«Reconciliación es una palabra maravillosa»

—No me creo que le guste la vacación.

—No sé si me gusta, hace años que no tengo. Creo que las vacaciones son para recompensarte por haber trabajado todo el año, y para mí la recompensa es que me dejen seguir trabajando.

—Mi hija me pide que le pregunte si alguna vez fue como el padre del principio de la película.

—Por desgracia sí, en pequeñas cosas, detalles terribles, como estar viendo cualquier estupidez en el móvil y que te diga tu hija: «Papá, papá, ¡mira lo que he hecho!», y tú responderle sin levantar la vista de la pantallita: «Un momento, hija, que ahora papá está ocupado».

—Muchos padres se han reído.

—Pero con un punto de avergonzamiento, al verse reconocidos. Confiemos en que admitir los errores sea el principio del cambio.

—Su película me parece un hermoso acto de reconciliación en el que toda España cabe.

—España, Francia, Portugal y hasta el Reino Unido, si me apuras. Reconciliación es una palabra maravillosa. Como compresnión, entendimiento o tolerancia, siempre que no nos quedemos tan solo en decirlas.

—El padre es el reverso de Torrente.

—Torrente es un personaje que no evoluciona en ningún momento. Nada. Es monolítico. Es una caricatura salvaje de lo peor del ser humano. Es más fácil empatizar con este padre desastroso que se da cuenta, por el camino, de lo equivocado que estaba.

—¿Hay algo que le guste más que su trabajo?

—Cuando amo algo, o algo me gusta mucho, intento convertirlo en trabajo. Lo que más me gusta del mundo son mis hijas, y no llego a pensar en ellas como trabajo, pero sí como en una gran responsabilidad. Soy un privilegiado, trabajo en lo que me gusta.

—Plácido: ¿linchamiento o empoderamiento?

—El problema con estos temas es que todo el mundo siente que puede opinar alegremente. ¿Conozco los hechos, conozco a ambas partes? ¿Sé exactamente lo que ha sucedido? Entonces me reservo mi opinión, que seguro que así no me equivoco.

—¿Alguna actriz se le ha ofrecido a cambio de un papel? ¿Se dan este tipo de transacciones o es una leyenda?

—Nunca, y menos mal, me hubiese resultado muy violento. Imagino que estas transacciones se habrán dado y se seguirán dando, pero por suerte no me ha tocado presenciar ningún caso.

—¿Sus hijas se han crecido mucho por salir en la película?

—Crecen en general, pero por la alimentación mediterránea. La película ha sido una experiencia más, pero saben que como mejor se está es con los pies en el suleo.

—Su película demuestra que no sólo la mala leche es creativa.

—La creatividad no está necesariamente ligada con la mala leche: el humor se beneficia de múltiples ingredientes, la mala leche puede ser uno, pero no resulta imprescindible.

—¿Con qué niño de la película identifica más al niño que fue?

—Creo que tengo algo de todos. Era preguntón como Dani, sabelotodo como Carlota, «artistero» como Rocío, y si hubiese existido YouTube, habría sido Youtuber como Sara. Quizás con la que menos me identifico es con Paulita, que es rebelde, salvaje y va por libre, y por eso quizás sea también la que más me gusta.

—Resucite a uno que no conoció.

—A la hermana de mi madre, que murió a los seis años. No sabría decir por qué, pero llevo desde niño viendo la única foto que se conservaba de ella, y me da de verdad mucha pena no haberla conocido.

—¿Cree que España tiene solución –como los problemas en su película– a través de la ternura?

—Solución no lo sé, pero podríamos utilizarla más a menudo y en mayores cantidades, y estoy seguro de que mucho mejor nos iría.

—¿Tiene más esperanza o escepticismo?

—Como buen ciclotímico las veo a ambas subiendo y bajando, luchando en mi interior, deseando siempre que gane la esperanza. Pero el escepticismo vence en demasiadas ocasiones. Lo que en realidad a mí me gustaría ser, es un optimista.

—Arcadi Espada ha escrito que el juez Marchena es el español más carismático de los últimos tiempos.

—No sé si será el más carismático, pero me parece un tipo que tiene sentido común, que es juicioso, inteligente y muy sensato, cosas muy de agradecer en cualquier persona, y más si se trata de un juez.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!