Rodríguez Larreta: una campaña local reforzada en los distritos del sur

Larreta aceleró sus recorridas por la ciudad

El jefe de gobierno porteño buscará los votos opositores en las comunas 4 y 8 para liquidar el pleito; quiere blindar a su equipo

“Horacio, necesitamos ampliar esto, a ver si podés hacer algo”, dice un hombre canoso de boina blanca sentado a pocos metros. “Sí, y acá adentro hace un frío bárbaro”, se queja otro participante, con barba y pañuelo al cuello. Mientras apura una limonada, Horacio Rodríguez Larreta escucha los pedidos de una veintena de comerciantes del renovado mercado de San Nicolás.

La escena, registrada días atrás, marca el final de otra jornada de recorridas y reuniones con vecinos que el jefe de gobierno porteño aceleró desde este lunes. Una rutina que le ha resultado exitosa, al menos si se toman en cuenta los números finales de las PASO, en las que superó por medio punto el 50 por ciento necesario para ser reelegido en octubre, sin necesidad de ballottage.

La recorrida terminará con una caminata, sin red de contención, por un sector de la ciudad afín a su candidatura: Callao, entre Córdoba y Quintana. Serán quince cuadras de selfies, elogios porque “hay más policías en la calle”, quejas por alguna baldosa rota, deseos de suerte para octubre y la indiferencia de la mayoría. Sale invicto: no recibe ni un solo insulto. “Mientras podamos caminar por la calle estamos bien”, dice el jefe de gobierno con una sonrisa.

Después de pasar la semana posterior a las PASO muy metido en la escena nacional, aportando su visión en la mesa chica que rodea al Presidente para capear el temporal financiero y político que siguió a la derrota de Mauricio Macri, Rodríguez Larreta hizo silencio público y volvió a concentrarse en su pago chico. Habló repetidas veces con Martín Lousteau -su socio porteño- antes de que el diputado radical se tomara unos días de descanso y repasó con su equipo de trabajo el mapa del votante local. “Con Martín todo bárbaro, estamos sorprendidos por la manera en la que se incorporó y alineó su discurso”, afirmaron cerca del jefe de gobierno.

Aún le dura la bronca por los malos resultados en las comunas 4 y 8, en las que se impuso su principal rival, Matías Lammens, cuyos votos, evalúan cerca de él, “son todos de arrastre” de la boleta presidencial que encabeza Alberto Fernández. “Hay un manchón celeste que abarca Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, y esas comunas en las que perdimos”, sostienen desde el equipo de campaña que encabeza Eduardo Macchiavelli. “La explicación ahí es la situación económica, que pegó más de lo que pensábamos”, agregan.

Obsesivo, Rodríguez Larreta se concentrará en esa zona de la ciudad (Lugano, Soldati, Parque Patricios), donde, a pesar de la inversión en obras, los resultados no acompañaron. “Tenemos que ganar ahí y vamos a ganar ahí”, aseguran desde el equipo de campaña.

El corte de boleta y el ballottage

Conocedor de la máxima futbolera “equipo que gana no se toca”, Larreta no proyecta demasiados cambios. “Solo profundizar en los ejes que ya planteamos, como mejoras en la seguridad, salud y educación, más las obras que falta inaugurar”, coinciden desde el comité de campaña. Hablará, como hasta ahora, principalmente de los temas de la ciudad y se ocupará bastante menos de defender los planes del ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, para derrotar a la inflación, o de profundizar algún contrapunto político con sus rivales.

El 50,6% de las PASO trajo satisfacción, pero nadie se confía. “Si se repite el resultado, ya está. Pero hay que trabajar”, es la línea que baja el jefe de gobierno. Así lo demuestra la rutina de campaña, que recobró todo su vigor este lunes y cuya agenda está planificada al detalle para las diez semanas que restan hasta las elecciones.

“Cuantos más votos saquemos, más vamos a ayudar a Mauricio, y viceversa”, comentó un ministro, que remarcaba el bajo índice de corte de boleta (poco menos del 2%) que benefició a Larreta por encima de los votos de Macri.

¿Y si no llega al triunfo en primera vuelta? Allí el escenario también es visto como favorable, aun si Fernández resulta ganador en las elecciones del 27 de octubre y Juntos por el Cambio debe hacer campaña contra el eventual presidente electo. “La ciudad siempre tiende a balancear el poder. Y de última, jugamos solos, ellos sin Fernández ni Cristina, y nosotros sin Macri en la boleta”, razonan en el equipo de campaña.

La eventualidad de que los resultados de las PASO se repitan y que solo Rodríguez Larreta “sobreviva” a la ola de derrotas que podrían sufrir Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal también se contempla. ¿Habrá migración de funcionarios hacia el “refugio” porteño? “No creemos eso, a un ministro no le podemos ofrecer gran cosa después del poder que tuvo por cuatro años. Además, Horacio va a defender al equipo con el que viene resistiendo el tsunami”, contestan, muy seguros, desde el edificio de Parque Patricios, donde ya toman envión para las semanas de batalla electoral.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!