Quién quiere ser millonario: Noemí Alan, de las adicciones y la depresión a la búsqueda de un nuevo amor

Noemí Alan ganó 180 mil pesos.

“Mamá es intensa, pero es muy buena gente. Es así como la ves, le gusta estar con las plantas, con los perros en casa: Es así, sencilla”. La que habla es Lara Moreira, y la destinataria de los elogios es Noemí Alán, símbolo sexual en la década del 80 y hoy participante en Quién quiere ser millonario.

En su paso por el programa del jueves, la “Tana” se mostró con el mismo entusiasmo que la convvirtió en una de las figuras más relevantes de la televisión argentina, sea junto a Juan Carlos Calabró, Gerardo Sofovich o los uruguayos de Hiperhumor.

Hoy, alejada de los medios, Noemí vive en la tranquilidad de su casa, buscando cada día en sus hijos (Lara, su comodín en el programa, y su hermano Jano) la luz que la aleje de las épocas de adicciones y depresión: “A ellos les debo mucho, porque pasaron momentos difíciles. Les pediría disculpas por todos los errores que cometí, cuando todavía tenía la adicción al alcohol. Con la depresión también, pese a que es una enfermedad debe ser muy difícil para dos personas jóvenes ver a su mamá tirada en la cama, sin levantarse, sin hacerles la comida. La tuvieron que luchar mucho, y siempre conmigo”.

El cuadro de depresión, del que todavía se encuentra en tratamiento, llevó a la actriz a pensar en la muerte. Así se lo contó a Santiago del Moro: “Me dí cuenta de que toqué fondo cuando empecé a tener malos pensamientos, pensamientos suicidas. Ahí fue cuando llamé a mi hija y decidí internarme. A la gente que sufre lo que sufrí yo le digo que pida ayuda, porque solo no se puede. Que salga de la cama, y aunque sea se siente en el comedor a mirar por una ventana. La cama y la oscuridad son terribles. Con la situación que estamos viviendo hay mucha gente que está mal, por más que tenga trabajo no sabe lo que le pasa. Tienen que asumir que la depresión es una enfermedad, y hoy en día se ha vuelto una epidemia”.

Con mucho optimismo y proyectos por delante, la Tana Noemí Alan aseguró que va a destinar los 180 mil pesos del premio a construir un vivero en su casa. También confesó que todavía sueña en volver a encontrar el amor: “Me gustaría tener un amigovio, alguien con quien salir. Con cama adentro no, porque me gusta andar en chancletas y comer a la hora que se me antoja. Pero sí el enamoramiento de salir, de ir al cine. Eso de arreglarte cuando sabés que te va a pasar a buscar, que te palpite el corazón. Ojalá volviera el amor, tengo muchas ganas”.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!