Primeras dimisiones en Austria tras las elecciones

Mientras el triunfador de las elecciones austriacas, el conservador Sebastian Kurz (ÖVP), pergeña las negociaciones para formar gobierno, en los partidos perdedores se han producido ya las primeras dimisiones. En el transcurso de muy pocas horas, presentó ayer su dimisión el presidente ejecutivo de los socialdemócratas (SPÖ), Thomas Drozda, y fue sustituido por Christian Deutsch, que llega al cargo anunciando un «proceso de renovación». En el seno de otro de los grandes perdedores, el partido de extrema derecha FPÖ, Philippa Strache anunció su renunciaal escaño que le correspondería. Philippa es la mujer del anterior líder del partido y ex número dos del gobierno de Austria, Heinz-Christian Strache, cuyo proceso de expulsión ha iniciado la formación política.

El nuevo presidente de este último partido, Norbert Hofer, pareció despejar ayer una de las principales incógnitas acerca de la futura formación de gobierno al afirmar que «nos estamos preparando para la oposición». «El resultado que hemos obtenido no apunta a que se nos haya votado como partido de gobierno, así que no hay razón para llevar a cabo negociaciones», dijo, añadiendo que la formación se centrará ahora en su renovación interna. «Déjense sorprender», sugirió sobre los cambios por venir y con los que espera recuperar la credibilidad perdida a causa del escándalo de corrupción Ibizagate, en el que Strache fue el principal implicado.

Kurz ha reiterado que contactará a todos los partidos, incluido el SPÖ, aunque la posible coalición más comentada es la que los conservadores podrían formar con los liberales NEOS y con los Verdes. El líder de estos últimos, Werner Kogler, ha expresado las primeras demandas de política ambiental y lucha contra la corrupción y la pobreza. «Será un desafío que requerirá mucho tiempo. Me temo que esta vez será algo más difícil», dijo ayer Kurz, «necesitamos la mejor cooperación posible para afrontar los grandes retos» que se esperan, sobre todo en la economía, ante los síntomas de recesión en Alemania, la incertidumbre del Brexit y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!