Policía Nacional y Mossos, juntos en Barcelona contra los carteristas

Mossos d’Esquadra y Cuerpo Nacional de Policía (CNP) colaborando codo con codo para atajar la escalada delictiva en Barcelona. Sin doble lectura política, y siguiendo la estela de otras intervenciones recientes en las que ambos cuerpos han trabajado de manera conjunta, un operativo formado por un centenar de agentes de las dos policías realizó ayer una batida en el Metro de la capital catalana para intentar atajar uno de los focos delictivos más persistente y que más impacto genera en la ciudad, el de los carteristas a la caza de turistas.

La operaci√≥n se sald√≥ con 70 identificados, uno de los cuales fue detenido al tener pendiente una orden de b√ļsqueda por hurto y otros 30 fueron trasladados a dependencias del CNP, competente en materia de extranjer√≠a. En comisar√≠a se revis√≥ su situaci√≥n administrativa, tras lo que 22 de ellos quedaron detenidos en aplicaci√≥n de la Ley de Extranjer√≠a y pueden acabar expulsados de Espa√Īa. Todos los trasladados eran delincuentes multireincidentes identificados y detenidos en numerosas ocasiones por los los Mossos.

Posible expulsión

Como resum√≠a ayer una fuente del CNP consultada por ABC, la virtud del operativo conjunto es que permite ¬ęquitar de la circulaci√≥n¬Ľ a carteristas que son viejos conocidos de los Mossos pero que debido a la actual legislaci√≥n es imposible evitar que regresen una y otra vez porque la mayor√≠a de ocasiones el valor de lo sustra√≠do es menor de 400 euros. En 2017 el Tribunal Supremo resolvi√≥ que los hurtos no pod√≠an acumularse: ¬ęPor la v√≠a legal es muy dif√≠cil frenarlos, pero en cambio la ley de Extranjer√≠a s√≠ permite expulsarlos si est√°n aqu√≠ de forma irregular y son delincuentes¬Ľ.

Se estima que cada d√≠a en el Metro de Barcelona ¬ętrabajan¬Ľ entre 80 y 100 carteristas, la mayor√≠a extranjeros -ayer se contaron de diez nacionalidades- perfectamente identificados por los Mossos, que ven impotentes como en la mayor√≠a de casos su trabajo sirve de poco. A estos carteristas se les atribuye uno de cada tres hurtos que se producen en la ciudad: 18.823 solo entre enero y julio. En este periodo se han llevado a cabo 524 detenciones (un 37% m√°s que en el mismo periodo de 2018) 12.644 identificaciones (12% m√°s) y 2.486 denuncias (19% m√°s).

Una estrategia para combatir las dificultades legales a la hora de perseguir son las √≥rdenes de alejamiento de la red de transporte p√ļblico que en ocasiones se dictan contra los reincidentes, gracias al meticuloso trabajo policial de confecci√≥n de informes con las denuncias y detenciones de cada uno. La soluci√≥n, en cualquier caso, es temporal, ya que mientras dura la orden de alejamiento salen del pa√≠s para evitar ser acusados por quebranto de condena para regresar cuando acaba su vigencia. 221 carteristas tienen ahora mismo vetado el acceso a la red de transporte p√ļblico.

La operaci√≥n de ayer se focaliz√≥ en el tramo de Metro entre las estaciones de Diagonal y Sagrada Familia, uno de los puntos calientes de la red: agentes de paisano ayudados por otros desde el centro de control de c√°maras peinaron la red de manera intensiva, localizando a carteristas y traslad√°ndolos a la estaci√≥n de Sagrada Familia, donde se centraliz√≥ el operativo. Por parte de Mossos participaron agentes de la Brimo (antidisturbios), de la Unidad de Seguridad Ciudadana y de la Unidad de Investigaci√≥n de √Ārea de Seguridad del Transporte Metropolitano (Astmet). Por parte de la Polic√≠a Nacional se desplegaron efectivos de la Unidad Contra Redes de Inmigraci√≥n Ilegal y Falsedades Documentales (Ucrif).

Fuentes policiales se√Īalan la normalidad con la que ambos cuerpos trabajan de manera conjunta, una colaboraci√≥n que se produce por encima de cualquier consideraci√≥n pol√≠tica: ¬ęCada uno tiene claro cu√°les son sus competencias, la colaboraci√≥n se produce de manera natural¬Ľ. ¬ęNuestra intenci√≥n es sumar, aunar esfuerzos, y conseguir sinergias entre ambos cuerpos policiales en beneficio de la ciudadan√≠a¬Ľ, apunt√≥ ayer el jefe de la secci√≥n primera en Barcelona de la Ucrif, Pedro Santos Orviz.

De hecho, el operativo de ayer reproduce el mismo esquema de otros que se han llevado a cabo en la capital catalana de manera reciente. As√≠, por ejemplo, Mossos y CNP han realizado en los √ļltimo meses importantes operaciones conjuntas en La Mina (Sant Adri√† del Bes√≤s) contra el tr√°fico de drogas, en el barrio del Raval contra los conocidos como ¬ęnarcolateros¬Ľ -clanes de paquistan√≠es que controlaban el tr√°fico de hero√≠na bajo la tapadera de los vendedores de cerveza-, contra los ¬ęnarcopisos¬Ľ, o, en el Puerto Ol√≠mpico tras el repunte de la inseguridad registrado all√≠. Unas semanas antes otro operativo desarticul√≥ a un grupo de georgianos que, instalados en la antigua escuela donde se rod√≥ la serie ¬ęMerl√≠¬Ľ, se les responsabiliza de al menos una setentena de asaltos violentos a domicilios en Barcelona y su √°rea metropolitana.

Cambio legislativo

El operativo policial de ayer llega semanas despu√©s de que las alarmas hayan saltado en la capital catalana como consecuencia del repunte de la delincuencia y los delitos, un problema que se agudiz√≥ al concentrarse ocho muertes violentas -en peleas o apu√Īalamientos- en un mes y medio y que llev√≥ al propio gobierno municipal a hablar, aunque con la boca peque√Īa, de ¬ęcrisis de seguridad¬Ľ.

Las autoridades, con todo, han intentado minimizar la situaci√≥n, en parte para no hacer m√°s grande la problem√°tica: tanto el Ayuntamiento como responsables de la Generalitat se han mostrado abiertamente preocupados pero se han escudado en m√°s de una ocasi√≥n en considerar los casos mortales como ¬ęhechos puntuales¬Ľ. Cierto es que, fueran extraordinarios o no, es evidente el repunte de la violencia callejera. Anteayer mismo, por ejemplo, trascendieron unas dram√°ticas im√°genes de un joven medio tumbado en el suelo y con la pierna totalmente ensangrentada al que acababan de intentar atracar a punta de cuchillo.

La complicada situación ha trascendido incluso en el extranjero, después de que medios internacionales relataran la escalada delictiva. La embajada americana lanzó un aviso pidiendo precaución si se decidía visitar la capital catalana.

Los Mossos confirmaron con cifras hace menos de una semana el problema: los robos con violencia han crecido en un 30% en lo que va de a√Īo, si bien se han incrementado en un 80% las detenciones por estos delitos. De hecho, en este mismo tiempo en que los incidentes violentos no han dejado de sucederse, las administraciones catalana y barcelonesa han reforzado su exigencia de modificaci√≥n del C√≥digo Penal para endurecer castigar m√°s duramente a los reincidentes.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!