River Plate, las raíces de la familia Solari

Jorge, Santiago y Augusto. T√≠o, sobrino y sobrino segundo. Los Solari, de moda desde que hace mes y medio uno de ellos fuera elegido para entrenar al Real Madrid, tienen un v√≠nculo muy especial con River Plate, el gran rival de los blancos para el Mundial de Clubes y que hoy (17.30 h Teledeporte) juega la primera semifinal ante el Al-Ain de los Emiratos √Ārabes. Ma√Īana ser√° el turno del campe√≥n de Europa, que se mide al Kashima Antlers japon√©s, y la l√≥gica deber√≠a medir a Madrid y a River en la lucha por el t√≠tulo del s√°bado.

La historia comienza en 1964, cuando Jorge ¬ęEl Indio¬Ľ Solari, apodado as√≠ por su parecido al famoso compositor y cantante argentino Indio Solari, miembro fundador de los Redonditos de Ricota, ficha por River Plate. Ten√≠a solo 23 a√Īos, y su contrataci√≥n fue un trueque con el portero de V√©lez Sarsfield Rogelio Dom√≠nguez, que a√Īos atr√°s hab√≠a sido guardameta del Real Madrid. Jorge es hermano de Eduardo, tambi√©n futbolista y padre del actual t√©cnico del Madrid, y durante sus seis temporadas en River luci√≥ su mejor f√ļtbol.

¬ęEl Indio fue un volante de brega, incansable lucha y muchos kil√≥metros por partido. De hecho, en el Mundial de Inglaterra fue titular con Argentina, gracias a sus buenas actuaciones en su club¬Ľ, recuerda a ABC Daniel Onega, compa√Īero suyo en aquel famoso River que dio inicio al apodo de ¬ęgallinas¬Ľ: ¬ęTen√≠amos un gran equipo, pero quedamos marcados por la final de la Libertadores de 1966 ante Pe√Īarol. Ellos ganaron la ida y nosotros la vuelta, as√≠ que tuvimos que ir a un tercer partido de desempate, disputado en campo neutral, en el Nacional de Santiago de Chile. Al descanso venc√≠amos 2-0, con gol de Solari y otro m√≠o. Ten√≠amos el t√≠tulo en las manos, pero Pe√Īarol logr√≥ empatarnos antes del minuto noventa y en la pr√≥rroga nos meti√≥ dos m√°s. Un 4-2 que nos dej√≥ marcados¬Ľ, detalla Onega. Tras aquel mazazo, River visit√≥ a Banfield en partido de liga argentina, y los hinchas locales lanzaron una gallina al campo pintada con los colores de los millonarios, mof√°ndose as√≠ de su derrota en la Libertadores: ¬ęRiver estuvo 18 a√Īos sin ganar un solo t√≠tulo. Fue una pena, porque aquella generaci√≥n era fabulosa¬Ľ.

Una familia solvente

A finales del pasado siglo, otro Solari volvi√≥ a honrar la camiseta de River. Santiago, como hiciera su t√≠o en la d√©cada de los sesenta, triunf√≥ con los millonarios, en una de las √©pocas m√°s gloriosas del club argentino. Francescoli, Salas, Astrada, Gallardo, Sor√≠n, Germ√°n ¬ęel Mono¬Ľ Burgos o Berizzo fueron integrantes de aquel gran River que gan√≥ dos Aperturas y un Clausura, adem√°s de una Supercopa Sudamericana. En 1999, tres temporadas despu√©s de su debut en River, Solari vol√≥ a Madrid para jugar en el Atl√©tico, previo paso al Madrid: ¬ęSantiago lleg√≥ con solo 20 a√Īos a River, pero su madurez era impropia de su edad. Siempre ten√≠a una sonrisa en la cara y se tomaba su tiempo para dialogar con todo el mundo. Era muy educado, adem√°s de un futbolista excepcional¬Ľ, recuerda Onega.

Los Solari fueron una familia de solvencia econ√≥mica, cultivada y con buenas referencias all√° por donde pasaban. Eduardo, el padre de Santiago, se licenci√≥ en Educaci√≥n F√≠sica, como Jorge; y otros dos t√≠os del hoy entrenador del Madrid son m√©dico y farmac√©utico: ¬ęEsa cultura del esfuerzo y del estudio que viv√≠a en su familia ha sido clave para su personalidad. Si tengo que describirle a Solari en su etapa en River le recuerdo con el gesto alegre, fineza en su porte y un libro en el brazo. Ya era entonces un tipo culto y preparado. Uno de los pocos jugadores que viajaba leyendo un libro. En los aviones hab√≠a jugadores durmiendo, otros tomando mate y Solari con un libro. Ve√≠as un adolescente adulto. Fue inteligente y supo aprovechar todas las herramientas que le dio la familia, algo que no sucede siempre con futbolistas de familia de clase media-alta¬Ľ, explica el periodista Ricardo Dasso.

¬ęA Santiago lo traje yo a River, y no me equivoqu√©. Triunf√≥ aqu√≠ y tambi√©n en el resto de equipos que jug√≥. Y eso no es sencillo porque estuvo en varios de los mejores clubes del mundo y siempre rindi√≥ a gran nivel¬Ľ, explica Daniel Onega, que volvi√≥ a River hace ya 25 a√Īos para dirigir su departamento de captaci√≥n: ¬ęLos Solari fueron siempre buenos profesionales y personas educadas y elegantes, En el recuerdo en el club de todos ellos es maravilloso¬Ľ.

El √ļltimo de la saga en jugar en River ha sido Augusto Solari, nieto de Jorge y sobrino segundo de Santiago. Un lateral derecho de amplio recorrido que ya en su primer a√Īo, 2012, logr√≥ conquistar la Copa Libertadores sub 20. Despu√©s, hasta 2015, ya con el primer equipo, ganar√≠a una Liga, una Copa de Argentina, una Libertadores, una Copa y una Recopa Sudamericana y una Copa Suruga. Actualmente, a sus 26 a√Īos, juega en Racing de Avellaneda, pero sus inicios se cocinaron en el Monumental, como le ocurri√≥ a Jorge y a Santiago. Son las brillantes ra√≠ces de la familia Solari en River Plate.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!