Rick Pitino, el héroe repudiado que busca redimirse en la Euroliga

En la espalda de Rick Pitino (Nueva York, 1952) luce un tatuaje que es una condena en s√≠ mismo. Se lo hizo a los pocos d√≠as de haber llevado a lo m√°s alto a los Cardinals de Louisville, en aquel t√≠tulo nacional de 2013 que era el segundo de su cuenta particular, lo que le situaba entre los entrenadores m√°s grandes de la historia. Futuro integrante del Sal√≥n de la Fama. Eran d√≠as felices para el t√©cnico, que no dud√≥ en cumplir la promesa que hab√≠a hecho a sus jugadores. Aquel tatuaje que durante a√Īos luci√≥ con orgullo es hoy el recuerdo de su peor pesadilla. La que comenz√≥ en 2015 con una investigaci√≥n criminal del FBI y que termin√≥ llev√°ndose por delante su leyenda dos a√Īos despu√©s, cuando fue despedido de su puesto por la Universidad de Louisville y repudiado por el resto de la canasta estadounidense. Un h√©roe ca√≠do en el olvido al que hace unos d√≠as rescataba el Panathinaikos y que hoy debutar√° ante el CSKAen un duelo crucial para los griegos en la Euroliga y emotivo para el americano.

Desde que fue despedido en 2017, Pitino no hab√≠a vuelto a sentarse en un banquillo. De hecho, se hab√≠a resignado a no hacerlo nunca m√°s. La dimensi√≥n del esc√°ndalo que le dej√≥ sin trabajo le convirti√≥ de la noche a la ma√Īana en un apestado para todos los equipos. Fue el FBI el que destap√≥ el entramado de corrupci√≥n que se llev√≥ por delante, entre otros, a Pitino y su red de colaboradores. Seg√ļn los hechos probados, el entorno del t√©cnico habr√≠a utilizado fondos facilitados por Adidas para ¬ęconvencer¬Ľa las familias de los j√≥venes m√°s talentosos para que ficharan por Louisville, algo completamente prohibido en el sistema universitario americano. Como parte de ese acuerdo, los jugadores se compromet√≠an a firmar un contrato con la marca deportiva cuando pasaran a la NBA.

Strippers y prostitutas

A ese entramado econ√≥mico se sum√≥ otro de tipo sexual, pues seg√ļn se desvel√≥ tambi√©n se habr√≠a pagado a strippers y prostitutas dentro del proceso de ¬ęreclutamiento¬Ľde los jugadores m√°s prometedores. Katina Powell, una de esas strippers, confirm√≥ lo sucedido en un libro en el que detallaba con pruebas la implicaci√≥n de varios empleados de la universidad.

Aunque los responsables de Louisville trataron de evitar por todos los medios la sanci√≥n, la gravedad del asunto oblig√≥ a la NCAA‚Äďla Asociaci√≥n de Deportes Universitarios‚Äď a borrar de los libros de historia todos los partidos disputados por los Cardinals en ese periodo, dejando sin ganador oficial el t√≠tulo de 2013.

De nada sirvieron las alegaciones y los recursos. Ni siquiera el despido de Pitino, que en 2017 se encontró sin sitio en el banquillo y sin futuro. Un héroe sin capa. Un apestado al que hace unos días rescató el Panathinaikos tras la destitución de Xavi Pascual.

Ser√° la primera vez que Pitino tome las riendas de un equipo a mitad de temporada. El reto es may√ļsculo, pues el gigante verde se encuentra en medio de una crisis de juego y resultados bastante importante. ¬ęEstoy emocionado por estar aqu√≠ y listo para afrontar este desaf√≠o¬Ľ, reconoc√≠a el t√©cnico nada m√°s aterrizar el mi√©rcoles en Atenas, sin tiempo para cambiar muchas cosas, ya que hoy se miden al temible CSKA.

La oportunidad del Panathinaikos debe servir a Pitino para redimirse y demostrar al mundo de la canasta que, m√°s all√° de lo ocurrido fuera de la cancha, su sabidur√≠a en el banquillo sigue siendo merecedora de ese Sal√≥n de la Fama. ¬ęLe deseo mucha suerte. Para un entrenador es siempre dif√≠cil adaptarse a un nuevo entorno. Hay mil cosas que influyen, como los jugadores, el equipo, la idiosincrasia del club, la ciudad, el idioma… Creo que Pitino es una leyenda como entrenador de baloncesto a todos los niveles y solo puedo darle la bienvenida a la Euroliga y desearle suerte¬Ľ, aseguraba ayer Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, sobre el reci√©n llegado.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!