Rodri supera la «mili» de Simeone

Con 22 años, Rodri firmó este verano el regreso a la que había sido su casa. Tras comenzar su carrera en la Academia, el centrocampista fue subiendo escalones en la cantera rojiblanca hasta llamar la atención del Villarreal. Fue en el conjunto amarillo donde maduró como futbolista y acabó ganándose un billete de vuelta a Madrid. De él se dice que tiene todo aquello que pide Simeone a un jugador: aporta control, orden y equilibrio. Sobre el campo parece que llevara una eternidad con sus compañeros y ha interiorizado los automatismos «cholistas» a la perfección. Ante el Getafe volverá a ser de la partida y por sus botas pasarán gran parte de las opciones de los rojiblancos de estrenarse a domicilio en esta liga.

En su presentación como con el Atlético Rodri ya apuntó alto: «Me gustaría parecerme a Gabi y Simeone», dijo entonces. El dorsal fue lo primero que heredó del anterior capitán y poco a poco fue su trabajo sobre el campo lo que terminó de convencer a su entrenador. Pronto demostró que ya no defendía la rojiblanca como un canterano, sino como uno de los centrocampistas con más presente y futuro del fútbol. Su trayectoria por el momento es ascendente: empezó de titular en la Supercopa de Europa, perdió peso en el estreno liguero y ha vuelto a ser de la partida en los dos últimos encuentros cumpliendo, además, con nota.

Solo estuvo ausente contra el Celta, en la que ha sido la única derrota del Atlético en lo que va de temporada. Simeone sí que apostó por él contra el Éibar, pero en el minuto 70 decidió sustituirle para dar entrada a Borja Garcés. La respuesta de un sector de la grada del Wanda Metropolitano llegó en forma de pitos hacia la decisión, ya que hasta ese momento Rodri estaba siendo de los más acertados sobre el campo. Preguntado sobre ello en rueda de prensa, el argentino valoró el trabajo de su pupilo al mismo tiempo que defendió el cambio: «La gente viene al estadio y ve que un jugador juega bien y quiere que siga jugando, pero el entrenador sabe que puede entrar uno que tiene olfato de gol. Y al final ese chico hace un gol».

Y es que si contra el Éibar aportó el equilibrio que luego echó en falta el equipo, ante el Mónaco confirmó que es la brújula perfecta para el centro del campo de Simeone. Rodri roba, reparte y cubre espacios, unas funciones que se complementan a la perfección con el trabajo y sacrificio de jugadores como Koke y con la llegada de otros como Saúl. Su porcentaje de acierto en el pase es el más alto del equipo, con un 93,8% de entregas bien efectuadas. Además, Rodri también es el que más balones roba: 4,5 por partido.

Con 1,91 de estatura, Rodri parece estar hecho a medida para este Atlético. Aunque todos los nuevos tienen que superar la particular «mili» de Simeone antes de asentarse en el equipo titular, parece que Rodri ha logrado convencerle pronto. Hoy saldrá de inicio ante el Getafe, un equipo que aún no encajado gol en casa esta temporada, pero que no sabe lo que es ganar al Atlético desde que el técnico argentino llegó al banquillo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!