Por una ley de salud visual

En nuestro pa√≠s existen dos tipos de profesionales involucrados en las m√ļltiples patolog√≠as que pueden afectar nuestra visi√≥n: los m√©dicos oftalm√≥logos -con quienes los pacientes realizan su consulta inicial- y los profesionales no m√©dicos que intervienen respondiendo a una prescripci√≥n efectuada por el m√©dico oftalm√≥logo (los √≥pticos t√©cnicos, los estimuladores visuales, los ortoptistas, etc.).

La tarea de examinar los ojos, diagnosticar, prescribir y tratar es exclusivamente m√©dica. La proliferaci√≥n de “campa√Īas visuales” en distintas regiones de nuestro pa√≠s en las que el examen visual es realizado por personal que no tiene el t√≠tulo de m√©dico oftalm√≥logo constituye una seria amenaza no solo para la salud visual, sino tambi√©n para la vida misma de los pacientes.

En la consulta b√°sica, el m√©dico oftalm√≥logo no se limita solo a prescribir -de ser necesario- anteojos o lentes de contacto, sino que adem√°s puede lograr un diagn√≥stico precoz de enfermedades asintom√°ticas potencialmente muy peligrosas. Para ello, hacen falta los conocimientos que brindan los seis a√Īos cursados en la Facultad de Medicina para obtener el t√≠tulo de m√©dico, m√°s los tres a√Īos de formaci√≥n en una residencia m√©dica para ser especialista en oftalmolog√≠a. Son nueve a√Īos de estudio e intenso entrenamiento.

Cuando el paciente es examinado por quien no es un m√©dico oftalm√≥logo, si el paciente logra una visi√≥n satisfactoria ya sea con anteojos o lentes de contacto, siente que ha resuelto el problema que lo hab√≠a movilizado a la consulta y queda con la falsa percepci√≥n de que ha completado su “control visual”. El paciente asume que sus ojos est√°n sanos, y esto, en muchos casos, puede no ser as√≠.

Aqu√≠ est√°n el n√ļcleo y la gravedad del problema. El que sigue es un listado parcial de patolog√≠as oculares que pueden estar presentes a pesar de tener el paciente una visi√≥n excelente (con o sin anteojos) y no percibir ning√ļn s√≠ntoma.

Glaucoma (enfermedad silenciosa con presi√≥n intraocular elevada y principal causa de p√©rdida irreversible de la visi√≥n); melanoma de coroides u otros tumores oculares; retinopat√≠a diab√©tica (principal causa de ceguera en edad laboral); lesiones de la retina perif√©rica (posibles generadoras de desprendimiento de la retina); retinopat√≠a por hipertensi√≥n arterial; lesiones que predisponen a padecer una maculopat√≠a (principal causa de severa p√©rdida visual luego de los 60 a√Īos); met√°stasis oculares.

La oftalmolog√≠a argentina est√° profundamente involucrada en m√ļltiples programas de asistencia ocular solidaria en zonas alejadas de los centros asistenciales. El Consejo Argentino de Oftalmolog√≠a, coordinador de muchos de esos proyectos, deber√≠a ser el asesor natural de los organismos de gobierno en materia de salud visual. Una ley de salud visual integral que contemple todas las etapas de la vida, desde el control de los neonatos en adelante, y que evite campa√Īas visuales en manos de personal no m√©dico resulta imprescindible. El examen visual ejecutado por personas que no son m√©dicos oftalm√≥logos genera un serio riesgo no solo para la salud visual, sino tambi√©n para la salud general de los pacientes.

Profesor adjunto de la cátedra de Oftalmología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA); doctor en Medicina (UBA)

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!