«Rosemarkie Man», el picto que murió hace 1.400 años y podría haber sido de la realeza

En 2017, arqueólogos encontraron el esqueleto de un hombre bajo y fornido, con las piernas cruzadas, en el recoveco de una cueva de las Tierras Altas de Escocia.

Bautizado entonces como «Rosemarkie Man», se dio a conocer que, a pesar de la delicadeza con la que había sido enterrado, había muerto de manera «brutal» hacía 1.400 años: unas piedras de gran peso habían aplastado sus pulmones y su cabeza había sido golpeada varias veces.

Ahora los investigadores han descubierto que el susodicho, perteneciente a los Pictos, podría haber sido miembro de la realeza o un cacique.

Según recoge «Daily Mail», los análisis de sus restos han esclarecido una dieta alta en proteína, unabaja estatura (1,6 metros) y una corpulencia similar a la de «un jugador de rugby» –con la parte del tronco muy trabajada– en el momento de la muerte, cuando tenía alrededor de 30 años, de acuerdo con el historiador y fundador de este proyecto ( Rosemarkie Caves Project), Simon Gunn. «Es como si solo hubiera comido lechón toda su vida», contó.

Gunn afirma tener constancia de solo dos personas más en Escocia durante aquella época que habían seguido la misma dieta, propia de personas de la clase alta. Gracias a la muestra de un hueso, también se ha podido concretar cuándo murió, entre los años 430 y 630 a. C. La ausencia de otras heridas en su esqueleto también han servido para descartar que era un guerrero o había hecho trabajos forzosos.

El historiador también cree que el entierro en la cueva podría haber formado parte de un ritual para que el cuerpo entrara «en el inframundo». Los investigadores sostienen que tras la muerte de «Rosemarkie Man» se produjo un banquete –como celebración o reverencia– debido a las pilas de huesos de animales próximos al esqueleto.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!