Reseña: La vuelta al mundo del rey Cibelino, de Jean-Christophe Rufin

Retrato de un idealista del siglo XVIII

Muchas veces resulta difícil trazar la línea que separa lo legendario de lo comprobado. Esta indefinición fáctica parece haber marcado gran parte de la vida de Móric August Benyovszky (1746-1786), el conde húngaro cuyas aventuras y viajes inspiraron La vuelta al mundo del rey Cibelino, la novela de Jean-Christophe Rufin.

La narración -repartida entre Benyovszky y su esposa Aphanasie- se enmarca dentro de la visita que el matrimonio le hace a Benjamin Franklin en Filadelfia, en 1784. Entre los hechos mencionados figuran la infancia de August; la influencia enciclopedista transmitida por su preceptor francés; la mala relación con su padre; su formación en las armas y el alistamiento en el ejército imperial. Posteriormente el conde se une a los polacos en su lucha contra la dominación extranjera. Cae prisionero de los rusos, lo deportan a Siberia y termina en la península de Kamchatka, donde conoce a quien será su esposa.

Rufin (Bourges, 1952) es médico, diplomático y miembro de la Academia Francesa. Su obra literaria recibió diversos galardones como el Premio Goncourt, en 2001, por la novela Rojo Brasil. Su libro sobre Benyovszky refleja una laboriosa investigación y muestra una adecuada ambientación. Las convicciones de su héroe son las de un hombre guiado por un ideal. Las memorias del conde húngaro se publicaron póstumamente. Por los datos que pueden recogerse en Internet sobre él, daría la impresión de que Rufin le insufló un exceso de corrección política al personaje, un recurso entendible para facilitar la identificación de los lectores actuales.

LA VUELTA AL MUNDO DEL REY CIBELINO

Por Jean-Christophe Rufin

El Cuenco de Plata

Trad.: Javier Ignacio Gorrais

314 págs. $ 490

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!