Pymes. Esquemas locales para un mercado global: cómo trabajan las empresas que nacieron para exportar

Antonella Marini (Marini Cía.), Javier Nougués (Bonalma), Carla Quiroga (LA NACION) y Sergio Casas (Snack Crops) Crédito: Fabián Malavolta

La receta para gestionar desde el inicio una compa√Ī√≠a cuyo mercado es el mundo; las claves para sortear las dificultades propias de la Argentina y su falta de competitividad

Ya sea por la coyuntura local o porque así se planteó el plan de negocios en el inicio, en la Argentina existen empresas que exportan el 100% de su producción. Moderados por Carla Quiroga, periodista de LA NACION, Javier Nougués, socio y director de Bonalma; Sergio Casas, presidente de Snack Crops, y Antonella Marini, directora de Marini & Cía., contaron en primera persona cómo es gestionar desde el país una empresa cuyo mercado es el mundo.

Snack Crops naci√≥ en 2004, luego de la salida del pa√≠s de la filial local de Weaver Popcorn Company, empresa oriunda de Indiana, Estados Unidos, para la que trabajaba el propio Casas, pionero de la industria del pochoclo en el pa√≠s. Radicada en Pehuaj√≥, Snack Crops se concentra en la comercializaci√≥n de popcorn, girasol confitero, ch√≠a, garbanzo y otras especialidades, y exporta m√°s del 90% de su producci√≥n a m√°s de 70 pa√≠ses. “Uno de cada dos contenedores que van a la Uni√≥n Europea es de Snack Crops”, asegur√≥ Casas, quien, a modo de ejemplo, cont√≥ que el pochoclo argentino llega al 40% de los cines ingleses y representa el 90% del consumo en Dinamarca.

Para su desarrollo, entre 2004 y 2017 Snack Crops invirti√≥ m√°s de US$10 millones en activos fijos. “Eso nos convierte en una de las plantas m√°s modernas a nivel mundial y una de las m√°s importantes fuera de los Estados Unidos. La Argentina precisa industrias de este tipo para vender trabajo argentino”, sostuvo, y aclar√≥ que en el modelo de producci√≥n la firma trabaja de manera “participativa” con los productores. “Producimos m√°s de 30.000 toneladas y exportamos 1200 contenedores al a√Īo, no tenemos un mercado de referencia como el de las commodities en Chicago, por eso nuestro sistema se basa en participar al productor del valor FOB”, explic√≥.

En relaci√≥n con la estructura de costos, Casas hizo hincapi√© sobre la cuesti√≥n impositiva, en particular sobre los reintegros de IVA. “Buena parte del capital de trabajo termina asignado a financiar el IVA, incluso para los que no tenemos ventas en el mercado interno. Un 16% de lo que se exporta tengo que ir a buscarlo al Estado a los 60 o 90 d√≠as, considerando un tiempo r√°pido”, resalt√≥.

“¬ŅC√≥mo puede ser que la Argentina, siendo uno de los principales productores de trigo, no tenga un rol importante en la categor√≠a mundial de pastas?”. Esa fue la premisa que motiv√≥ la creaci√≥n de Bonalma, marca de pastas secas de trigo candeal creada para el mundo. “Creamos una marca y salimos a ofrecerla. Italia exporta casi dos billones de d√≥lares en pasta y es uno de los principales importadores de trigo. Y nos pregunt√°bamos c√≥mo en la Argentina no lo est√°bamos haciendo”, explic√≥ Nougu√©s.

Para la producci√≥n, la firma siembra las hect√°reas necesarias seg√ļn los acuerdos firmados y luego produce en f√°bricas de terceros. “Tomamos control de la materia prima, pero no instalamos planta”, ratific√≥, y aclar√≥ que los productos ya se venden a Panam√°, Honduras, Uruguay y Alemania, y que en los pr√≥ximos meses saldr√°n para Brasil y Paraguay.

Al momento de explicar c√≥mo hacen para que la situaci√≥n macroecon√≥mica local no afecte la venta internacional, Nougu√©s dijo que tratan de no transmitir los problemas a los clientes. “Los problemas de la Argentina son en la Argentina, mantenemos nuestras condiciones con los clientes a pesar de que a veces eso nos perjudica”, dijo, y agreg√≥: “Al exportar productos de calidad superior, de alto contenido proteico y de gluten, exportamos calidad y, tal vez, la poca competitividad de la Argentina no nos pega tan fuerte porque salimos a vender productos de alto valor agregado”.

Sobre el financiamiento, dijo que Bonalma es un proyecto “autofinanciado” y que son muy prudentes a la hora de producir, dado que manejar la materia prima les permite hacer lo que la demanda solicita y hacer as√≠ la operaci√≥n m√°s eficiente.

Por su parte, Marini s√≠ hizo hincapi√© en la necesidad de financiamiento. En 2016, Antonella y su padre Omar (fundador de AgroIndustrias Baires, empresa que fabrica alimento balanceado para animales) crearon Marini & C√≠a., firma que fabrica alimentos y snacks para mascotas. Marini aclar√≥ que una de las mayores incertidumbres para los exportadores est√° en la confirmaci√≥n de los planes de prefinanciaci√≥n para la exportaci√≥n. “No sabemos bien c√≥mo se va a definir el tema de la prefinanciaci√≥n. Es un cr√©dito a seis meses dolarizado para costear la producci√≥n de tres meses. Eso implica tiempos de envases, financiaci√≥n a clientes. La realidad es que sin esta oportunidad estamos en una situaci√≥n complicada. Hay bancos que est√°n bajando estos cr√©ditos y otros que, en teor√≠a, los siguen entregando”, explic√≥.

La empresa exporta el 70% de su producci√≥n y Estados Unidos es su principal mercado. All√≠ env√≠an los productos para que sean comercializados por marcas de terceros. “Pusimos la planta en marcha en enero de 2018 esperando un mercado interno m√°s interesante y luego de la recesi√≥n nos orientamos a la exportaci√≥n”, cont√≥. Hoy, se encuentran abriendo mercados en Chile, Colombia y Uruguay. “Lo que nos permite tener estos √≠tems en el mundo es la calidad de la materia prima que tenemos en la Argentina de carnes y cereales a un precio competitivo”, cont√≥.

Casas coincidi√≥ con Marini en la necesidad de contar con l√≠neas de prefinanciaci√≥n. “El sistema financiero no est√° prestando, est√° parado”, afirm√≥. Por su parte, Nougu√©s hizo “doble clic” sobre el punto del IVA mencionado por Casas y cont√≥ que al hecho de tener que recuperar entre 60 y 90 d√≠as despu√©s lo retenido por el impuesto se suman las retenciones de $3 por d√≥lar. “Esto, m√°s la carga impositiva financiera, se hace muy pesado”, dijo.

Otro de los puntos que afectan los costos de exportaci√≥n son los procesos aduaneros. Marini cont√≥ que lograron establecer una aduana en planta, punto que redujo los costos. “Otra diferencia notoria que se dio en el proceso de desburocratizaci√≥n fue en el Senasa. Pudimos hacer la inscripci√≥n de los productos para mascotas en dos meses, cuando antes eran procesos de dos a√Īos”, destac√≥. En Snack Crops se vivi√≥ un proceso inverso. “Hasta 2016 ten√≠amos aduana en Pehuaj√≥, hab√≠a sido un trabajo en conjunto con la municipalidad, nosotros donamos el edificio; la intendencia, el terreno, y la aduana, el personal permanente. Eso se discontinu√≥ y tuvimos que volver al viejo esquema de traer oficiales de aduana desde La Plata”, cerr√≥.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!