restaurantes y hoteles prevén ingresar 1,25 millones de euros al día

MADRID Guardar

Más allá del debate sobre la sostenibilidad y el alcance de las medidas que se adopten en la Cumbre del Clima, el evento que comenzó ayer va a suponer una fuente extra de ingresos para la ciudad. Ya lo notan los taxistas, los hoteleros y los restauradores. No en vano, son más de 25.000 asistentes que estarán en Madrid desde ayer y hasta el viernes 13. De hecho, los hosteleros creen que la Cumbre dejará 13,5 millones de euros en la hostelería madrileña, lo que supone 1,25 millones de euros diarios.

Ese es, al menos, el cálculo que hacen desde la asociación Hostelería Madrid, antes La Viña. Y no es el único sector que se verá beneficiado por la llegada de los congresistas: dormirán en nuestros hoteles y se transportarán en nuestros taxis, Metro y autobuses. La auditora KPMG calcula que la celebración de la COP25 en Madrid dejará en la Comunidad unos 200 millones de euros de beneficios.

El presidente de los empresarios madrileños, Miguel Garrido, tiene claro que «celebrar aquí la COP25 supone una magnífica oportunidad para dar a conocer la capacidad de Madrid para albergar grandes eventos internacionales. Y en un tiempo récord». Una vez se termine la ampliación de Ifema prevista, recuerda, «podremos optar a organizar grandísimos eventos, compitiendo con Singaupr o Las Vegas».

Hostelería y comercio

Restaurantes y locales de ocio creen que los congresistas pueden dejar unos 13,5 millones de euros en estos diez días de Cumbre. No hay que olvidar que además, va a coincidir durante el fin de semana con el largo puente de la Constitución, que también supone la llegada masiva de visitantes a la capital. Cada día, serán 1,25 millones de euros los que lleguen al sector, señalan en la asociación Hostelería Madrid.

La confluencia de los participantes en la Cumbre y los 600.000 turistas –el 75 por ciento de ellos nacionales– que llegarán a la Comunidad durante el puente van a dejar ingresos de 30 millones de euros en restauración y ocio. «La cumbre posicionará a Madrid como referente en el compromiso con el cambio climático, pero también como referente gastronómico mundial», dice Juan José Blardony, director de Hostelería Madrid.

En el lado del comercio, es más difícil calcularlo, señala José Manuel Fernández, coordinador de comercio del Foro Empresarial de Madrid. «Quizá el tipo de visitante que viene a la Cumbre no sea tanto de consumo», plantea. No obstante, muchos estuvieron el domingo viendo el partido en el Wanda Metropolitano, apunta.

La almendra central y el barrio de Salamanca son sobre todo las zonas donde cree que se dejará sentir con más intensidad la llegada de los congresistas. Eso sí, son «más prudentes que otros años» en sus estimaciones: «se ha llegado al 26-27 por ciento más de ventas en ejercicios anteriores, pero con este tipo de eventos, el acto de comprar es mucho más racional». En todo caso, coincide en que el puente se dejará sentir, «y más con festivo el lunes».

Hoteles

En la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) prevén una ocupación media estos días del 70 por ciento, que puede llegar al 90 el viernes 6 y el sábado 7 de diciembre; «la planta hotelera tiene capacidad para acoger la demanda», asegura Mar de Miguel, secretaria general de AEHM. Y eso que un estudio del agregador de tarifas Kayak revela que los precios de los hoteles han crecido hasta un 15 por ciento en el último mes: lo que a finales de octubre eran 121 euros de media, a mediados de noviembre ya habían subido hasta 139 euros.

Coste

Las estimaciones señalan que el Gobierno Central va a gastar 86 millones de euros en la celebración de la Cumbre del Clima de Madrid. Pero en la memoria de impacto económico del evento, aprobado por el Consejo de Ministros, se podrá recuperar el 20 por ciento del gasto: entre 17 y 20 millones de euros.

Más allá de las cantidades concretas, hay otras circunstancias que valorar, como el impacto reputacional que tendrá el evento para la ciudad y para el país, y también el impacto económico en el sector de servicios regional. En este sentido, se han manejado diferentes cifras: la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, hablaba de unos 100 millones. Pero la auditora KPMG lo calcula en 200.

También ha generado gastos a nivel regional y local: la Comunidad de Madrid ha invertido 700.000 euros, 100.000 de los cuales van a reforzar la línea 8 del Metro, y el resto en un incremento del personal y en el abono transporte gratuito. El Ayuntamiento de Madrid invertirá 160.800 euros para ese bono gratis que se ha dado a todos los asistentes.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!