Quién quiere ser millonario: el ex de Mica Viciconte ganó 180 mil pesos para su proyecto de inclusión

Pitu Blázquez con el acróbata Pablito.

De las continuas generaciones de participantes que pasaron por Combate, la de Mauro “Pitu” Blázquez fue una de las más recordadas, no solo por la performance del acróbata sino por su promocionado romance con Mica Viciconte, que nació en el estudio de canal 9 y se prolongó hasta que la panelista de Incorrectas conquistó a Fabián Cubero.

Pitu llegó a Quién quiere ser millonario acompañado de dos de sus alumnos, Maxi que tiene parálisis cerebral, y Pablito, un entusiasta adolescente con Síndrome de Down. “A mí no me importa que Pablito tenga Síndrome de Down o Maxi parálisis cerebral. Yo en ellos veo valores, ellos son mis amigos”. Pitu se involucró con el grupo a partir de un mail de Maxi donde le decía “me cansé del suelo, quiero volar”, desde ahí fue cuestión de encontrar la manera y hoy es una figura del teatro.

Los tres son parte de la obra Hermosamente diferentes, un proyecto de espectáculo acrobático que demuestra que nada es imposible, “nosotros la remamos mucho. Tenemos una obra que nos ha dado mucho, hasta ganamos un premio Estrella de Mar en Mar del Plata, pero no tenemos una productora, la plata la pongo yo así que dependo de que la gente nos venga a ver. Nuestra idea es invertir el premio en alquilar un teatro grande, soñamos con un Gran Rex, con hacer temporada en Carlos Paz”, dice Pitu.

El cierre del espectáculo y uno de sus puntos cúlmines está a cargo de Pablito que, colgado de unas telas, hace figuras aéreas. Parte de la performance, el participante la recreó con singular destreza, ante la mirada asombrada de Santiago del Moro , que reconoció tener “mucho miedo” para hacer lo mismo.

“La mayor parte del elenco son personas con discapacidad. Tanto acá en el estudio como en las casas hay gente que puede hacer algunas cosas, y otras no. Pero si ponés el foco en lo que no podés hacer, difícilmente descubras lo que sí podés”.

Pitu Blázquez se llevó 180 mil pesos, suficiente para dar un paso más en este proyecto de inclusión que, con felicidad, ocupa su vida: “Es un montón de dinero, vamos a alquilar un súper teatro y vamos a invitar a toda la gente a ver nuestra obra, que no tiene nada que envidiarle a cualquier otra. El trabajo dignifica, y que la gente con discapacidad tenga laburo es muy importante. Pablito con su primer sueldo se compró un celular, y Maxi un piano. La oportunidad de estar acá nos permite educar, es fabuloso. A veces me dicen que soy una persona solidaria, pero yo te juro que me llevo el doble a mi casa”.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!