«Queremos vencer en honor a Celia»

La muerte de Celia Barquín aún sigue en boca de todos, tanto por las trágicas circunstancias en las que se produjo como por la prometedora carrera que se truncó de repente. El mundo del golf ha sabido reaccionar con rapidez ante la desgracia y desde el primer momento se dispuso a realizar todo tipo de actos para recordar a la cántabra, asesinada a cuchilladas mientras se entrenaba en Iowa.

Se da la circunstancia de que esta semana se celebra en Terramar el Estrella Damm Ladies Open, valedero para el Circuito Europeo, que ha reunido en la costa barcelonesa a 108 de las mejores jugadoras. Y el hecho de que la mayoría de ellas conocieran a la joven cántabra ha hecho que el impacto haya sido aún mayor entre las profesionales. «Aparte de las españolas, aquí hay jugadoras de 25 países que de una manera u otra estuvieron en contacto con ella, ya fuera en competiciones internacionales o universitarias –comenta Marta Figueras-Dotti, promotora del torneo– por eso en la recepción y en los actos de inauguración el ambiente era muy triste». Sin embargo, como deportistas que son, pronto decidieron que el mejor modo de cumplir con su compañera era dando lo mejor en el campo, para dar un gran espectáculo y demostrar la calidad que atesoran. «Se han preparado crespones negros para todas y hoy se parará el juego a las 12 del mediodía para guardar un minuto de silencio, pero el mejor de los regalos será poder dedicarle la victoria el domingo».

En el caso de Marta, el impacto fue aún mayor, ya que la tuvo a sus órdenes cuando era entrenadora de los equipos naciones. «Estuvo cinco años conmigo en la Residencia Blume, viajamos a un montón de torneos y vivimos grandes experiencias, por eso no termino de creérmelo. Porque mientras lo hago, tengo que estar atendiendo a los invitados y a los patrocinadores y ponee buena cara… Afortunadamente, todo el mundo está colaborando mucho y vamos a sacar adelante el torneo en su honor», concluye.

Historias personales

Esta misma intención la comparten sus compañeros del European Tour, que esta semana están compitiendo en Portugal y que aún tratan de superar el duro golpe. «Era amiga de mi hermano y conozco a su familia de toda la vida –comenta su paisano Nacho Elvira– por lo que solo puedo mandar todo mi apoyo a Miriam y a Marcos en estos momentos». Y si puede ir acompañada por una victoria, mucho mejor, como también expresó Sergio García. «Vamos a llevar el lazo negro y trataremos de tener una buena semana para que, aunque ella ya no esté, al menos su familia se sienta un poco arropada por todos nosotros; así lo hemos hablado los españoles». En el caso del castellonense la vinculación con los Barquín era especial, pues su padre dio clases a Celia cuando era pequeña y luego siguió su trayectoria.

A la hora de recordar su figura, cada cual tiene su propio momento para guardar en la memoria. El presidente de la Federación Española quiere conservar una característica de su personalidad. «Yo me quedo con su sonrisa y vitalidad, la que siempre mostraba cuando jugaba al golf», indica Gonzaga Escauriaza. Su compañera de promoción y gran amiga, María Parra, va un paso más allá, aunque reconoce que le cuesta mucho seleccionar un instante en particular. «Recuerdos con ella tengo millones, aunque siempre que nos veíamos hablábamos de algo muy concreto: un campeonato de Europa por equipos sub 18 que jugamos en Eslovaquia». La gaditana relata que la experiencia que vivieron en su partido contra Inglaterra fue inolvidable, porque «jugamos juntas el foursome y fue todo un espectáculo. Llevábamos 15 putts en 12 hoyos y las ganamos en el 14… cómo sería que ellas nos aplaudían en cada hoyo y nosotras, cada vez que la metíamos, les pedíamos perdón porque ya era demasiado».

Además de ese detalle de acierto en los greens, Parra quiere destacar su compañerismo. «Siempre estaba dispuesta a ayudar y animar al equipo; era la persona mas cariñosa del mundo –apunta, para terminar con una broma personal–. Siempre que me veía venía por detrás, me daba un abrazo y me decía: “cómo te quiero rubia”».

Apoyo popular y anónimo

Los momentos para recordar no dejan de llegar, tanto por parte de los golfistas profesionales como de los amateurs. Unos conocidos, como el cantante David Bustamante, que subió a las redes sociales una foto que le pidió a Celia en 2015, impresionado por sus cualidades golfísticas. Pero, la inmensa mayoría, simples jugadores que comparten su misma afición por un deporte que premia el juego limpio pero que, esta vez, se ha visto tocado por la locura. En todos los clubes han guardado minutos de silencio o de aplausos en los torneos que se han celebrado en los dos últimos días y en los que llegarán en el fin de semana. El destino ha querido que, como a su admirado Seve, una cita profesional europea sea su homenaje: Ballesteros en El Prat y Celia en Terramar.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!