PSPV y Compromís tratan de acercar posturas con Podemos en el reparto de ayudas a sindicatos

La redistribución de subvenciones a los sindicatos va camino de convertirse en un importante quebradero de cabeza para los partidos que sustentan el Consell. La iniciativa partió de Podemos vía enmienda a la ley de Acompañamiento a los Presupuestos. Una forma de presionar a sus socios de PSPV y Compromís ante la paralización en las Cortes Valencianas de la reforma de la ley de Participación Institucional, que regula las ayudas públicas que reciben estas organizaciones y la patronal.

En el texto que presentaron, los morados proponían que los sindicatos minoritarios también puedan tener acceso a las ayudas directas de la Generalitat (que van a parar a UGT y Comisiones Obreras). Éstas se repartirían, según explicaban, en función del número de delegados de personal, de representantes de trabajadores en los comités de empresa y de representantes en los órganos correspondientes de las administraciones públicas. Además, ampliaban el concepto de representatividad. En la práctica, podría dar cabida a sindicatos como Csif, Intersindical o USO.

La semana pasada tanto el PP como los diputados no adscritos ex de Ciudadanos (Alexis Marí, David de Miguel, Domingo Rojo y Alberto García) manifestaban su intención de apoyarlo. Ciudadanos no tenía tomada una decisión firme -al parecer se decantarán por el sí-, y el PSPV y Compromís se resisten a esta modificación de la norma.

Con estos apoyos ya podría salir adelante, pero los juegos de negociaciones no resultan tan sencillos. La enmienda de Podemos fue elaborada por el diputado Antonio Montiel, quien también se está ocupando de primera mano de reunirse con los grupos. Su posición respecto a la redacción del texto es bastante firme, una actitud que difiere en cierto modo de la del portavoz del grupo, Antonio Estañ -con quien se acaba de enfrentar en el proceso de primarias en una candidatura alternativa a la promovida por el líder autonómico-.

Este último, aunque en principio no se plantea retirar la enmienda o dejar que decaiga, sí se encontraría más cómodo llegando a un acuerdo con PSPV y Compromís que siendo apoyado por la oposición, comentan fuentes del grupo, a quienes además ha dado de antemano su apoyo a los Presupuestos de 2019.

En la tarde de este miércoles había prevista una reunión a tres bandas para tratar la cuestión, aunque la dificultad de acercar posturas es evidente debido a la redacción de la enmienda, que modifica la ley en vigor por completo.

Será el próximo día 5 de diciembre cuando finalmente se someta a votación en comisión y cuando se compruebe qué equilibrio de apoyos ha ganado -si Consell u oposición- y qué corriente de Podemos cede.

Los socialistas, por si saliera adelante el texto, guardan la baza de convocar la comisión en la que se debate la ley y que tenía visos de continuar paralizada hasta final de legislatura.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!