobre la que asentar la acción. En segundo lugar, porque la pérdida de modales y los exabruptos, además de una falta de educación, exteriorizan actitudes existenciales más profundas: el insulto refleja el poder omnímodo, la crispación es el pórtico del odio, la destemplanza esconde fanatismo, el gesto excesivo aproxima al descontrol y la violencia. Actitudes todas, intolerables en un alcalde, que gustan a los incondicionales, pero que producen rechazo en cuantos actúan por la razón y no por la pasión.

En tercer lugar, y ya en clave interna, en una Comunidad de moderación, cada vez que descalifica o insulta, las estrategas del PSCL tuercen el gesto, porque las bravatas de Puente no les favorecen en el empeño por captar ese voto de centro, al que destinan sus esfuerzos. Este es el resumen del acto del sábado, donde fue proclamado candidato a la Alcaldía y donde Borrell dijo algo a tener en consideración: «La necesidad de separar el ruido de la señal». El ruido, Puente; la señal, la mentira de Sánchez en y al Parlamento, al afirmar que la tesis ya estaba colgada, cuando tardó más de dos días en hacerla pública. De esta mentira, ni Puente, ni los restantes partidos han hecho cuestión y es un asunto grave.

José Gabriel Antuñano

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!