¿Qué pasaría si el asesinato de Lenon se hubiera juzgado en España?

La detención ilegal, violación y asesinato de la joven Laura Luelmo en Huelva ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre la conveniencia de mantener la prisión permanente revisable, implantada desde hace tres años en la legislación penal española, o derogar la ley que la regula, como pretende el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Así se ha enfrentado la justicia de otros países a sus crímenes más escabrosos.

Estados Unidos

Mark David Chapman: Asesinato de John Lennon

El 8 de diciembre de 1980 tiroteó mortalmente a John Lennon a las puertas del neoyorquino Edificio Dakota, donde vivía el cantante. Chapman planificó el crimen y esperó hasta tenerlo al alcance de su pistola. Disparó repetidamente contra el ex Beatle, quien falleció media hora después en el hospital al que fue trasladado. Por ese crimen, Chapman lleva 38 años en prisión y hasta el año 2020 no podrá pedir de nuevo su puesta en libertad, que se le ha denegado ya en diez ocasiones previas, la última este mismo año. En el último informe de denegación se subraya que el condenado «demostró una indiferencia monstruosa hacia la vida humana».

Condena impuesta: Entre 20 años y cadena perpetua. Lleva 38 años en prisión. Se le ha denegado en diez ocasiones su solicitud de libertad.

En España: con el actual Código Penal, podría haber quedado libre en once años. Se le habrían impuesto entre 15 y 20 años de cárcel por un delito de asesinato con alevosía. Con las tres cuartas partes de la condena cumplida podría haber quedado en libertad condicional.

Austria

Josef Fritzl: Secuestro y violación de su hija

Mantuvo secuestrada a su hija Elisabeth durante 24 años, encerrada en un sótano, donde la violó repetidamente. Fruto de esas violaciones tuvo con ella siete hijos, uno de los cuales falleció. El bebé murió a los pocos días de nacer, después de que Fritzl se negara a llevarlo al médico para que le tratara de los problemas respiratorios que padecía el pequeño. Según el tribunal, el bebé podía haber sobrevivido si hubiera recibido asistencia sanitaria. Fue condenado a cadena perpetua en marzo de 2009 e ingresado en una prisión psiquiátrica, por los delitos de secuestro de su hija, violaciones reiteradas y muerte del bebé.

Condena impuesta: Cadena perpetua, con un mínimo efectivo de 15 años de reclusión. A partir de ahí, para quedar en libertad tendrían que ponerse de acuerdo tres jueces.

En España: Sería condenado por los delitos continuados de detención ilegal, agresión sexual y homicidio por omisión, con agravantes. Daría como resultado un cumplimiento efectivo de 30 años de prisión, como máximo.

Alemania

Hussein Khavari: Violación y asesinato

Por la violación y asesinato de Maria Landenburger (19 años), este joven refugiado fue condenado a cadena perpetua, contemplando expresamente la posibilidad de impedir su puesta en libertad a los 15 años –plazo previsto en la legislación alemana para pedir la revisión de la pena–, de modo que Hussein Khavari pueda estar recluido de por vida si así se determina en el futuro. Violó y asesinó a una estudiante de 19 años en la ciudad alemana de Friburgo en octubre de 2016. Tras dejarla malherida, tiró a la joven a las aguas del río Dreisam, donde dejó que se ahogara. El acusado intentó hacerse pasar por un menor de edad para ver reducida la pena, pero no cuajó su engaño. El tribunal destacó la crueldad con la que Khavari atacó, violó y mató a su víctima. La joven fue asaltada cuando volvía a casa en bicicleta.

Condena impuesta: Cadena perpetua –un mínimo de 15 años de prisión en Alemania–, a la que el tribunal añadió expresamente la posibilidad de reclusión de por vida, dada la gravedad del crimen.

En España: Prisión permanente revisable, con posibilidad de quedar en libertad a los 25 años si cumple los requisitos establecidos en el propio Código Penal para suspender la ejecución de esa pena.

Argentina

Nahir Galarza: Ejecutó a su novio

La joven, de 19 años, asesinó a tiros a su novio, Fernando Pastorizzo, unos días después de que mantuvieran una fuerte discusión. El pasado mes de julio, Nahir Galarza fue condenada por un tribunal argentino a cadena perpetua, tras considerar probado que no fue un tiroteo accidental sino que la acusada actuó conscientemente con la firme intención de acabar con la vida del muchacho. La legislación penal argentina establece que la cadena perpetua conlleva, como mínimo, tres décadas y media de prisión: solo transcurridos 35 años puede solicitarse la suspensión de la pena a cadena perpetua.

Condena impuesta: Cadena perpetua, lo que en Argentina conlleva un mínimo de 35 años de prisión.

En España: Condena de entre 15 y 25 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía –con agravante por parentesco la pena mínima se elevaría a 20 años, aunque la máxima seguiría siendo de 25–. Podría quedar en libertad tras cumplir las tres cuartas partes de la condena, lo que supondría 19 años como máximo -y parte de ellos en tercer grado-.

Dinamarca

Peter Madsen: El descuartizador del submarino

En agosto de 2017, mató y descuartizó a la periodista sueca Kim Wall, de 30 años, cuando ésta acudió a ver el submarino que se había fabricado Peter Madsen, de 47. El pasado 25 de abril, Madsen fue condenado a cadena perpetua por un jurado de la Corte de Copenhague, y el fallo fue ratificado en septiembre la Audiencia Nacional de Dinamarca. Peter Madsen fue condenado por agredir sexualmente y asesinar de forma planificada a la joven periodista, a cuyo cuerpo infligió mutilaciones sexuales, lo decapitó, lo desmembró y luego tiró al mar el cadáver troceado. En Dinamarca cabe solicitar la revisión de la pena de cadena perpetua tras llevar 12 años en prisión. De media, la cadena perpetua en Dinamarca supone el cumplimiento de unos 16 años de cárcel.

Condena impuesta: Cadena perpetua, con posibilidad de revisión tras 12 años en prisión.

En España: Prisión permanente revisable, con posibilidad de quedar en libertad a los 25 años si se cumplen los requisitos establecidos en el propio Código Penal para suspender la ejecución de esa pena.

Francia

Mikel Carrera «Ata»: Asesinato terrorista

En diciembre de 2015, la Justicia francesa condenó al etarra Mikel Carrera Sarobe «Ata» a cadena perpetua, por el asesinato de un gendarme el 16 de marzo de 2010. El Tribunal de lo Criminal de París consideró a «Ata» miembro del comando que, tras asaltar un concesionario del que robaron cinco coches. Ocurrió en marzo de 2010. En su huida se toparon con una patrulla policial y asesinaron a tiros al gendarme Jean-Serge Nérin. «Ata» ya había sido condenado a otra cadena perpetua en Francia por crímenes previos. En diciembre de 2015 le fue impuesta la segunda por el asesinato de ese policía y por considerar probado que «Ata» era dirigente de ETA.

Condena impuesta: Cadena perpetua -con posibilidad de revisión de condena y obtener la libertad condicional tras cumplir un mínimo de 22 años de cárcel-.

En España: Prisión permanente revisable, con posibilidad de solicitar la libertad condicional tras cumplir al menos 28 de prisión y si reúne los especiales requisitos exigidos en el propio Código Penal para condenados por delitos de terrorismo –arrepentimiento expreso y colaboración con la Justicia, entre otros-.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!