Roberto Bautista y el tenis como salvavidas

La timidez le impide casi el contacto directo a los ojos cuando le hablan. Resopla con cierto agobio cuando se observa centro de atenci√≥n. No es lo suyo, y le cuesta, aunque lo lleva con toda la amabilidad y educaci√≥n del mundo porque va con el cargo y con el protagonismo que se ha ganado en este Wimbledon de ensue√Īo, en semifinales contra Novak Djokovic (hoy, a las 14.00 horas, Movistar y ABC.es).

¬ęEs algo de lo que tiene que sentirse orgulloso y por lo que ha trabajado mucho tiempo. Aqu√≠ no se regalan semifinales de Grand Slam y tiene que convencerse de que, no es que sea su sitio, sino que si est√° es porque ha merecido ese puesto¬Ľ, expresa su entrenador Pepe Vendrell. Pero no ha llegado aqu√≠ por un momento puntual, sino por un proceso de mejora y convicci√≥n largos, con muchos altibajos ten√≠sticos y personales que, sin duda, lo han hecho m√°s fuerte, m√°s capaz, m√°s preparado para todo. Incluso para Djokovic.

Tranquilo, serio y calmado en apariencia dentro de la pista, no difiere demasiado de su car√°cter fuera de ella. Aunque no ocultaba en la previa que ahora estar√≠a mucho m√°s liberado, sonriente y despreocupado entre sus amigos en Ibiza, en su despedida de soltero. Pero qu√© bien se est√° en Londres un d√≠a m√°s. ¬ęEs una persona muy sencilla, muy estable, muy asentada en rutinas. Se siente c√≥modo en el d√≠a a d√≠a. Es su zona de confort¬Ľ, continuaba Vendrell.

En el tenis ha encontrado ese refugio en el que apoyarse y en el que crecer. Propietario de una yeguada, disfruta y se relaja con sus paseos a caballo. Buen jugador de f√ļtbol, abandon√≥ las categor√≠as inferiores del Villarreal y qui√©n sabe si una gran carrera con el bal√≥n, y enfoc√≥ su futuro en la raqueta. Con la que ha construido sue√Īos y palmar√©s (nueve t√≠tulos) y a la que se ha agarrado como un salvavidas cuando los peores golpes llegaron de fuera de la pista.

En los Juegos Ol√≠mpicos de R√≠o 2016 pocos sab√≠an que Joaqu√≠n, su padre, por quien empez√≥ en el f√ļtbol, hab√≠a tenido un grave accidente mienras cuidaba los caballos. Porque ah√≠ estuvo Bautista, defendiendo espa√Īol√≠a, sacrificio y orgullo. Y recibiendo el cari√Īo de sus compa√Īeros, Rafael Nadal y Marc L√≥pez, cuyas primeras palabras tras conquistar el oro a √©l fueron dirigidas.

Tambi√©n estuvo en Roland Garros 2018, emocionalmente descompuesto porque pocos d√≠as antes falleci√≥ su madre, Ester, de forma repentina. ¬ęNo es f√°cil de manejar, pero no quer√≠a quedarme encerrado sino luchar como siempre lo he hecho¬Ľ, confesaba. Cada vez que gana un partido, su mirada y el dedo se dirigen al cielo, una cari√Īosa y humilde dedicatoria de quien fue clave para ser el tenista y, sobre todo, la persona que es hoy: fuerte, trabajador, en mejora continua. ¬ęHay que darle las gracias al tenis porque nos ha permitido seguir adelante. Es un mundo en el que tienes que estar muy enfocado y le ha hecho evadirse un poco de esas situaciones personales tan extremas¬Ľ, incid√≠a Vendrell, emocionado por la fortaleza de su pupilo.

Hoy, Bautista intentar√° devolver todos los golpes con la raqueta para volver a mirar al cielo.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!