rechazan paralizar la instalación de semáforos en la A-5

El Grupo Municipal Socialista ha hecho oídos sordos a las exigencias de paralizar la instalación de semáforos en la A-5 que hacía ayer el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco. El grupo municipal socialista, que lidera Purificación Causapié, ha votado hoy en Cibeles en contra de la suspensión del plan para convertir el tramo del Paseo de Extremadura en una calle urbana a su paso por Cuatro Vientos y Batán. El edil Chema Dávila se ha limitado a pedir diálogo con los municipios antes de su puesta en marcha y hacer un «alto en el camino». Franco habló ayer de que todos los socialistas «sin fisuras» se oponían de forma «rotunda» al proyecto que ellos mismos propusieron en mayo de 2016.

En la proposición presentada hoy por los socialistas, aprobada con el apoyo de Ahora Madrid, no se pide frenar la medida para reducir la velocidad en la A-5 en su entrada a Madrid y tampoco retrasarla, sino únicamente abrir con «carácter inmediato» y antes de la puesta en marcha del proyecto «un proceso de diálogo».

Sin embargo, Franco ayer en una reunión mantenida con una treintena de alcaldes y portavoces socialistas -entre los que estaba la propia Causapié- tachó la medida, impulsada por ellos mismos, de «personalista y electoralista».

Si Franco decía ayer que «el PSOE de Madrid quiere dejar perfectamente clara» su «rotunda y contundente oposición a estos planes y a que se realicen de forma inmediata»; hoy, el concejal Dávila suavizaba el discurso y afirmaba que los semáforos son «la mejor solución posible», aunque debe acometerse «de forma coordinada».

El edil socialista sólo ha sido crítico con el Gobierno de Manuela Carmena por no desarrollar todas las medidas que ha pedido el PSOE, como el área de protección de ruido, la coordinación con otras administraciones o que el proyecto estuviese ya redactado y presupuestado. «No ha hecho su trabajo, sino no estaríamos hablando aquí, habríamos inaugurado», ha criticado Dávila al delegado de Desarrollo Urbano Dávila.

Su intervención ha sido calificada por los concejales del PP y Ciudadanos de «papelón» y «sainete» por parte del resto de grupos tras el «tirón de orejas» de su secretario general. Para el PP, al Grupo Municipal Socialista «le han hecho un 155 en público».

«Se han hecho una enmienda a sí mismos», afirmó, por su parte, el edil de Cs Sergio Brabezo, al hacer mención que fue el PSOE quien impulsó este plan en mayo de 2016. Precisamente, el delegado Calvo también ha querido recordar las intervenciones que entonces hizo Dávila, cuando presentó la medida y le pidió «coherencia».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!