Psic√≥logos en los vestuarios del f√ļtbol base, un proceso imparable

¬ęMe he dado cuenta de que la cabeza hay que entrenarla. No solo es prepararse f√≠sicamente. Para soportar la presi√≥n, tambi√©n hay que trabajar, aunque yo nunca hab√≠a pensado en entrenar la cabeza, la verdad. Cuando un jugador escucha la palabra psic√≥logo, al principio te tira para atr√°s, pero me di cuenta de que necesitaba ayuda. Te viene bien hablar, soltar todo lo que llevas dentro y hacerlo especialmente con personas que est√°n preparadas para eso¬Ľ. En una entrevista con ABC, el exmadridista √Ālvaro Morata, ahora en el Chelsea, pon√≠a ante el espejo medi√°tico la relevancia del psic√≥logo, pero tambi√©n el recelo que siempre ha generado en el f√ļtbol profesional una figura que cada vez est√° tambi√©n m√°s arraigada en las categor√≠as inferiores y en las escuelas deportivas.

Juan Pedro Nonay
Juan Pedro Nonay

¬ęLa figura del psic√≥logo est√° en mitad de ese proceso de integraci√≥n plena en el f√ļtbol y, seguramente, dentro de unos a√Īos est√© tan normalizada como lo est√° hoy d√≠a, por ejemplo, la del analista t√°ctico o la del preparador f√≠sico. Se ha avanzado mucho con la normalizaci√≥n de la presencia del psic√≥logo en el cuerpo t√©cnico de equipos de alto rendimiento, como Joaqu√≠n Vald√©s en el Barcelona y en la selecci√≥n espa√Īola, y tambi√©n con el testimonio de deportistas de fama mundial como √Ālvaro Morata, Carolina Mar√≠n, Ruth Beitia o Andr√©s Iniesta sobre su experiencia positiva al trabajar con ellos. Aunque algunas personas del mundo del f√ļtbol puedan sentir cierto recelo respecto a nuestra figura, cada vez se toma con m√°s naturalidad que haya un psic√≥logo dentro de un cuerpo t√©cnico o en la estructura de un club, aunque queda camino por recorrer¬Ľ, explica a este peri√≥dico Juan Pedro Nonay, psic√≥logo de la AD Colmenar Viejo, conjunto madrile√Īo de Tercera divisi√≥n.

Camino por recorrer

Para la plena integraci√≥n de esta figura en el f√ļtbol semiprofesional y amateur, sin embargo, quedan a√ļn muchos pasos por dar, corrobora Juan Momparlet, psic√≥logo y coach del deporte acostumbrado a trabajar con equipos de categor√≠as inferiores. ¬ęLos problemas f√≠sicos parecen siempre m√°s importantes o m√°s urgentes que los problemas mentales. Por ejemplo, un jugador de f√ļtbol con un esguince no puede jugar, porque la lesi√≥n le imposibilita para jugar de forma correcta. Pero s√≠ puede jugar con ansiedad, aunque esa ansiedad le supere y sea incapaz de dar un pase correcto. Ese jugador termina por dar un rendimiento muy por debajo de lo que se espera de √©l y acaba sustituido. Luego se dice que no est√° centrado, que se ponga las pilas, que debe cambiar de actitud, pero no se trabaja en ello¬Ľ, lamenta en su conversaci√≥n con ABC.

José Luis Linera
José Luis Linera

Pero la presencia de los psic√≥logos es un proceso imparable. ¬ęLa sociedad ha tenido cierto estigma con la palabra psic√≥logo. Esto ha sido extrapolado al mundo del deporte en general, donde el trabajo ha radicado durante d√©cadas en lo t√©cnico, t√°ctico y f√≠sico, siendo reacios a abrirse a otros campos como es el mental. Afortunadamente la psicolog√≠a deportiva lleva a√Īos haciendo un gran trabajo tanto de investigaci√≥n como de campo para dar a conocer la importancia del trabajo psicol√≥gico en los deportistas, por lo que poco a poco nos est√° llevando a la integraci√≥n con deportistas a nivel individual, en clubes o federaciones¬Ľ, afirma Jos√© Luis Linera a ABC. √Čl vive el d√≠a a d√≠a y las preocupaciones de un club de Segunda divisi√≥n B porque es el psic√≥logo del Atl√©tico Sanluque√Īo. ¬ęNo existe realmente tanta diferencia en los aspectos que trabajamos en un club de Segunda B o en uno de mayor entidad. Durante la temporada solemos trabajar en factores como la cohesi√≥n de grupo y tambi√©n centramos el trabajo en aspectos como la atenci√≥n, concentraci√≥n, comunicaci√≥n, nivel de activaci√≥n de los deportistas, entre otros. Tambi√©n es cierto que los deportistas, ante todo, son personas y pueden tener problemas de cualquier √≠ndole que le afecten en su rendimiento deportivo; cuando esto ocurre trabajamos como canalizar esos sentimientos, pensamientos y emociones para poder asesorar u orientar al deportista en su b√ļsqueda de soluciones y equilibrio personal¬Ľ.

Juan Arsenal entrenador del Linares Deportivo
Juan Arsenal entrenador del Linares Deportivo

Habituados a manejar la preparaci√≥n f√≠sica, t√©cnica e incluso psicol√≥gica de los vestuarios, los entrenadores tambi√©n son cada vez m√°s receptivos a la presencia de especialistas que les ayuden a fortalecer la mente de sus jugadores. ¬ęPara m√≠, en un equipo es tan importante la preparaci√≥n f√≠sica, como la t√©cnica, la t√°ctica y la psicol√≥gica, ya que el talento del jugador depende mucho de su propia confianza mental en hacer y sacar lo que lleva dentro¬Ľ, afirma Juan Arsenal, entrendor del Linares Deportivo, a ABC. Su equipo es el √ļnico de Tercera divisi√≥n, y de todo el f√ļtbol espa√Īol, que ha ganado esta temporada todos los partidos como local sin recibir ni un solo gol. ¬ęDe nada sirve un jugador muy bien preparado si no se atreve a hacer lo que lleva dentro, yo intento trabajar mucho ese aspecto¬Ľ, a√Īade.

El factor económico

Juan Arsenal, como muchos otros entrenadores, son v√≠ctimas de las limitaciones econ√≥micas que asfixian al f√ļtbol modesto. En los equipos profesionales, la figura del psic√≥logo est√° ya plenamente integrada en los cuerpos t√©cnicos, pero, en los clubes semiprofesionales y de categor√≠as econ√≥micas, el presupuesto es muy ajustado y no siempre llega para poder contratar la ayuda de un especialista que trabaje la mente del futbolista. ¬ęSiempre he intentado meter en mi cuerpo t√©cnico un profesional de la materia, pero a los clubes modestos les cuesta tener que afrontar este gasto extra¬Ľ, reconoce el preparador del conjunto andaluz.

La presi√≥n no entiende de econom√≠a y es igual para todos los futbolistas. ¬ęEn los equipos superprofesionalizados existe mucha presi√≥n, pero eso no supone que en el resto de clubes y categor√≠as no la haya. Es una presi√≥n diferente en t√©rminos cuantitativos y cualitativos, pero no deja de influir en el contexto en que se mueven estas entidades. Por ejemplo, la diferencia de ingresos econ√≥micos directos o indirectos es radicalmente distinta si el primer equipo de un club est√° en Preferente, en Tercera Divisi√≥n o en Segunda Divisi√≥n B. Y como en l√≠neas generales estamos hablando de clubes muy limitados econ√≥micamente, esto acaba suponiendo una fuente de presi√≥n para todos los estamentos, desde el presidente hasta los jugadores y t√©cnicos, generalmente el eslab√≥n m√°s d√©bil de la cadena¬Ľ, recuerda Juan Pedro Nonay. ¬ęHablamos de contextos en los que se genera una presi√≥n psicol√≥gica y contar con un psic√≥logo deportivo, que ayude a los implicados a gestionar situaciones que pueden ser muy estresantes, es una ventaja¬Ľ.

Juan Momparlet
Juan Momparlet

La visi√≥n sobre los condicionantes econ√≥micos para la entrada definitiva de los psic√≥logos en el f√ļtbol es compartida por Juan Momparlet, que ha trabajado en Tercera divisi√≥n con el Ol√≠mpic de X√°tiva. ¬ęEn equipos de alto rendimiento y en escuelas deportivas la figura del psic√≥logo es imprescindible. En equipos amateurs o de categor√≠as inferiores, no, porque el presupuesto del que disponen es muy limitado. No les llega para un psic√≥logo, pero tampoco para un fisioterapeuta o un m√©dico¬Ľ, asegura.

En Segunda B, muchos jugadores compaginan el f√ļtbol con sus trabajos. ¬ęLos futbolistas de estas categor√≠as, normalmente, toman el f√ļtbol como su principal trabajo. Sin embargo, muchos de ellos lo compaginan con otro trabajo, pero el f√ļtbol no les supone una presi√≥n a√Īadida, todo lo contrario. Este aspecto tambi√©n se trabaja a nivel mental buscando que el deportista sepa gestionar y separar ambas situaciones, d√°ndole a cada momento su lugar e importancia¬Ľ, matiza Linera, el psic√≥logo del Atl√©tico Sanluque√Īo. Uno de los clubes de Segunda B que cuenta en su organigrama con esta figura.

Formación y valores

Para Juan Momparlet, ¬ęen equipos de alto rendimiento, tener un psic√≥logo es lo que marca la diferencia hoy en d√≠a. No se trata s√≥lo de trabajar en momentos de dificultades, tambi√©n de desarrollar y entrenar a los jugadores en herramientas que les ayuden a mejorar en diversos aspectos que se relacionan directamente con su rendimiento, con su salud mental y con su sensaci√≥n de bienestar. En escuelas deportivas es m√°s importante si cabe, ya que estamos hablando de la educaci√≥n de los m√°s peque√Īos. El f√ļtbol, como deporte, es una herramienta muy potente a la hora de formar personas e inculcar valores, los cuales les van a ser de gran utilidad a los ni√Īos tanto dentro como fuera del campo. Una buena educaci√≥n es la base de una persona adulta aut√≥noma y feliz¬Ľ.

Juan Pedro Nonay explica a ABC las variables de la labor de un psic√≥logo en un equipo de f√ļtbol. ¬ęEl trabajo del psic√≥logo deportivo depende principalmente de dos variables. En primer lugar, de las funciones que tenga asignadas desde su club: no es igual el trabajo de un profesional cuya funci√≥n sea la de apoyo para la gesti√≥n de la cantera (por ejemplo a trav√©s de su trabajo con los entrenadores o las familias de los jugadores) que el formar parte del cuerpo t√©cnico de un equipo buscando optimizar, desde la perspectiva psicol√≥gica, el trabajo del entrenador y el rendimiento de los jugadores, de manera directa o indirecta¬Ľ, asegura el responsable de la AD Colmenar Viejo

¬ęL√≥gicamente, el segundo aspecto a tener en cuenta es que cada intervenci√≥n tiene sus propias caracter√≠sticas y objetivos. Podemos encontrar jugadores o entrenadores desmotivados que solicitan la ayuda del psic√≥logo, o t√©cnicos que quieren mejorar la cohesi√≥n de su equipo o su manera de dar charlas prepartido. Tambi√©n podemos ayudar a futbolistas que desean mejorar su rendimiento a trav√©s de herramientas como la pr√°ctica en imaginaci√≥n (coloquialmente conocida como visualizaci√≥n), o a jugadores con problemas de concentraci√≥n o de autocontrol. En los clubes formativos, los psic√≥logos tambi√©n realizan talleres con padres para prevenir o paliar comportamientos conflictivos en la grada, o incluso facilitan la recuperaci√≥n de jugadores lesionados¬Ľ.

Pero la ayuda que prestan los psic√≥logos deportivos a los chavales va en ocasiones m√°s all√° del f√ļtbol. ¬ęEn ocasiones, las familias recurren al psic√≥logo del club al notar una bajada de rendimiento escolar o problemas de comportamiento. En casos as√≠, el psic√≥logo tambi√©n presta ayuda y asesora ante situaciones en las que el entorno del ni√Īo o ni√Īa pueden llegar a sentirse desorientados, e incluso derivarles a otro tipo de profesionales en caso necesario¬Ľ, concluye Juan Pedro Nonay.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!