¬ŅQu√© es la salida de la deuda “a la uruguaya” que propone Alberto Fern√°ndez?

La ciudad de Montevideo, Uruguay Fuente: Archivo

MONTEVIDEO.- La “f√≥rmula uruguaya” es un camino de ruta para la Argentina como v√≠a para salir de la crisis de deuda a la que se enfrenta. As√≠ lo reconocen los responsables de una operaci√≥n hist√≥rica de canje de bonos hecha en 2003, que permiti√≥ a Uruguay superar un panorama que amenazaba como desesperante, y que deriv√≥ en una salida ordenada que fue muy elogiada.

“La primera definici√≥n era sobre la voluntad de pagar”, dijo anoche a LA NACI√ďN el economista uruguayo que comand√≥ el operativo ante operadores financieros internacionales, Carlos Steneri.

En tiempos de gobierno de Jorge Batlle, Steneri era el representante de Uruguay ante los organismos financieros, agencias y grupos de inversores internacionales.

La f√≥rmula parece sencilla pero su aplicaci√≥n no lo es tanto. Implica estirar plazos mediante canje de bonos por otros de vencimiento cinco a√Īos m√°s que los originales, respetando la tasa de inter√©s y sin quita de capital. Pero para ello se requiere que haya una alt√≠sima aceptaci√≥n voluntaria de los tenedores de t√≠tulos, y eso precisa otro punto clave: que el pa√≠s demuestre responsabilidad pol√≠tica y voluntad de hacer los ajustes necesarios en las finanzas p√ļblicas, para que la operaci√≥n sea cre√≠ble. Eso se logra mostrando que el Estado recupera la capacidad de hacer frente a sus obligaciones.

“La operaci√≥n permite ganar tiempo, pero el tiempo hay que usarlo para hacer las cosas que hay que hacer, porque los inversores tienen que convencerse que cobrar√°n m√°s tarde, pero que cobrar√°n”, reflexiona Steneri una d√©cada y media despu√©s de aquel trabajoso acuerdo.

Uruguay había entrado en recesión en la primavera de 1998, poco después que lo hiciera Argentina. El verano de 1999 comenzó con la ruptura del Plan Real de Brasil y el escenario fue más duro.

Faltaba lo peor

La crisis financiera argentina de 2001 pegó fuerte en Uruguay y desnudó debilidades macroeconómicas, mientras ahorristas cruzaban el Plata para retirar sus ahorros de bancos de Colonia, Montevideo y Punta del Este. La corrida se replicó y la crisis bancaria sacudió al Uruguay, que también sufrió crisis cambiaria con brusca devaluación y una crisis de deuda.

El “grado inversor” ganado en 1997 se hab√≠a perdido en aquel 2002 y con acumulaci√≥n de a√Īos de d√©ficit, la deuda se volv√≠a impagable.

El gobierno de Jorge Batlle comenz√≥ a solucionar la crisis bancaria dejando caer los bancos malos y dando espacio para los bancos sin problemas propios. La banca p√ļblica reprogram√≥ dep√≥sitos y mantuvo confianza.

¬ŅCu√°l es la mejor forma de pagar la deuda externa? Fuente: Archivo

Pero, había que solucionar la crisis de deuda. El desafío fue para el entonces ministro de Economía Alejandro Atchugarry, su principal asesor, Isaac Alfie, el presidente del Banco Central Julio De Brun y el agente financiero Carlos Steneri.

El 10 de abril de 2002 se present√≥ la f√≥rmula de canje que incluy√≥ a los t√≠tulos en moneda extranjera emitidos a m√°s de un a√Īo de plazo en el mercado interno (bonos del Tesoro, Letras de Tesorer√≠a, previsionales) y en el exterior (bonos Globales, Brady, Euronotas en d√≥lares y euros, bonos en yenes y en pesos chilenos y notas convertibles).

Cerca de 95% de los acreedores aceptaron el canje y a los que no entraron se les transmitió que cobrarían de acuerdo a la capacidad de pago del Estado en ese momento. Les quedaría la chance de recurrir a tribunales. No fue necesario, porque al vencimiento, se les pagó de acuerdo a las condiciones originales.

Pero en el medio, Uruguay ajust√≥ sus n√ļmeros. “La operaci√≥n fue √©xitosa porque permiti√≥ ganar tiempo, pero el tiempo es para aprovecharlo”, record√≥ Steneri.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!