Por fin el cerebro

Esquerra se est√° haciendo por fin mayor y ya s√≥lo usa el cerebro para decidir lo que hace. El candidato de Converg√®ncia, en cambio, en una actuaci√≥n m√°s propia de la CUP, hizo el martes el n√ļmero de abandonar el debate de TV3 sobre las elecciones europeas, en protesta por la decisi√≥n de la Junta Electoral de no permitir que presos y forajidos intervinieran. Adem√°s, tropez√≥ torpemente, en una met√°fora perfecta de la suerte electoral que est√° corriendo su partido gracias en parte a toda esta farsa.

Esquerra, menos visceral y más inteligente, tiene la prioridad absoluta de conseguir la alcaldía de Barcelona. Todos los efectivos y recursos del partido se han destinado a Ernest Maragall, que se encuentra en situación de empate técnico con Ada Colau. La maduración de Esquerra ha llegado al punto de saber relativizar que Junqueras pierda su duelo personalísimo con Puigdemont en las europeas. Los republicanos ya no se conforman con golpes de efecto y quieren el poder de verdad para dar forma a su proyecto.

De hecho, Esquerra est√° encantada con que Puigdemont contin√ļe tensando y radicalizando a los convergentes, porque de este modo se encuentra con un centro m√°s despoblado y f√°cil de ocupar. Junqueras acepta su derrota simb√≥lica en su Bar√ßa-Madrid particular -y est√©ril- con Puigdemont, a cambio de poner todo el empe√Īo de los suyos en ganar Barcelona. En las encuestas internas de los republicanos, el empate t√©cnico est√° ligeramente desnivelado en favor de Maragall aunque por pocos centenares de votos. En las elecciones a un ayuntamiento, aunque s√≥lo sea por un voto, es de vital importancia quedar primero porque s√≥lo el ganador puede optar a ser alcalde por mayor√≠a simple si los dem√°s grupos no son capaces se ponerse de acuerdo en apoyar a otro candidato.

El rechazo al senador Iceta responde a esta ajustada contabilidad y al temor de que algunos de sus votantes m√°s encendidos se vayan a la CUP o a Puigdemont por considerar que los de Esquerra son unos autonomistas cobardes.

Salvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *