Puso en venta su casa para pagar un tratamiento en China que le devuelva la visión

Un joven de 34 años de la localidad santafesina de Casilda, que perdió la visión por el Síndrome de Marfan, puso en venta su vivienda para juntar el dinero que le falta para afrontar un tratamiento con células madre en China, con la esperanza de que esa terapia experimental le permita recuperar la vista.

“Estamos muy apretados con el tiempo y nos falta muchísimo dinero para llegar al millón y medio de pesos”, cuenta Osvaldo Acuña a Télam sobre la campaña que inició en enero pasado para reunir esa suma, que cubriría “el tratamiento, dos semanas de estadía y el pasaje”.

Apremiado por el tiempo y a pesar de haber conseguido mediante rifas, festivales y espectáculos solidarios unos 750.000, ahora puso en venta su casa para conseguir lo que le falta. “La peleamos hasta lo último, pero si no podemos, tenemos que vender, no queremos hacer esto porque es lo único que tenemos, ¿pero si no llegamos?”, explica Osvaldo.

Los problemas de visión comenzaron a los 5 años y a los 18 se le desprendió “el cristalino de los dos ojos”, relata el joven, que hasta el año pasado tuvo un taller de chapa y pintura en Casilda -50 kilómetros al oeste de Rosario-, que tuvo que cerrar por el avance de la enfermedad.

Acuña recuerda que durante estos años se sometió a varias cirugías y tratamientos, pero no pudo evitar perder la vista del ojo izquierdo.

Una lente intraocular que le colocaron en el derecho le permitió mantener la visión “durante diez años”, pero el avance del Síndrome de Marfan -que también afecta el tejido conjuntivo que sostiene otros órganos- lo dejó con una pérdida de la vista del 95 por ciento.

“Ahora tengo que andar todo el día con el bastón o acompañado, no me puedo mover solo. Antes de apelar a la solidaridad de los vecinos tocamos todas las puertas, pero no tuvimos respuestas”, se lament.

El municipio de Casilda presentó un recurso de amparo para que Nación afronte los gastos, que le fue negado porque la terapia a la que aspira está aún “en modo experimental” y su eficacia no está comprobada.

El viaje a China requiere de “dos acompañantes, uno que tiene que estar conmigo y otro hacer un curso de masajes estimulantes, que es el tratamiento que tengo que seguir en Argentina”, detalla.

“Tendría que estar arriba del avión el 22” de este mes “porque el 24 debería empezar el tratamiento”, precisó Acuña, que con la venta de su casa espera reunir el dinero faltante hasta el fin de semana y así poder “sacar los pasajes”.

Cómo ayudar a Osvaldo

Acuña dijo que recibió ayuda de dirigentes políticos de Santa Fe y la solidaridad de la población y empresarios de Casilda. Y que quienes deseen colaborar pueden hacerlo con depósitos en la caja de ahorro del Banco de la Nación Argentina en la cuenta 0110190030019028350915 a nombre de su madre, María Antonia Correa.

Agencia Télam

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *