Radiografía de la asistencia sanitaria en Castilla y León: Burgos, en alerta; Salamanca, bajo control

Casi toda la provincia de Burgos está en rojo. Un primer vistazo al mapa elaborado por la Consejería de Sanidad, al que ha tenido acceso ABC, para localizar los problemas de cobertura de médicos de Atención Primaria deja claro dónde se sitúan las mayores dificultades. Sólo cinco áreas de salud se salvan de estar calificadas como «áreas con problemas de cobertura generalizada en licenciados especialistas en Medicina de Familia y Comunitaria». En otras tres zonas -Medina de Pomar, Briviesca, Melgar de Fernamental y Aranda de Duero- hay también déficit de pediatras. Además, en la localidad ribereña hay un punto de atención continuada con «especial déficit». El director general de Planificación y Asistencia Sanitaria, Alfonso Montero, reconoce que las mayores dificultades están en este momento en Burgos, sobre todo en el ámbito rural, pero también en localidades más grandes, como Aranda. La razón fundamenta, según explica, es el elevado número de consultorios con que cuenta la provincial, 596, así como 22 puntos de atención continuada. Destaca cómo de las 88 plazas de médico de área actualmente hay 20 sin cubrir. Además, las jubilaciones previstas, hasta 15, vienen a restar aún más, de ahí que Montero apueste por hacer lo antes posible una reordenación de los recursos que permita poner orden en la asistencia sanitaria y garantizar esta prestación en perfectas condiciones. De hecho, insiste en que el problema no es de escasez de profesionales sino de una deficiente ordenación y uso de los recursos de que se dispone. El elevado número de consultorios de la provincia burgalesa, 596, es la principal dificultad El Bierzo es la siguiente área con mayores problemas, especialmente en Fabero y Cacabelos, mientras que en Segovia, los puntos con más dificultades para cubrir las plazas o hacer frente a bajas y vacaciones son Riaza, Segovia Rural, Villacastín, La Sierra y El Espinar. En Palencia, los colores más intensos, es decir, los puntos más complicados, se localizan en Aguilar de Campoo y en su punto de atención continuada. En León hay dificultades en el área de la capital y en Boñar y en Soria, en Ólvega. En Ávila, la falta de especialistas de Medicina de Familia y Pediatría se concentra en Sotillo de la Adrada y Candeleda, mientras que en Valladolid hay problemas de cobertura de pediatras en Alaejos. Por lo que se refiere a Zamora, la falta de médicos de familia se sufre, especialmente, en el centro de atención continuada de Puebla de Sanabria, aunque otras áreas como Aliste o Sayago también padecen este déficit. Entre 2019 y 2020, un total de 249 médicos de Atención Primaria están en condiciones de jubilarse Por contra, la provincia de Salamanca aparece toda ella impoluta en el mapa elaborado por la Consejería de Sanidad, lo que no quiere decir que no se produzcan dificultades puntuales y que «no haya riesgos», matiza Montero. Recuerda, incluso, que el año pasado hubo situaciones difíciles en zonas como Arribes del Duero, pero este año parece que todo que está más controlado. La razón, señala, es que se hizo una reagrupación y, además, se formaron más especialistas, si bien aclara que también hay que seguir trabajando para adelantarse a futuras complicaciones como pueden ser las jubilaciones. El director general de Planificación y Asistencia Sanitaria subraya que los problemas de cobertura de facultativos tienen carácter nacional y se centran, especialmente, en el mundo rural como consecuencia de la dispersión de los municipios y del elevado porcentaje de personas mayores. Infraestructuras En Castilla y León hay 3.669 consultorios locales y 247 centros de salud, lo que da idea de las dificultades para poder atender tanta infraestructura. En cualquier caso, según Montero, este verano, aún habiendo problemas, han sido menores que el pasado «porque se ha actuado con más previsión y con más capacidad de organización». Sin embargo, asegura que es necesario acometer ya una reordenación de la Atención Primaria que permita a los profesionales atender de forma continuada sin emplear demasiado tiempo en desplazamientos, garantizar que los pacientes tienen accesibilidad a los centros de salud o consultorios los cinco días de la semana y fomentar el trabajo conjunto médico-enfermera. Una reordenación en la que trabaja actualmente la Consejería con el ánimo de ponerla en marcha lo antes posible. Y, para ello, afirma que la colaboración de los profesionales será determinante, así como las posibilidades que ofrece el poder trabajar en red, es decir, conectar centros de salud y hospitales de forma que se puedan optimizar los recursos. Otro de los elementos que más preocupa en el departamento de Verónica Casado es el de las jubilaciones. De hecho, según sus previsiones, entre este año y el próximo un total de 249 médicos de Atención Primaria de Castilla y León alcanzarán los 65 años y podrán jubilarse. Bien es cierto que, si así lo deciden y con la aprobación de Sacyl en función de las necesidades, pueden continuar en activo. Aún así, se prevé que buena parte de ellos opten por la jubilación, de ahí que se considere otro elemento más a tener en cuenta a la hora de determinar el número de facultativos con que se cuenta. Valladolid, con 58 sanitarios, es la provincia con más jubilaciones previstas entre 2019 y 2020. A continuación se sitúa Zamora con 32, seguida por Segovia, con 31. En Palencia cumplen los 65 un total de 27 médicos; en Salamanca, 25; 22 en Soria; en León 20 (16 en el Bierzo y cuatro en el resto de la provincia); 19 en Ávila y 15 en Burgos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!