Racing suma 176 días en la cima: un líder que aprendió y reaccionó a los dos mazazos de River

Fuente: FotoBAIRES

Puntero de la Superliga desde la cuarta fecha, Racing lleva 17 jornadas defendiendo el primer puesto. Son 176 días instalado en lo más alto. Desde que el 2 de septiembre de 2018 le quitó el liderazgo a Rosario Central con un 2-0 en Avellaneda, hasta este fin de semana que lo vio salir extasiado del Libertadores de América por un 3-1 a Independiente conseguido con una batería de recursos: corazón, mente, las manos y reflejos de Gabriel Arias , los pies solidarios del resto y esa cabeza golpeada de Sigali a la que todos quisieron dedicarle el tributo de un triunfo en un clásico que se recordará por mucho tiempo.

L√≠der durante 25 semanas, a la Academia le restan seis m√°s (la √ļltima fecha se disputar√° el 7 de abril) para ser campe√≥n, algo que se dice r√°pido y f√°cil, pero que en la historia de Racing casi siempre fue un anhelo lleno de sufrimiento y angustia. De consagrarse, lo har√° por segunda vez en el t√©rmino de cuatro a√Īos y medio, desde el Torneo Transici√≥n 2014 obtenido con Diego Cocca. Para encontrar un per√≠odo de menor tiempo entre un t√≠tulo local y otro, hay que remontarse a las vueltas ol√≠mpicas de 1958 y 1961.

Club que lleva el estoicismo en sus genes, esta campa√Īa no es la excepci√≥n. Hay ilusiones y expectativas fundadas, pero tambi√©n resiliencia para reponerse a un par de mazazos, que podr√≠an haberlo tumbado, desenfocado. Y sin embargo, de ambos emergi√≥ con esp√≠ritu guerrero, pidiendo la pelota y dando la cara. El verdugo fue el mismo, aunque por competencias diferentes: River lo minimiz√≥ dos veces, lo redujo a la nada en el Monumental. La primera, en agosto de 2018, con un 3-0 que lo sac√≥ a los cachetazos de la Copa Libertadores. La segunda, hace un par de semanas, con un 2-0 que le cost√≥ que el desinhibido Defensa y Justicia le igualara la l√≠nea en la Superliga. Ese domingo, en las entra√Īas del Monumental, Eduardo Coudet se asumi√≥ culpable por no haber sabido transmitir el partido que se deb√≠a disputar.

Nos venían costando los partidos importantes de visitante y contra Independiente dimos una gran muestra de carácter. Ojalá esto sea el envión que nos estaba faltando

Gabriel Arias

.

Vale hacer un poco de historia para entender la capacidad de reacción de la Academia a esas dos decepciones profundas. No se dejó arrastrar por el abatimiento, se levantó fuerte y en guardia para afrontar lo que venía. Se dio un refresh inmediato. Tras la caída por la Libertadores, cuando fueron expulsados Centurión y Soto, Coudet intervino en la formación. Salieron de la titularidad Soto, Nery Domínguez, Cardozo, Centurión y Bou. Entraron los chilenos Mena y Marcelo Díaz (un tiempista siempre bien ubicado y clarividente para resolver a un toque), Pol Fernández, Solari y Cristaldo.

El Chacho no se cas√≥ con nadie. Recurri√≥ al amplio plantel del que dispone, sobre todo con un cat√°logo de mediocampistas que le ofrecen variantes de movilidad y manejo. Aquella vez, el equipo dijo “ac√° estoy” con un 2-0 sobre un Rosario Central que ven√≠a con el 100 por ciento de los puntos en tres fechas.

Cuando Racing hab√≠a tomado otra vez una velocidad crucero, River le volvi√≥ a bajar las revoluciones. No solo fue la derrota, sino el esc√°ndalo que desparram√≥ primero en la cancha y luego en las redes sociales la irresponsabilidad de Ricardo Centuri√≥n , empe√Īado en emborronar en el sentimiento del hincha el afecto que le tiene por haber surgido de las divisiones inferiores y haber convertido el gol del t√≠tulo en 2014. Pudo haber sido desestabilizador lo de Centuri√≥n para el grupo, que supo procesar el conflicto con madurez y profesionalismo. Mientras el incorregible volante pasaba a entrenarse con la reserva, el plantel se aglutin√≥ y reforz√≥ la autoridad de Coudet, con la sentida dedicatoria que le hizo Licha L√≥pez en el 3-0 sobre Godoy Cruz. Ante los mendocinos, Cvitanich dej√≥ de ser una pieza de recambio y entr√≥ en la formaci√≥n por Cristaldo; tambi√©n Zaracho, un volante de √°rea a √°rea, sacrificado y vibrante con la pelota, se hizo un lugar. Nuevamente Chacho tocaba teclas para rectificar el rumbo. Y acertaba.

El deshilachado Godoy Cruz quizá le facilitó una producción muy lucida. El gran examen, de carácter y futbolístico, tenía rival y lugar: Independiente y de visitante, donde Racing gana muy esporádicamente. A lo mejor el 3-1 fue exagerado a la luz de los apuros que pasó en varios momentos, pero destaca dos virtudes del puntero: lo fue a buscar de arranque, tuvo un cuarto de hora en el que consiguió la ventaja y desconectó a Independiente, y lo remató al final, no perdonó los descuidos adversarios.

Tiene m√©ritos concretos Coudet, que igual no deja de aferrarse a lo esot√©rico, como esa cl√°sica bufanda que lo envuelve hasta en una noche de pegajosa humedad: “De los cachetazos se aprende, aprendimos la lecci√≥n de la derrota con River. Nos traicionamos en ese partido y no pod√≠amos volver a hacerlo. Contra Independiente jugamos con el coraz√≥n. Le deb√≠amos un partido as√≠ a la gente y tambi√©n a nosotros mismos”.

Con 48 puntos sobre 60 (80 por ciento de eficacia), nadie gan√≥ m√°s partidos (15) ni marc√≥ m√°s goles (38, con un promedio de 1,9 por encuentro) que Racing. Entre tantas circunstancias que debi√≥ asimilar, est√° la de salida de Lautaro Mart√≠nez, goleador del equipo con 13 tantos en la anterior Superliga. Ahora lo tiene a Lisandro L√≥pez, que el 2 de marzo cumplir√° 36 a√Īos y suma 16 goles. Entre las paredes del vestuario visitante de Independiente retumb√≥ el c√°ntico del plantel: “Ven√≠, ven√≠, cant√° conmigo, que un amigo vas a encontrar, que de la mano, de Licha L√≥pez, todos la vuelta vamos a dar”. As√≠ como Diego Milito lo hizo en 2014, ahora el emblema que lo sucede es el que muestra el camino a la gloria.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!