Real Madrid – Brujas: Alerta de Champions en octubre

La Liga de Campeones tiene una cierta similitud a la NBA o a la NFL. Hablamos de competiciones deportivas de élite con dos partes muy diferenciadas. La primera fase, en el caso de la Champions, o la liga regular, si hablamos de baloncesto o fútbol americano, no suelen ser competidas a velocidad de crucero. Los grandes favoritos saben que están en una mitad del torneo en la que se pueden permitir ciertas licencias porque se deben juntar un cúmulo de malos resultados para quedarte fuera de lo importante, de los cruces en la Champions y de los playoffs en la NBA o NFL, momento de la verdad en la que candidatos sacan todo su arsenal. Ahora bien, esto no son matemáticas, y no siempre es así. Hay veces que sale cruz, aunque sean muy pocas, y por eso Zidane estuvo ayer tajante en la sala de prensa de Valdebebas

«No empezamos bien la Champions. La derrota en París fue dura, nos dolió bastante, es la verdad. Ahora estamos últimos y desde entonces hemos jugado bien defensivamente y hemos hecho las cosas bien, pero hay que seguir mejorando. Mañana hay que sumar sí o sí», dijo el francés, serio, sabedor de que en un fase inicial de seis partidos, cualquier derrota te deja sin comodines. Además, si ese k.o. se produce en la primera jornada, goleada mediante, y ante el rival más fuerte, el problema se acentúa.

Sumar es prioritario

En esta coyuntura no tiene margen de error el Real Madrid tras el doloroso 3-0 en París contra el PSG que le ha hecho espabilar en Liga, y que ahora le debe obligar a hacerlo en la Champions si no quiere meterse en serios problemas en un grupo que, a priori, parecía sencillo: «Tenemos que mostrar solidez y fuerza cuando no tenemos balón, y con la pelota debemos provocar al adversario y crear ocasiones. Cuando no se tiene el balón debes estar fuerte, y cuando lo tienes hacer daño al rival, pero lo primero no es impedimento para lo segundo. Estamos contentos, pero mañana tenemos que pensar que el partido es muy, muy importante para sumar. Ahora mismo miro la tabla y somos los cuartos».

Recalcó Zidane en varias ocasiones lo de sumar, algo que se da por hecho ante un Brujas que es el rival más débil del grupo, pero el traspiés en París ha puesto en alerta al galo y quiere ser consecuente con ello tanto en el mensaje público como en el privado: «Después del partido de París todos estábamos decepcionados, pero tenemos una plantilla con mucha calidad y consciente de que necesitamos ganar mañana -por hoy-. Sabemos que el Brujas tiene jugadores de calidad y que trabajan muy bien, pero tenemos que pensar en nosotros y en lo que nos jugamos», explicó Hazard.

El belga, en el foco de la crítica por su irregular inicio de temporada, atendió ayer a los medios sin traductor. Solo dos meses ha necesitado para comprender el castellano, detalle de categoría e implicación. A su integración ya solo le falta empezar a marcar la diferencia en lo deportivo, como él mismo reconoce: «Honestamente, ya me siento al 100%. Sólo me falta marcar goles, ser decisivo, que es lo que espera todo el mundo de mí. Todavía no he demostrado que puedo ser un galáctico. Puedo dar mucho más».

Sus palabras encontraron el guante de Zidane, conocedor de primera mano de la situación: «A mí me pasó lo mismo cuando vine aquí en 2001, pero yo estaba muy tranquilo. Sabía que iba a funcionar. Hazard va a ser importante. No estoy preocupado, hay que tener calma».

El partido, con horario inusual (18.55 horas) contará con las novedades deportivas de Sergio Ramos y Nacho, que no jugaron en París al estar sancionados, y se espera un once con las inclusiones de Modric y Vinicius, una vez que James y Bale se quedaron fuera de la lista. Colombiano y galés arrastran aún golpes del derbi y Zidane ha decidido reservarlos por precaución.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!