Putin hablar√° con Bin Salman del caso Khashoggi en el G-20

Antes de que empiece la cumbre del G-20 en Buenos Aires (ma√Īana viernes) el presidente Mauricio Macri tiene, si no un problema, un escenario bastante inc√≥modo para √©l y el resto de los mandatarios de las principales potencias del planeta. El pr√≠ncipe heredero de Arabia Saud√≠, Mohammed bin Salman, primero en aterrizar en el aeropuerto internacional de Ezeiza, no es bien recibido por los argentinos, tampoco por los miembros de la cumbre (aunque no lo hacen p√ļblico) y mucho menos por la organizaci√≥n Human Rights Watch que exige que le detengan por cr√≠menes de lesa humanidad cometidos en ¬ęataques a√©reos indiscriminados y desproporcionados contra civiles¬Ľ en Yemen adem√°s de por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

La justicia argentina solicit√≥ documentaci√≥n que confirme si existe alguna orden de busca y captura internacional o denuncias en Arabia Saud√≠ contra el personaje, posiblemente, m√°s odiado en este momento en el planeta. El juez federal, Ariel Lijo, deber√° resolver en las pr√≥ximas horas si da curso a las demandas de HRW y avala la tesis del fiscal Ramiro Gonz√°lez. En rigor, se trata de ¬ędeterminar el estatus del pr√≠ncipe¬Ľ y si existen ¬ęprocesos en tr√°mite en el Reino de Arabia Saudita y la Rep√ļblica de Yemen¬Ľ contra el hombre al que la prensa internacional se refiere por sus siglas: MBS.

El arresto o detención de Bin Salman no tendría futuro por razones legales y materiales (de tiempo). El hijo del Rey Salman bin Abdulaziz se encuentra en visita oficial con inmunidad diplomática. Además, en caso de que Lijo diera curso a un exhorto, su tramitación y la respuesta, si fuera afirmativa, encontrarían al príncipe de vuelta en su país.

En otro contexto, esto es, en visita privada de recreo, las cosas podr√≠an ser diferentes y la secuencia de hechos similar a la que precedi√≥ a la detenci√≥n de Pinochet en Londres en 1998. Entonces, el dictador chileno, que ejerc√≠a de senador vitalicio, se encontraba en el Reino Unido para someterse a un intervenci√≥n quir√ļrgica. Sin inmunidad, el exjuez Baltasar Garz√≥n recurri√≥ a aplicar la justicia universal que insta al poder judicial de cada pa√≠s a intervenir y orden√≥ su arresto.

El actual escenario es de otro modo. El heredero del trono de Riad y a la saz√≥n ministro de Defensa, viaja con ¬ęinmunidades especiales¬Ľ. La ministra de Defensa, Patricia Bullrich, en entrevista con ABC, explic√≥ que su arresto ¬ę√ļnicamente proceder√≠a si existiera una condena por delitos de lesa humanidad¬Ľ pero, en cualquier caso, a√Īadi√≥, ¬ęla decisi√≥n ser√≠a competencia de la Justicia. No lo decidir√≠a el Gobierno y al tratarse de un mandatario extranjero que viene a una reuni√≥n como el G-20, ser√≠a la Corte Suprema la que tendr√≠a que pronunciarse¬Ľ en √ļltima instancia.

Dos meses de polémica

La organizaci√≥n HRW aprovech√≥ la visita del pr√≠ncipe a Argentina para interponer la denuncia por cr√≠menes de guerra en Yemen y sumar a √©sta las torturas seguidas de muerte del periodista Jamal Khashoggi. Este fue secuestrado el pasado 2 de octubre, en el interior del consulado de Arabia Saud√≠ en Turqu√≠a, presuntamente por √≥rdenes del pr√≠ncipe. Columnista del Washington Post, termin√≥ descuartizado y su cuerpo, troceado, disuelto en √°cidos. El caso conmocion√≥ al mundo y hasta el presidente Vlad√≠mir Putin, tiene previsto tratarlo, cara a cara con Bin Salman. Yuri Ushakov, asesor de pol√≠tica exterior del Kremlin, as√≠ lo confirmo en conferencia de prensa desde Mosc√ļ, inform√≥ Afp. ¬ęPor supuesto que hablar√°n de √©se asunto¬Ľ, observ√≥ antes de aclarar que el objetivo principal de la reuni√≥n prevista entre ambos ser√°, ¬ędesarrollar las relaciones¬Ľ bilaterales de ambos pa√≠ses.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!